Información

Interpretación del parámetro del índice de deterioro de Halstead-Reitan

Interpretación del parámetro del índice de deterioro de Halstead-Reitan



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cómo se interpreta mejor el índice de Halstead-Reitan que varía de 0.0 a 1? ¿Cuán estrechamente se correlaciona esta evaluación de la neurocognición posterior a la lesión con la disposición estructural del cerebro según las imágenes médicas?


Objetivo

El funcionamiento neuropsicológico se refiere a la capacidad del sistema nervioso y el cerebro para procesar e interpretar la información recibida a través de los sentidos. El Halstead-Reitan evalúa una amplia gama de funciones del sistema nervioso y el cerebro, que incluyen: entrada visual, auditiva y táctil, comunicación verbal, percepción espacial y secuencial, la capacidad de analizar información, formar conceptos mentales y emitir juicios, salida y atención motora, concentración, y memoria.

El Halstead-Reitan se usa generalmente para evaluar a personas con sospecha de daño cerebral. La batería también proporciona información útil sobre la causa del daño (por ejemplo, traumatismo craneoencefálico cerrado, abuso de alcohol, trastorno de Alzheimer, carrera ), qué parte del cerebro resultó dañada, si el daño se produjo durante el desarrollo infantil y si el daño está empeorando, permanece igual o mejora. La información sobre la gravedad de la discapacidad y las áreas de las fortalezas personales se puede utilizar para desarrollar planes de rehabilitación o atención.


Métodos

Participantes

Los experimentos 3 y 4 se llevaron a cabo en Bond University, Australia. Los participantes fueron reclutados del Programa de Participación en Investigación de Bond University, así como del público a través de las redes sociales. Para el Experimento 3, participó una muestra de 26 personas (12 hombres, 14 mujeres) de entre 19 y 28 años (M = 23.15, DT = 2.19). Para el Experimento 4, participó una muestra (separada) de 26 personas (2 hombres, 24 mujeres) de entre 18 y 36 años (M = 21.27, SD = 3.83). Los estudios de ambos experimentos fueron aprobados por el Comité de Ética en Investigación en Humanos de la Universidad de Bond. Todos los participantes dieron su consentimiento por escrito y recibieron crédito parcial del curso por su participación y también se les dio la oportunidad de ganar un vale de regalo de $ 50 después de completar el estudio.

Estímulos

Ambos experimentos utilizaron un pasillo en el edificio de investigación del comportamiento de la Universidad de Bond como entorno de navegación espacial. El pasillo tenía 16,45 m de largo, 2,36 m de ancho y 2,35 m de alto. El pasillo no contenía muebles, estaba bien iluminado y tenía puertas que no tenían nada que ver con otras habitaciones a ambos lados (ver Fig. 2). Para crear límites para la condición de "cambio", se colgaron cortinas azules del techo que segmentaban el pasillo en 3 secciones (cada sección de aproximadamente 3,5 m de largo). Las cortinas tenían una hendidura en el medio que colgaba ligeramente abierta.

En el Experimento 3, los participantes vieron un video desde una perspectiva en primera persona (es decir, filmado desde el nivel de los ojos) que simulaba la experiencia de caminar por el pasillo y regresar, ya sea con cortinas para la condición de "cambio" (dos límites del evento, cada uno cruzado dos veces) o sin cortinas para la condición de "no turno". Para reducir la repetición de estímulos y maximizar la participación de los participantes, grabamos 5 videos diferentes (aproximadamente 45.2 s de duración) de la misma caminata para cada condición (10 videos en total) usando un iPhone 6 (f / 2.2, 8 megapixeles), girando a la izquierda (2 videos) o hacia la derecha (3 videos) al final del pasillo.

Se pidió a los participantes que memorizaran fotografías de mariposas. Había 16 fotografías de especies de mariposas únicas. Los estímulos se imprimieron en una cuadrícula de 4 × 4 y posteriormente se recortaron en cuadrados de 10 × 10 cm para que pudieran disponerse en diferentes configuraciones cuando se presentaran al participante. Se generaron de forma pseudoaleatoria veinticinco cuadrículas para el experimento.

Procedimiento

En el Experimento 3, los participantes se sentaron en una habitación oscura en una silla giratoria en un escritorio sobre el que se organizaron los 16 estímulos de mariposa en un diseño de cuadrícula específico (uno de los 25 diseños). Después de que se encendieron las luces (revelando los estímulos en el escritorio), a los participantes se les dio 30 s para memorizar la ubicación de cada mariposa diferente en la cuadrícula. Después de 30 s, las luces se apagaron y se pidió a los participantes que giraran su silla para mirar una computadora portátil abierta en un escritorio detrás de ellos. Luego, el participante usó el trackpad de la computadora portátil para presionar reproducir en el video del pasillo. Se animó a los participantes a imaginar que eran la persona que caminaba por el pasillo. Al igual que en el Experimento 2, los participantes también debían contar hacia atrás en voz alta en decrementos de 3 a partir de un número aleatorio entre 90 y 100 (proporcionado por el experimentador). Mientras el participante miraba el video, el experimentador apiló y barajó las fotografías detrás del participante. Después de que terminó el video, las luces se volvieron a encender. Para asegurarse de que los participantes prestaran atención durante el video, el experimentador le preguntó al participante si había girado hacia la izquierda o hacia la derecha al final del pasillo (todos los participantes respondieron 100% correctamente). Después de esto, a los participantes se les dio 45 s para reorganizar las mariposas en la formación de cuadrícula que habían memorizado. En general, hubo 24 ensayos que alternaron entre la condición de turno y sin cambio (la condición de inicio se equilibró entre los participantes).

