Información

¿Una teoría psicológica que explica por qué la gente recuerda solo el resultado?

¿Una teoría psicológica que explica por qué la gente recuerda solo el resultado?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Leí en alguna parte sobre una teoría psicológica que dice que las personas a menudo recuerdan los resultados finales o el resultado de una determinada situación / discusión / conversación / etc., pero no los detalles de la misma.

En otras palabras, la teoría postula que las personas a menudo se olvidan de cosas como quién inventó la solución, cómo sucedió esto o quién debería estar haciendo esta tarea. Más bien, la gente tiende a recordar simplemente cuál fue la solución, qué sucedió y qué tarea tenía que hacerse.

No recuerdo exactamente en qué contexto leí sobre esta teoría. Podría haber sido parte de alguna otra teoría.

¿Existe tal teoría? Si es así, ¿cuál es el nombre de esa teoría?


No estoy seguro sobre el contexto problema-solución, pero existe el fenómeno bastante bien estudiado del "pico-final" en el que las personas parecen más sensibles a los niveles más fuertes y / o finales de experiencias positivas o negativas en un episodio. Daniel Kahneman ha trabajado mucho sobre este fenómeno, puede encontrar una lista de sus artículos en su sitio web. En este artículo hay una demostración bastante simple:

Kahneman, D., Fredrickson, D.L., Schreiber, C.A. Y Redelemeier, D.A. (1993). Cuando se prefiere más dolor a menos: Añadiendo un mejor final. Ciencias Psicológicas, 4(6), 401-405.


Los desafíos de estudiar psicología

Comprender e intentar aliviar los costos de los trastornos psicológicos como la depresión no es fácil porque las experiencias psicológicas son extremadamente complejas. Las preguntas que plantean los psicólogos son tan difíciles como las planteadas por médicos, biólogos, químicos, físicos y otros científicos, si no más (Wilson, 1998).

Uno de los principales objetivos de la psicología es predecir el comportamiento mediante la comprensión de sus causas. Hacer predicciones es difícil, en parte porque las personas varían y responden de manera diferente en diferentes situaciones. Diferencias individuales están las variaciones entre personas en dimensiones físicas o psicológicas. Por ejemplo, aunque muchas personas experimentan al menos algunos síntomas de depresión en algunos momentos de sus vidas, la experiencia varía drásticamente entre las personas. Algunas personas experimentan eventos negativos importantes, como lesiones físicas graves o la pérdida de seres queridos, sin experimentar mucha depresión, mientras que otras personas experimentan una depresión grave sin razón aparente. Otras diferencias individuales importantes que discutiremos en los capítulos siguientes incluyen diferencias en extraversión, inteligencia, autoestima, ansiedad, agresión y conformidad.

Debido a las muchas variables de diferencia individual que influyen en el comportamiento, no siempre podemos predecir quién se volverá agresivo o quién se desempeñará mejor en la escuela de posgrado o en el trabajo. Las predicciones hechas por los psicólogos (y la mayoría de los demás científicos) son solo probabilísticas. Podemos decir, por ejemplo, que las personas que obtienen una puntuación más alta en una prueba de inteligencia, en promedio, lo harán mejor que las personas que obtienen una puntuación más baja en la misma prueba, pero no podemos hacer predicciones muy precisas sobre exactamente cómo se desempeñará una persona.

Otra razón por la que es difícil predecir el comportamiento es que casi todos los comportamientos son multiplicar determinado, o producido por muchos factores. Y estos factores ocurren en diferentes niveles de explicación. Hemos visto, por ejemplo, que la depresión es causada por factores genéticos de nivel inferior, por factores personales de nivel medio y por factores sociales y culturales de nivel superior. Siempre debe ser escéptico acerca de las personas que intentan explicar comportamientos humanos importantes, como la violencia, el abuso infantil, la pobreza, la ansiedad o la depresión, en términos de una sola causa.

Además, estas múltiples causas no son independientes entre sí, están asociadas de manera que cuando una causa está presente, tienden a estar presentes también otras causas. Esta superposición hace que sea difícil identificar qué causa o causas están operando. Por ejemplo, algunas personas pueden estar deprimidas debido a desequilibrios biológicos en los neurotransmisores del cerebro. La depresión resultante puede llevarlos a actuar de manera más negativa hacia otras personas que los rodean, lo que luego lleva a esas otras personas a responder de manera más negativa, lo que aumenta su depresión. Como resultado, los determinantes biológicos de la depresión se entrelazan con las respuestas sociales de otras personas, lo que dificulta desenredar los efectos de cada causa.

Otra dificultad en el estudio de la psicología es que gran parte de la conducta humana está causada por factores que están fuera de nuestra conciencia consciente, lo que nos hace imposible, como individuos, comprenderlos realmente. El papel de los procesos inconscientes fue enfatizado en la teorización del neurólogo austriaco Sigmund Freud (1856-1939), quien argumentó que muchos trastornos psicológicos fueron causados ​​por recuerdos que tenemos. reprimido y por lo tanto permanecer fuera de nuestra conciencia. Los procesos inconscientes serán una parte importante de nuestro estudio de la psicología, y veremos que la investigación actual ha apoyado muchas de las ideas de Freud sobre la importancia del inconsciente en la orientación de la conducta.

Conclusiones clave

  • La psicología es el estudio científico de la mente y el comportamiento.
  • Aunque es fácil pensar que las situaciones cotidianas tienen respuestas de sentido común, los estudios científicos han descubierto que las personas no siempre son tan buenas para predecir los resultados como creen.
  • El sesgo retrospectivo nos lleva a pensar que podríamos haber predicho eventos que en realidad no podríamos haber predicho.
  • Las personas con frecuencia desconocen las causas de sus propios comportamientos.
  • Los psicólogos utilizan el método científico para recopilar, analizar e interpretar la evidencia.
  • El empleo del método científico permite al científico recopilar datos empíricos de manera objetiva, lo que se suma a la acumulación de conocimiento científico.
  • Los fenómenos psicológicos son complejos y hacer predicciones sobre ellos es difícil debido a las diferencias individuales y porque están múltiples determinados en diferentes niveles de explicación.

Ejercicios y pensamiento crítico

  1. ¿Puede pensar en un momento en el que utilizó su intuición para analizar un resultado y luego se sorprendió al descubrir que su explicación era completamente incorrecta? ¿Le ayudó esta sorpresa a comprender cómo la intuición a veces puede llevarnos por mal camino?
  2. Describe el método científico de manera que alguien que no sepa nada de ciencia pueda entenderlo.
  3. Considere un comportamiento que considere importante y piense en sus posibles causas en diferentes niveles de explicación. ¿Cómo crees que los psicólogos estudiarían este comportamiento?

Confianza

La confianza es un sentimiento maravilloso. Es el universo que nos dice que lo estamos haciendo bien, a pesar de los repetidos fracasos de nuestro pasado. Nos sentimos llenos de energía y dispuestos a abordar las cosas de frente, impulsados ​​por una sensación expansiva de poder.

La confianza va de la mano con tener (o al menos sentir) la razón. A medida que un nuevo Flat Earther se adoctrina en el grupo (la confianza se fortalece con cada nueva "evidencia"), surge un sentimiento de superioridad, y no pueden creer cómo todos los demás pueden ser tan tontos. De repente, están rebosantes de una confianza en sí mismos que les ha faltado durante toda su vida. No solo sus hermanos en la fe quieren hablar con ellos, ¡en realidad están de acuerdo con ellos! Se sumergen en una cámara de eco serena y reverberante, en la que todos se confirman repetidamente las creencias absurdas de los demás.

Electrificado con un optimismo recién descubierto, un Flat Earther puede sentir la necesidad de difundir su verdad a tantas personas como sea posible, lleno de una confianza apasionada y aparentemente duradera. Tal sentimiento es adictivo por decir lo menos: qué bien se siente tener la razón para un cambio, qué contraste con la desconexión apática que acompañaba la vida antes de la Tierra plana. ¿Por qué querría volver a eso?


Capítulo 2: Descripción general de la investigación psicológica

¿Por qué estudiamos psicología? La respuesta simple: la psicología nos permite predecir cómo actuarán las personas al comprender cómo piensan. Como veremos a lo largo de este capítulo, estudiar la mente y predecir el comportamiento no es una tarea sencilla. Imagina que eres el profesor de un curso de introducción a la psicología y quieres predecir quién se sentará en el tercer asiento de la primera fila el último día de clase. Puede registrar quién se sienta en ese asiento en cada clase y confiar en la probabilidad para predecir quién se sienta allí, pero hay mil y un factores más que pueden influir en dónde se sienta un estudiante determinado en un día determinado. ¿En cuántos puedes pensar?