El procedimiento para el Experimento 4 fue esencialmente el mismo que el Experimento 3, excepto que los participantes realmente completaron la caminata ellos mismos en lugar de ver un video. Los participantes memorizaron los estímulos de la mariposa durante 30 s mientras estaban sentados en un escritorio en un extremo del pasillo. Luego, el experimentador recogió los estímulos mientras el participante se ponía de pie y completaba la caminata, contando hacia atrás en voz alta en decrementos de 3 a partir de un número aleatorio entre 90 y 100 proporcionado por el experimentador. Los participantes eligieron libremente girar a la izquierda o derecha al final del pasillo. A su regreso, los participantes recibieron 45 s para reorganizar los estímulos en la formación de la cuadrícula memorizada.

En ambos Experimentos 3 y 4, los participantes completaron una prueba de práctica inicial. En cada ensayo, el experimentador registró el número de estímulos colocados por el participante en la ubicación correcta de la cuadrícula. Finalmente, una vez que se completó el experimento, se preguntó a los participantes sobre qué condición creían que era más desafiante (es decir, qué condición creían personalmente que les dificultaba recordar los estímulos).


Funcionamiento intelectual / Habilidades académicas

Los deterioros de la memoria son frecuentes después de lesiones neurológicas adquiridas como el TBI 244 y el accidente cerebrovascular, 12 y pueden perturbar significativamente el proceso de rehabilitación. Los problemas de memoria pueden interferir con la capacidad del paciente para aprender y retener nuevas habilidades y / o desarrollar estrategias compensatorias enseñadas por los proveedores de rehabilitación. Los problemas de memoria pueden obstaculizar significativamente el logro de importantes resultados funcionales y productividad. 32, 156

La atención es un constructo multifacético que subyace a todas las demás habilidades cognitivas y es especialmente importante para el funcionamiento de la memoria intacta, porque la información a la que no se presta atención no se puede recordar en un momento posterior. Los componentes de la atención incluyen atención enfocada, atención sostenida, atención selectiva, atención alterna y atención dividida. 344 Además de los problemas de memoria, los déficits de atención se encuentran entre las dificultades más comúnmente reportadas en personas con TBI 208 y en aquellos con antecedentes de accidente cerebrovascular. 215 Los déficits de atención también se asocian con resultados funcionales a largo plazo relativamente más deficientes, incluida una menor probabilidad de volver al trabajo y a la vida independiente. 47

El funcionamiento ejecutivo es un dominio cognitivo complejo que abarca múltiples habilidades que impregnan todos los aspectos de la vida diaria. Los sistemas neuronales que participan en el funcionamiento ejecutivo implican interconexiones de diversas regiones neuroanatómicas, 139 pero los lóbulos frontales se consideran especialmente vitales. Los déficits de funcionamiento ejecutivo incluyen dificultades con la resolución de problemas, el razonamiento, la planificación, la inhibición de la respuesta, el juicio y el uso de la retroalimentación para modificar el desempeño de uno, así como los déficits de comportamiento como problemas con la autoconciencia y la falta de motivación. Las pruebas neuropsicológicas suelen centrarse en evaluar las manifestaciones cognitivas de la disfunción ejecutiva. La evaluación del comportamiento del funcionamiento ejecutivo se basa en gran medida en observaciones en entornos naturales, pero algunos comportamientos pueden surgir durante la prueba. Varios cuestionarios están diseñados específicamente para detectar estos problemas de comportamiento, como el Frontal Systems Behavior Sale (FrSBe). 152 Las deficiencias en el funcionamiento ejecutivo predicen resultados importantes como la mala calidad de vida 174 y los resultados funcionales. 215


Aplicaciones establecidas de la evaluación neuropsicológica

Las aplicaciones de NPE incluyen las siguientes:

Brindar un diagnóstico diferencial de patologías orgánicas y funcionales.

Evaluar la demencia frente a la pseudodemencia [12, 13, 14, 15]

Determinar la presencia de epilepsia versus trastorno somatomorfo (es decir, convulsiones no epilépticas o pseudoconvulsiones)

Determinar la presencia de secuelas de traumatismo craneoencefálico (LCT) [18] frente a la simulación o el resaltado inconsciente

Distinguir entre la deficiencia cognitiva causada por la indiferencia (como se ve ocasionalmente en pacientes con depresión) y la causada por otras enfermedades y trastornos.

Guiar los programas de rehabilitación y monitorear el progreso del paciente

Guiar al terapeuta en la referencia a especialistas.

Un NPE también proporciona datos para orientar las decisiones sobre la condición del paciente, como los siguientes:

Competencia para gestionar asuntos legales y financieros.

Capacidad para participar en la toma de decisiones médicas y legales.

Capacidad para vivir de forma independiente o con supervisión.

Capacidad para regresar al trabajo y a los asuntos escolares.

Candidatura para trasplante [19]

Además, los datos de una NPE se pueden utilizar para guiar las siguientes evaluaciones y procedimientos:

Evaluación de los efectos cognitivos de diversos trastornos médicos e intervenciones asociadas.

Evaluación de pruebas para diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), hipertensión, infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), injerto de derivación de arteria coronaria (CABG) y ensayos clínicos de fármacos

Evaluación de lesiones del SNC y / o trastornos convulsivos antes y después de intervenciones quirúrgicas, incluida la callosotomía del cuerpo, resección focal (p. Ej., Topectomía, lobectomía) y transección subpial múltiple

Seguimiento de los efectos de las intervenciones farmacológicas

Documentación de los efectos cognitivos de la exposición a neurotoxinas.

Documentación de los efectos adversos de la irradiación total del cerebro en niños

Comparación con las guías para la terapia electroconvulsiva (TEC) influenciada por la evaluación estandarizada de la memoria

Protocolos estándar para la evaluación de trastornos específicos, como la demencia del tipo Alzheimer (DAT), la esclerosis múltiple (EM), el TCE y el accidente cerebrovascular [12, 13, 14, 15, 16, 18, 19, 20].