La investigación psicológica se trata de comprender los procesos psicológicos para hacer predicciones fundamentadas sobre lo más impredecible que existe: los seres humanos. Por ejemplo, desde la antigüedad, los seres humanos se han preocupado por los efectos de las nuevas tecnologías en nuestros comportamientos y procesos de pensamiento. Al filósofo griego Sócrates, por ejemplo, le preocupaba que la escritura, una nueva tecnología en ese momento, pudiera disminuir la capacidad de las personas para recordar porque podían confiar en registros escritos en lugar de memorizar información. En nuestro mundo de tecnologías que cambian rápidamente, siguen surgiendo preguntas sobre los efectos de los medios y su influencia en el comportamiento. Muchos de nosotros nos encontramos con una fuerte opinión sobre estos temas, solo para encontrar a la persona que está a nuestro lado erizándose con la opinión opuesta.

¿Cómo podemos encontrar respuestas que no estén respaldadas por una mera opinión, sino por pruebas en las que todos podamos estar de acuerdo? Los hallazgos de la investigación psicológica pueden ayudarnos a navegar por problemas como este.

Referencias:

Texto de psicología de impuestos abiertos por Kathryn Dumper, William Jenkins, Arlene Lacombe, Marilyn Lovett y Marion Perlmutter con licencia CC BY v4.0. https://openstax.org/details/books/psychology

Sociedad Americana del Cáncer. (Dakota del Norte.). Historia de los estudios de prevención del cáncer. Obtenido de http://www.cancer.org/research/researchtopreventcancer/history-cancer-prevention-study

Asociacion Americana de Psicologia. (2009). Manual de publicación de la Asociación Americana de Psicología (6ª ed.). Washington, DC: Autor.

Asociacion Americana de Psicologia. (Dakota del Norte.). Investigación con animales en psicología. Obtenido de https://www.apa.org/research/responsible/research-animals.pdf

Arnett, J. (2008). El 95% desatendido: Por qué la psicología estadounidense necesita volverse menos estadounidense. Psicólogo estadounidense, 63(7), 602–614.

Barton, B. A., Eldridge, A. L., Thompson, D., Affenito, S. G., Striegel-Moore, R. H., Franko, D. L.,. . . Crockett, S. J. (2005). Relación del consumo de desayuno y cereales con la ingesta de nutrientes y el índice de masa corporal: Estudio nacional sobre el crecimiento y la salud del instituto nacional del corazón, los pulmones y la sangre. Revista de la Asociación Dietética Estadounidense, 105(9), 1383-1389. Obtenido de http://dx.doi.org/10.1016/j.jada.2005.06.003

Chwalisz, K., Diener, E. y Gallagher, D. (1988). Retroalimentación de excitación autónoma y experiencia emocional: evidencia de la lesión de la médula espinal. Revista de personalidad y psicología social, 54, 820–828.

Clayton, R. R., Cattarello, A. M. y Johnstone, B. M. (1996). La eficacia de la educación sobre la resistencia al abuso de drogas (Proyecto DARE): resultados de seguimiento de 5 años. Medicina preventiva: una revista internacional dedicada a la práctica y la teoría, 25(3), 307–318. doi: 10.1006 / pmed.1996.0061

ATREVIMIENTO. (Dakota del Norte.). ATREVIMIENTO. es educación para la prevención del abuso de sustancias y mucho más. [Acerca de la página] Obtenido de http://www.dare.org/about-d-a-r-e/

Dominus, S. (25 de mayo de 2011). ¿Podrían los gemelos unidos compartir una mente? Revista dominical del New York Times. Obtenido de http://www.nytimes.com/2011/05/29/magazine/could-conjoined-twins-share-a-mind.html?_r=5&hp&

Ennett, S. T., Tobler, N. S., Ringwalt, C. L. y Flewelling, R. L. (1994). ¿Qué tan efectiva es la educación sobre la resistencia al abuso de drogas? Un metaanálisis de las evaluaciones de resultados del Proyecto DARE. Revista Estadounidense de Salud Pública, 84(9), 1394-1401. doi: 10.2105 / AJPH.84.9.1394

Fanger, S. M., Frankel, L. A. y Hazen, N. (2012). Exclusión de compañeros en el juego de niños en edad preescolar: observaciones naturalistas en un entorno de juegos. Merrill-Palmer Quarterly, 58, 224–254.