Los trastornos del desarrollo (p. Ej., Discapacidades específicas del aprendizaje) requieren una evaluación detallada de la cognición, el rendimiento académico y el ajuste psicosocial para una identificación adecuada y como guía para su manejo. Es posible que se necesite colocación académica en aulas de educación especial y recursos.

Un estudio de Weaver et al indicó que cuando se usa en la evaluación del deterioro cognitivo posterior al ictus, el MMSE produce hallazgos asociados principalmente con ubicaciones de infarto en el territorio de la arteria cerebral media izquierda. [21]


Batería neuropsicológica de Halstead-Reitan

Esta prueba está incluida en el HRB, pero a menudo se usa aparte de esta batería en su totalidad o en porciones (Reitan & amp Wolfson, 1985). Las funciones básicas evaluadas por la SPE incluyen gnosis de dedos, grafestesia, estereognosis y sensaciones básicas y extinciones a estimulación simple y estimulación doble simultánea en las modalidades visual, auditiva y táctil. Básicamente, representa un enfoque cuantificado de algunas de las pruebas sensoriales que a menudo se realizan en el examen neurológico tradicional. En ausencia de factores de daño periférico, artritis, disfunción cerebral grave o dificultades de atención importantes (que pueden dificultar la interpretación de las respuestas del paciente), los déficits asociados con estas diversas tareas pueden sugerir algún grado de deterioro de la corteza sensorial y / o vías asociadas.


La distribución normal

Aunque la puntuación de CI es ampliamente conocida como estadística psicológica, su relación con otras medidas estadísticas es menos conocida. La mejor forma de explicar estas medidas y sus relaciones es utilizando la distribución normal, también conocida como curva de campana.

El cuadro de puntuación de CI a continuación muestra una representación visual y una escala de una distribución normal. Piense en el eje horizontal como todos los puntajes diferentes que uno podría obtener, desde el más bajo hasta el más alto. El eje vertical representa el número de personas que obtienen esa puntuación específica.

El puntaje de una prueba de CI se calcula en base a un grupo normal con un puntaje promedio de 100 y una desviación estándar de 15. La desviación estándar es una medida de dispersión, en este caso de puntajes de CI. Una devación estándar de 15 significa que el 68% del grupo normal ha obtenido una puntuación entre 85 (100 - 15) y 115 (100 + 15). En otras palabras, el 68% del grupo normal tiene una puntuación dentro de una desviación estándar del promedio (100).

Además, el 95% del grupo normal tiene una puntuación de CI dentro de dos desviaciones estándar del promedio. Entonces, el 95% del grupo normal tiene una puntuación entre 70 (100 - 30) y 130 (100 + 30). Esto significa que las puntuaciones superiores a 130 solo se producen en el 2,5% de los casos. Por ejemplo, Holanda tiene 17 millones de habitantes. Según el azar, solo 25 de estos habitantes tendrían un coeficiente intelectual de 170. Solo habría una persona con un coeficiente intelectual de 180. Solo 4 de cada 1000 obtendrían un puntaje de al menos 140 en una prueba de coeficiente intelectual. Muchas pruebas en línea te dan una puntuación de 130 o más con relativa facilidad. Estas pruebas suelen tener un objetivo diferente, como recopilar información con fines de marketing. La prueba de IQ clásica y la prueba de inteligencia de la cultura justa requieren una pequeña tarifa, pero le darán una puntuación de IQ confiable y exacta.


Problemas no resueltos en psicología de la consejería

Propósito de la evaluación

Investigar la utilidad práctica de los procedimientos de evaluación y su mejora potencial requiere una especificación cuidadosa de los propósitos del procedimiento de evaluación. En realidad, esta cuestión recibe escasa atención por parte de la disciplina, pero la mayoría de los psicólogos consejeros parecen utilizar los procedimientos de evaluación para uno de tres propósitos. Uno de los propósitos es obtener información para realizar predicciones. Por ejemplo, los psicólogos consejeros utilizan procedimientos de evaluación para obtener información de diagnóstico que pueden utilizar para decidir cómo trabajar eficazmente con sus clientes, o para obtener información predictiva que pueden utilizar para asesorar a un cliente sobre cursos de acción futuros. Los psicólogos consejeros también utilizan procedimientos de evaluación para obtener información descriptiva que creen que les ayudará a comprender mejor a su cliente. La predicción es inherente como objetivo secundario en este propósito. Una tercera aplicación potencial es utilizar procedimientos de evaluación como intervención. Por ejemplo, los psicólogos consejeros a veces interpretan los resultados del procedimiento de evaluación a su cliente para aumentar su comprensión o sensibilidad a los problemas importantes del desarrollo y para estimular su pensamiento sobre esos problemas.

Las razones que dan los profesores universitarios cuando se les pregunta por qué los estudiantes necesitan aprender a usar las pruebas psicológicas proporcionan una perspectiva diferente que ilustra la influencia de los problemas del gremio en la disciplina. Los profesores universitarios otorgaron calificaciones aproximadamente iguales a las razones profesionales (es decir, proporciona información sobre la estructura de la personalidad, le ahorra tiempo al terapeuta. Permite una predicción precisa del comportamiento y aumenta la relación cliente-terapeuta) y preocupaciones del gremio (es decir, satisface los requisitos legales, proporciona una especialidad. demandas institucionales y realza el prestigio del terapeuta).

Cada uno de estos objetivos requiere que los psicólogos consejeros puedan extraer información precisa de sus procedimientos de evaluación, extraer inferencias precisas de esa información y transmitir con precisión los resultados a sus clientes de una manera que puedan comprender. Hay poca evidencia que documente la capacidad de los psicólogos de consejería para satisfacer estos requisitos.

Entrevista como técnica de evaluación

La entrevista es la técnica de evaluación más utilizada por los psicólogos consejeros, pero los dispositivos de evaluación psicométrica tienen numerosas ventajas sobre la entrevista. Las pruebas poseen una gran experiencia (que se incorpora a los grupos de normas) y no están demasiado influenciadas por casos inusuales o gráficos. Cuando se utilizan con un cliente, las pruebas se pueden considerar como la realización de una entrevista estándar con el cliente, después de la cual reportan información descriptiva (puntajes) que tienen un nivel de confiabilidad aproximadamente conocido. Los puntajes de las pruebas sugieren inferencias que tienen una validez aproximadamente conocida. Por el contrario, los psicólogos consejeros tardan años en acumular la experiencia que posee la prueba al inicio, realizar entrevistas semiestándar, obtener información descriptiva de confiabilidad desconocida, extraer inferencias de validez desconocida (que sin duda es menor que la validez de las inferencias extraídas por los autores). pruebas) y, a menudo, tienen una acumulación de clientes esperando ser atendidos. Además, tanto los partidarios como los críticos someten la confiabilidad y validez de las pruebas a un escrutinio repetido, mientras que la confiabilidad y validez de la entrevista como instrumento de evaluación prácticamente nunca se examina.

La continua dependencia de los psicólogos consejeros de la entrevista como técnica de evaluación se debe sin duda a tres factores. Primero, no es práctico usar una prueba para todo lo que el psicólogo necesita saber. Muchos psicólogos utilizan las pruebas para obtener una parte importante de la información que necesitan y utilizan la entrevista para obtener información sobre el contexto general en el que encaja la información de la prueba. Además, la mayoría de los psicólogos consejeros se enorgullecen de ser hábiles entrevistadores, y el uso de la entrevista para obtener información de diagnóstico es fundamental para la identidad profesional de la mayoría de los psicólogos consejeros. Por último, aunque la mayoría de los psicólogos de asesoramiento consideran que las pruebas son herramientas útiles pero limitadas, realmente disfrutan trabajar con las personas.

Hacer predicciones a partir de pruebas

En 1954, Paul Meehl llamó la atención sobre el hecho de que los terapeutas capacitados no son tan precisos al hacer predicciones a partir de pruebas como una fórmula estadística. Este hallazgo se encontró con una resistencia considerable y hoy en día es ignorado en gran medida por los terapeutas en ejercicio. Hasta la fecha, 136 estudios de investigación han comparado la capacidad de terapeutas capacitados para predecir comportamientos futuros importantes de un individuo utilizando información de prueba y no de prueba con la precisión de una fórmula estadística. La fórmula estadística es casi siempre más precisa. Este fenómeno es atribuible a varios de los factores ya mencionados: los terapeutas individuales tardan en acumular experiencia, tienden a olvidar algunos casos, dan demasiado peso a los casos gráficos, no pueden determinar el peso adecuado para dar varios factores y es probable que ser influenciado por consideraciones irrelevantes.

A pesar de la abrumadora evidencia de la superioridad de las predicciones actuariales, el uso de la información de las pruebas en la práctica clínica prácticamente no ha cambiado desde la primera publicación del libro de Meehl & # 8217. Un desafío continuo para los psicólogos consejeros es aprender cómo integrar mejor los resultados de los procedimientos de evaluación en su práctica clínica. Es el momento propicio para un examen detenido de este tema, dada la preocupación nacional sobre la rentabilidad de los servicios de salud mental y el movimiento resultante hacia la atención administrada.

Efectos de la interpretación de la prueba

Leo Goldman advirtió en 1961 que los psicólogos consejeros pueden no ser muy efectivos para interpretar la información de las pruebas, pero los psicólogos consejeros han ignorado en gran medida esta advertencia. Recientemente, Howard E. A. Tinsley y Serena Chu revisaron 65 estudios que investigaron directamente los resultados de la interpretación de las pruebas. La mayor parte de la investigación se ha centrado en la interpretación de las pruebas de aptitud y capacidad; prácticamente ninguna investigación ha examinado la interpretación de las pruebas de interés vocacional o el uso de pruebas en psicoterapia individual, consejería de pareja, consejería familiar, consejería por abuso de sustancias o cualquiera de las muchas otras áreas de especialidad en las que actúan los psicólogos consejeros. Descubrieron que pocos estudios se han realizado de manera competente o se han informado adecuadamente, y que la investigación está plagada de deficiencias metodológicas (por ejemplo, criterios defectuosos, uso de un seguimiento inmediato, falta de asignación aleatoria y falta de un grupo de control). En consecuencia, concluyeron que no existe un cuerpo de evidencia coherente que demuestre la eficacia de la interpretación de la prueba como una intervención.

La evidencia de la investigación proporciona un apoyo tenue para solo tres conclusiones: que el uso de ayudas visuales mejora la efectividad de la interpretación de la prueba, que los métodos de interpretación de la prueba en grupo son tan efectivos como los métodos de interpretación de la prueba individual y que la entrevista de interpretación de la prueba individual es preferible a la de un grupo. Interpretación de prueba por parte de aquellos que reciben la interpretación. Sin embargo, los análisis de costos revelan que las interpretaciones individuales son seis veces más costosas que las interpretaciones grupales. Dado el mayor costo y la falta de superioridad demostrada de la interpretación de la prueba individual, parece no haber una base racional para proporcionar interpretaciones de la prueba individual en situaciones donde las interpretaciones de la prueba grupal son factibles.

Una de las principales innovaciones de las últimas tres décadas ha sido el desarrollo de inventarios de intereses de autointerpretación, como SDS y CISS. Solo siete investigaciones han evaluado la efectividad de la autointerpretación. La escasez de investigación representa una indiferencia bastante alarmante por parte de la disciplina a la necesidad de evaluar esta importante innovación en la interpretación de pruebas. Normalmente, no se encontraron diferencias entre los modos de interpretación de las pruebas.


Un reexamen de los puntajes de corte de la Evaluación Cognitiva de Montreal (MoCA)

Objetivo: La Evaluación Cognitiva de Montreal (MoCA Nasreddine et al., 2005) es una herramienta de detección cognitiva que tiene como objetivo diferenciar el envejecimiento cognitivo saludable del deterioro cognitivo leve (DCL). Se han realizado varios estudios de validación en el MoCA, en una variedad de poblaciones clínicas. Algunos estudios han indicado que la puntuación de corte sugerida originalmente de 26/30 conduce a una tasa inflada de falsos positivos, particularmente para aquellos de mayor edad y / o educación más baja. Realizamos una revisión sistemática y un metanálisis de la literatura para determinar la precisión diagnóstica del MoCA para diferenciar el envejecimiento cognitivo saludable de un posible DCL.

Métodos: De los 304 estudios identificados, nueve cumplieron los criterios de inclusión para el metanálisis. Estos estudios se evaluaron a través de un rango de puntajes de corte para determinar las respectivas sensibilidades, especificidades, precisiones predictivas positivas y negativas, razones de probabilidad para resultados positivos y negativos, precisión de clasificación e índices de Youden.

Resultados: El metanálisis reveló una puntuación de corte de 23/30 que arrojó la mejor precisión diagnóstica en una variedad de parámetros.

Conclusiones: Una puntuación de corte MoCA de 23, en lugar de la puntuación inicialmente recomendada de 26, reduce la tasa de falsos positivos y muestra una mejor precisión diagnóstica en general. Recomendamos el uso de esta puntuación de corte en el futuro. Copyright © 2017 John Wiley & amp Sons, Ltd.

Palabras clave: Deterioro cognitivo leve MoCA Montreal Cognitive Assessment puntajes de corte de precisión diagnóstica.


Juicio clínico de Reitan

El otro método general de Reitan, el del juicio clínico, se aplicó a diversas formas de funcionamiento del cerebro. Si bien muchas ilustraciones de este uso del juicio clínico se proporcionan en el Batería de pruebas neuropsicológicas Halstead Reitan manual (Reitan & amp Wolfson, 1993), solo ha habido un estudio psicométrico de juicio clínico aplicado a una batería completa, y ese fue el estudio de Reitan (1964). Encontró que el juicio clínico de Reitan es válido (Russell, 2012) para varias dimensiones del daño cerebral. El juicio de Reitan fue 93% correcto cuando solo se consideró la diferencia entre las lesiones lateralizadas del hemisferio derecho e izquierdo. Su precisión para la lateralización cuando se consideró la categoría difusa fue del 88,4%. Su precisión para las lesiones anteriores frente a las posteriores y para los diagnósticos fue menor que la precisión de la lateralización, pero todas las diferencias fueron significativas (Reitan, 1964). Hasta el momento, no se ha informado en la literatura de ningún otro estudio de juicio clínico tan extenso como este.


Problemas no resueltos en psicología de la consejería

Propósito de la evaluación

Investigar la utilidad práctica de los procedimientos de evaluación y su mejora potencial requiere una especificación cuidadosa de los propósitos del procedimiento de evaluación. En realidad, esta cuestión recibe escasa atención por parte de la disciplina, pero la mayoría de los psicólogos consejeros parecen utilizar los procedimientos de evaluación para uno de tres propósitos. Uno de los propósitos es obtener información para realizar predicciones. Por ejemplo, los psicólogos consejeros utilizan procedimientos de evaluación para obtener información de diagnóstico que pueden utilizar para decidir cómo trabajar eficazmente con sus clientes, o para obtener información predictiva que pueden utilizar para asesorar a un cliente sobre cursos de acción futuros. Los psicólogos consejeros también utilizan procedimientos de evaluación para obtener información descriptiva que creen que les ayudará a comprender mejor a su cliente. La predicción es inherente como objetivo secundario en este propósito. Una tercera aplicación potencial es utilizar procedimientos de evaluación como intervención. Por ejemplo, los psicólogos consejeros a veces interpretan los resultados del procedimiento de evaluación a su cliente para aumentar su comprensión o sensibilidad a los problemas importantes del desarrollo y para estimular su pensamiento sobre esos problemas.

Las razones que dan los profesores universitarios cuando se les pregunta por qué los estudiantes necesitan aprender a usar las pruebas psicológicas proporcionan una perspectiva diferente que ilustra la influencia de los problemas del gremio en la disciplina. Los profesores universitarios otorgaron calificaciones aproximadamente iguales a las razones profesionales (es decir, proporciona información sobre la estructura de la personalidad, le ahorra tiempo al terapeuta. Permite una predicción precisa del comportamiento y aumenta la relación cliente-terapeuta) y preocupaciones del gremio (es decir, satisface los requisitos legales, proporciona una especialidad. demandas institucionales y realza el prestigio del terapeuta).

Cada uno de estos objetivos requiere que los psicólogos consejeros puedan extraer información precisa de sus procedimientos de evaluación, extraer inferencias precisas de esa información y transmitir con precisión los resultados a sus clientes de una manera que puedan comprender. Hay poca evidencia que documente la capacidad de los psicólogos de consejería para satisfacer estos requisitos.

Entrevista como técnica de evaluación

La entrevista es la técnica de evaluación más utilizada por los psicólogos consejeros, pero los dispositivos de evaluación psicométrica tienen numerosas ventajas sobre la entrevista. Las pruebas poseen una gran experiencia (que se incorpora a los grupos de normas) y no están demasiado influenciadas por casos inusuales o gráficos. Cuando se utilizan con un cliente, las pruebas se pueden considerar como la realización de una entrevista estándar con el cliente, después de la cual reportan información descriptiva (puntajes) que tienen un nivel de confiabilidad aproximadamente conocido. Los puntajes de las pruebas sugieren inferencias que tienen una validez aproximadamente conocida. Por el contrario, los psicólogos consejeros tardan años en acumular la experiencia que posee la prueba al inicio, realizar entrevistas semiestándar, obtener información descriptiva de confiabilidad desconocida, extraer inferencias de validez desconocida (que sin duda es menor que la validez de las inferencias extraídas por los autores). pruebas) y, a menudo, tienen una acumulación de clientes a la espera de ser atendidos. Además, tanto los partidarios como los críticos someten la confiabilidad y validez de las pruebas a un escrutinio repetido, mientras que la confiabilidad y validez de la entrevista como instrumento de evaluación prácticamente nunca se examina.

La continua dependencia de los psicólogos consejeros en la entrevista como técnica de evaluación se debe sin duda a tres factores. Primero, no es práctico usar una prueba para todo lo que el psicólogo necesita saber. Muchos psicólogos utilizan las pruebas para obtener una parte importante de la información que necesitan y utilizan la entrevista para obtener información sobre el contexto general en el que encaja la información de la prueba. Además, la mayoría de los psicólogos consejeros se enorgullecen de ser hábiles entrevistadores, y el uso de la entrevista para obtener información de diagnóstico es fundamental para la identidad profesional de la mayoría de los psicólogos consejeros. Por último, aunque la mayoría de los psicólogos de la consejería consideran que las pruebas son herramientas útiles pero limitadas, realmente disfrutan trabajar con las personas.

Hacer predicciones a partir de pruebas

En 1954, Paul Meehl llamó la atención sobre el hecho de que los terapeutas capacitados no son tan precisos al hacer predicciones a partir de pruebas como una fórmula estadística. Este hallazgo se encontró con una resistencia considerable y hoy en día es ignorado en gran medida por los terapeutas en ejercicio. Hasta la fecha, 136 estudios de investigación han comparado la capacidad de terapeutas capacitados para predecir comportamientos futuros importantes de un individuo utilizando información de prueba y no de prueba con la precisión de una fórmula estadística. La fórmula estadística es casi siempre más precisa. Este fenómeno es atribuible a varios de los factores ya mencionados: los terapeutas individuales tardan en acumular experiencia, tienden a olvidar algunos casos, dan demasiado peso a los casos gráficos, no pueden determinar el peso adecuado para dar varios factores y es probable que ser influenciado por consideraciones irrelevantes.

A pesar de la abrumadora evidencia de la superioridad de las predicciones actuariales, el uso de la información de las pruebas en la práctica clínica prácticamente no ha cambiado desde la primera publicación del libro de Meehl & # 8217. Un desafío continuo para los psicólogos consejeros es aprender cómo integrar mejor los resultados de los procedimientos de evaluación en su práctica clínica. Es el momento propicio para un examen detenido de este tema, dada la preocupación nacional sobre la rentabilidad de los servicios de salud mental y el movimiento resultante hacia la atención administrada.

Efectos de la interpretación de la prueba

Leo Goldman advirtió en 1961 que los psicólogos consejeros pueden no ser muy efectivos para interpretar la información de las pruebas, pero los psicólogos consejeros han ignorado en gran medida esta advertencia. Recientemente, Howard E. A. Tinsley y Serena Chu revisaron 65 estudios que investigaron directamente los resultados de la interpretación de las pruebas. Most of the research has focused on the interpretation of aptitude and ability tests virtually no research has examined the interpretation of vocational interest tests or the use of tests in individual psychotherapy, couples counseling, family counseling, substance abuse counseling, or any of the many other specialty areas in which counseling psychologists function. They found that few studies have been competently done or adequately reported, and that the research is fraught with methodological weaknesses (e.g.. flawed criteria, use of an immediate follow-up. lack of random assignment, and lack of a control group). Consequently, they concluded that there is no coherent body of evidence demonstrating the efficacy of test interpretation as an intervention.

The research evidence provides tenuous support for only three conclusions: that the use of visual aids improves the effectiveness of test interpretation, that group test interpretation methods are as effective as individual test interpretation methods, and that the individual test interpretation interview is preferred to a group test interpretation by those receiving the interpretation. However, cost analyses reveal that individual interpretations are six times more costly than group interpretations. Given the greater cost and lack of demonstrated superiority of the individual test interpretation, there appears to be no rational basis for providing individual test interpretations in situations where group test interpretations are feasible.

A major innovation of the last three decades has been the development of self-interpreting interest inventories such as the SDS and CISS. Only seven investigations have evaluated the effectiveness of self-interpretation. The paucity of research represents a rather alarming indifference on the part of the discipline to the need to evaluate this important innovation in test interpretation. Typically, no differences among the modes of test interpretation were found.


Established Applications of Neuropsychological Evaluation

Applications of NPE include the following:

Provide a differential diagnosis of organic and functional pathologies

Assess for dementia versus pseudodementia [12, 13, 14, 15]

Determine the presence of epilepsy versus somatoform disorder (that is, nonepileptic seizures or pseudoseizures)

Determine the presence of traumatic brain injury (TBI) sequelae [18] versus malingering or unconscious highlighting

Distinguish between cognitive deficiency caused by indifference (as is occasionally seen in depression patients) and that caused by other diseases and disorders

Guide rehabilitation programs and monitor patient progress

Guide the therapist in referring to specialists

An NPE also provides data to guide decisions about the patient's condition, such as the following:

Competency to manage legal and financial affairs

Capacity to participate in medical and legal decision making

Ability to live independently or with supervision

Ability to return to work and school affairs

Candidacy for transplantation [19]

In addition, data from an NPE can be used to guide the following assessments and procedures:

Evaluation of the cognitive effects of various medical disorders and associated interventions

Assessment of tests for diabetes mellitus, chronic obstructive pulmonary disease (COPD), hypertension, human immunodeficiency virus (HIV) infection, coronary artery bypass graft (CABG), and clinical drug trials

Assessment of CNS lesions and/or seizure disorders before and after surgical interventions, including corpus callosotomy, focal resection (eg, topectomy, lobectomy), and multiple subpial transection

Monitoring of the effects of pharmacologic interventions

Documentation of the cognitive effects of exposure to neurotoxins

Documentation of adverse effects of whole brain irradiation in children

Comparison with guidelines for electroconvulsive therapy (ECT) influenced by standardized evaluation of memory

Standard protocols for assessment of specific disorders, such as dementia of the Alzheimer type (DAT), multiple sclerosis (MS), TBI, and stroke [12, 13, 14, 15, 16, 18, 19, 20]

Developmental disorders (eg, specific learning disabilities) require detailed assessment of cognition, academic achievement, and psychosocial adjustment for proper identification and as a guide to their management. Academic placement in special education and resource classrooms may be needed.

A study by Weaver et al indicated that when used in the assessment of post-stroke cognitive impairment, the MMSE produces findings associated mainly with infarct locations in the left middle cerebral artery territory. [21]


Halstead-Reitan Neuropsychological Battery

This test is included in the HRB, but is often used apart from this battery in its entirety or in portions (Reitan & Wolfson, 1985). The basic functions assessed by the SPE include finger gnosis, graphesthesia, stereognosis, and basic sensation and extinctions to simple stimulation and double simultaneous stimulation in the visual, auditory, and tactile modalities. It essentially represents a quantified approach to some of the sensory testing often performed in the traditional neurological examination. In the absence of peripheral damage factors, arthritis, severe cerebral dysfunction, or prominent attentional difficulties (which can make the interpretation of patient responses more difficult), deficits associated with these various tasks may suggest some degree of impairment of the sensory cortex and/or associated pathways.


Objetivo

Neuropsychological functioning refers to the ability of the nervous system and brain to process and interpret information received through the senses. The Halstead-Reitan evaluates a wide range of nervous system and brain functions, including: visual, auditory, and tactual input verbal communication spatial and sequential perception the ability to analyze information, form mental concepts, and make judgments motor output and attention, concentration, and memory.

The Halstead-Reitan is typically used to evaluate individuals with suspected brain damage. The battery also provides useful information regarding the cause of damage (for example, closed head injury, alcohol abuse, Alzheimer's disorder, carrera ), which part of the brain was damaged, whether the damage occurred during childhood development, and whether the damage is getting worse, staying the same, or getting better. Information regarding the severity of impairment and areas of personal strengths can be used to develop plans for rehabilitation or care.


Reitan's Clinical Judgment

Reitan's other general method, that of clinical judgment, was applied to various forms of brain functioning. While many illustrations of this use of clinical judgment are provided in the Halstead Reitan Neuropsychological Test Battery manual ( Reitan & Wolfson, 1993), there has been only one psychometric study of clinical judgment applied to a whole battery, and that was Reitan's (1964) study. It found that Reitan's clinical judgment to be valid ( Russell, 2012) for several dimensions of brain damage. Reitan's judgment was 93% correct when only the difference between right and left hemisphere lateralized lesions were considered. His accuracy for lateralization when the diffuse category was considered was 88.4%. His accuracy for anterior vs. posterior lesions and for diagnoses was less than the lateralization accuracy, but all differences were significant ( Reitan, 1964). No other studies of clinical judgment as extensive as this have been reported in the literature to the present.


The normal distribution

Although the IQ score is widely known as a psychological statistic, its relation to other statistical measures is lesser known. The best way to explain these measures and their relations is using the normal distribution, also know as the Bell Curve.

The IQ score chart below shows a visual representation and scale of a normal distribution. Think of the horizontal axis as all the different scores one could possibly get, lowest through highest. The vertical axis represents the number of people that obtain that specific score.

An IQ test score is calculated based on a norm group with an average score of 100 and a standard deviation of 15. The standard deviation is a measure of spread, in this case of IQ scores. A standard devation of 15 means 68% of the norm group has scored between 85 (100 – 15) and 115 (100 + 15). In other words, 68% of the norm group has a score within one standard deviation of the average (100).

Also, 95% of the norm group has an IQ score within two standard deviations of the average. So, 95% of the norm group has a score between 70 (100 – 30) and 130 (100 + 30). This means scores of over 130 only occur in 2,5% of cases. For example, the Netherlands has 17 million inhabitants. Based on chance, only 25 of these inhabitants would have an IQ score of 170. There would only be one person with an IQ score of 180. Only 4 out of 1000 would score at least 140 on an IQ test. A lot of online tests score you 130 or higher relatively easy. These tests often have a different goal, like collecting information for marketing purposes. The classical IQ test and the culture fair intelligence test require a small fee but will give you a reliable and exact IQ score.


Intellectual Functioning/Academic Abilities

Memory impairments are prevalent after acquired neurologic injuries such as TBI 244 and stroke, 12 and can be significantly disruptive to the rehabilitation process. Memory problems can interfere with a patients’ ability to learn and retain new skills and/or develop compensatory strategies taught by rehabilitation providers. Memory problems can significantly hamper the achievement of important functional outcomes and productivity. 32, 156

Attention is a multifaceted construct that underlies all other cognitive skills and is especially important for intact memory functioning, because information that is not attended to cannot be recalled at a later time. Components of attention include focused attention, sustained attention, selective attention, alternating attention, and divided attention. 344 In addition to memory problems, attention deficits are among the most commonly reported difficulties in persons with TBI 208 and in those with a history of stroke. 215 Deficits in attention are also associated with relatively poorer long-term functional outcomes, including diminished likelihood of returning to work and independent living. 47

Executive functioning is a complex cognitive domain encompassing multiple skills that pervade all aspects of daily life. Neural systems engaged in executive functioning involve interconnections of diverse neuroanatomic regions, 139 but the frontal lobes are viewed as especially vital. Executive functioning deficits include difficulties with problem solving, reasoning, planning, response inhibition, judgment, and use of feedback to modify one’s performance, as well as behavioral deficits such as problems with self-awareness and poor motivation. Neuropsychological tests typically focus on evaluating cognitive manifestations of executive dysfunction. Behavioral evaluation of executive functioning relies to a great extent on observations in natural settings, but some behaviors might emerge during testing. Several questionnaires are specifically designed to detect these behavioral issues, such as the Frontal Systems Behavior Sale (FrSBe). 152 Deficits in executive functioning predict important outcomes such as poor quality of life 174 and functional outcomes. 215


Métodos

Participantes

Experiments 3 and 4 were both conducted at Bond University, Australia. Participants were recruited from the Bond University Research Participation Scheme, as well as from the public via social media. For Experiment 3, a sample of 26 people (12 males, 14 females) aged between 19 and 28 years (M = 23.15, SD = 2.19) participated. For Experiment 4, a (separate) sample of 26 people (2 males, 24 females) aged between 18 and 36 years (M = 21.27, SD = 3.83) participated. The studies in both experiments were approved by the Human Research Ethics Committee at Bond University. All participants gave written consent and received partial course credit for their participation and were also given the chance to win a $50 gift voucher after completing the study.

Estímulos

Both experiments used a hallway in the behavioural research building at Bond University as the spatial navigation environment. The hallway was 16.45 m long, 2.36 m wide, and 2.35 m high. The hallway contained no furniture, was brightly lit, and had task-irrelevant doors to other rooms on either side (see Fig. 2). To create boundaries for the “shift” condition, blue curtains were hung from the ceiling that segmented the hallway into 3 sections (each section approximately 3.5 m long). The curtains had a split in the middle that hung slightly open.

In Experiment 3, participants viewed a video from a first-person perspective (i.e., filmed from eye-level) that simulated the experience of walking down the hallway and back again, either with curtains for the “shift” condition (two event boundaries, each crossed twice) or without curtains for “no shift” condition. To reduce stimulus repetition and maximise participant engagement, we recorded 5 different videos (approximately 45.2 s duration) of the same walk for each condition (10 videos total) using an iPhone 6 (f/2.2, 8 megapixels), turning either left (2 videos) or right (3 videos) at the end of the hallway.

Participants were required to memorise photographs of butterflies. There were 16 photographs of unique butterfly species. The stimuli were printed in a 4 × 4 grid and subsequently cut out in 10 × 10 cm squares so that they could be arranged in different configurations when presented to the participant. Twenty-five grids were pseudorandomly generated for the experiment.

Procedimiento

In Experiment 3, participants were seated in a dark room on a swivel chair at a desk upon which the 16 butterfly stimuli were arranged in a specific grid layout (one of the 25 layouts). After the lights were turned on (revealing the stimuli on the desk), participants were given 30 s to memorise the location of each different butterfly in the grid. After 30 s, the lights were turned off and participants were required to spin their chair around to face an open laptop on a desk behind them. The participant then used the laptop track pad to press play on the video of the hallway walk. Participants were encouraged to imagine they were the person walking down the hallway. Like in Experiment 2, participants were also required to count backwards out loud in decrements of 3 from a random number between 90 and 100 (provided by the experimenter). While the participant watched the video, the experimenter stacked and shuffled the photographs behind the participant. After the video ended, the lights were turned back on. To ensure participants paid attention during the video, the experimenter asked the participant whether they had turned left or right at the end of the hallway (all participants answered 100% correctly). After this, participants were given 45 s to rearrange the butterflies into the grid formation they had memorised. Overall, there were 24 trials that alternated between the shift and no shift condition (the starting condition was counterbalanced across participants).

The procedure for Experiment 4 was essentially the same as Experiment 3, except that the participants actually completed the walk themselves instead of watching a video. Participants memorised the butterfly stimuli for 30 s while seated at a desk at one end of the hallway. The experimenter then collected the stimuli while the participant stood up and completed the walk, counting backwards out loud in decrements of 3 from a random number between 90 and 100 provided by the experimenter. Participants freely chose to turn left or right at the end of the hallway. Upon return, the participants were given 45 s to rearrange the stimuli into the memorised grid formation.

In both Experiments 3 and 4, participants completed an initial practice trial. On each trial, the experimenter recorded the number of stimuli placed by the participant in the correct grid location. Finally, once the experiment was complete, participants were questioned about which condition they believed was more challenging (i.e., which condition they personally believed had made it more difficult for them to remember the stimuli).


A re-examination of Montreal Cognitive Assessment (MoCA) cutoff scores

Objetivo: The Montreal Cognitive Assessment (MoCA Nasreddine et al., 2005) is a cognitive screening tool that aims to differentiate healthy cognitive aging from Mild Cognitive Impairment (MCI). Several validation studies have been conducted on the MoCA, in a variety of clinical populations. Some studies have indicated that the originally suggested cutoff score of 26/30 leads to an inflated rate of false positives, particularly for those of older age and/or lower education. We conducted a systematic review and meta-analysis of the literature to determine the diagnostic accuracy of the MoCA for differentiating healthy cognitive aging from possible MCI.

Métodos: Of the 304 studies identified, nine met inclusion criteria for the meta-analysis. These studies were assessed across a range of cutoff scores to determine the respective sensitivities, specificities, positive and negative predictive accuracies, likelihood ratios for positive and negative results, classification accuracies, and Youden indices.

Resultados: Meta-analysis revealed a cutoff score of 23/30 yielded the best diagnostic accuracy across a range of parameters.

Conclusions: A MoCA cutoff score of 23, rather than the initially recommended score of 26, lowers the false positive rate and shows overall better diagnostic accuracy. We recommend the use of this cutoff score going forward. Copyright © 2017 John Wiley & Sons, Ltd.

Palabras clave: Mild Cognitive Impairment MoCA Montreal Cognitive Assessment cutoff scores diagnostic accuracy.


Ver el vídeo: Theil. Índice de concentración. Convergencia regional en México (Agosto 2022).