Fiedler, K. (2004). Correlación ilusoria. En R. F. Pohl (Ed.), Ilusiones cognitivas: un manual sobre falacias y sesgos en el pensamiento, el juicio y la memoria (págs. 97-114). Nueva York, NY: Psychology Press.

Frantzen, L. B., Treviño, R. P., Echon, R. M., García-Dominic, O., y DiMarco, N. (2013). Asociación entre la frecuencia del consumo de cereales listos para comer, la ingesta de nutrientes y el índice de masa corporal en niños de minorías de bajos ingresos de cuarto a sexto grado. Revista de la Academia de Nutrición y Dietética, 113(4), 511–519.

Harper, J. (5 de julio de 2013). Helado y crimen: donde la cocina fría y las disputas calientes se cruzan. The Times-Picaune. Obtenido de http://www.nola.com/crime/index.ssf/2013/07/ice_cream_and_crime_where_hot.html

Jenkins, W. J., Ruppel, S. E., Kizer, J. B., Yehl, J. L. y Griffin, J. L. (2012). Un examen de las actitudes posteriores al 11 de septiembre hacia los árabes estadounidenses. Revista norteamericana de psicología, 14, 77–84.

Jones, J. M. (13 de mayo de 2013). El apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo se solidifica por encima del 50% en EE. UU. Política de Gallup. Obtenido de http://www.gallup.com/poll/162398/sex-marriage-support-solidifies-above.aspx

Kobrin, J. L., Patterson, B. F., Shaw, E. J., Mattern, K. D. y Barbuti, S. M. (2008). Validez del SAT para predecir el promedio de calificaciones de primer año universitario (Informe de investigación No. 2008-5). Obtenido de https://research.collegeboard.org/sites/default/files/publications/2012/7/researchreport-2008-5-validity-sat-predicting-first-year-college-grade-point-average.pdf

Lewin, T. (5 de marzo de 2014). Un nuevo SAT tiene como objetivo realinearse con el trabajo escolar. New York Times. Recuperado de http://www.nytimes.com/2014/03/06/education/major-changes-in-sat-announced-by-college-board.html.

Lowcock, E. C., Cotterchio, M., Anderson, L. N., Boucher, B. A. y El-Sohemy, A. (2013). La ingesta alta de café, pero no la cafeína, se asocia con una reducción del riesgo de cáncer de mama posmenopáusico y del receptor de estrógeno negativo, sin que el genotipo CYP1A2 modifique el efecto. Nutrición y cáncer, 65(3), 398–409. doi: 10.1080 / 01635581.2013.768348

Lowry, M., Dean, K. y Manders, K. (2010). El vínculo entre la cantidad de horas de sueño y el rendimiento académico del estudiante universitario. Sentience: Revista de psicología de pregrado de la Universidad de Minnesota, 3(Primavera), 16-19. Obtenido de http://www.psych.umn.edu/sentience/files/SENTIENCE_Vol3.pdf

Lynam, D. R., Milich, R., Zimmerman, R., Novak, S. P., Logan, T. K., Martin, C.,. . . Clayton, R. (1999). Proyecto DARE: Sin efectos a los 10 años de seguimiento. Revista de consultoría y psicología clínica, 67(4), 590–593. doi: 10.1037 / 0022-006X.67.4.590

McKie, R. (2010, 26 de junio). Chimpancés con todo: los 50 años de Jane Goodall en la jungla. El guardián. Obtenido de http://www.theguardian.com/science/2010/jun/27/jane-goodall-chimps-africa-interview

Offit, P. (2008). Autismo y falsos profetas # 8217: mala ciencia, medicina arriesgada y la búsqueda de una cura. Nueva York: Columbia University Press.

Perkins, H. W., Haines, M. P. y Rice, R. (2005). Percepción errónea de la norma universitaria sobre el consumo de alcohol y problemas relacionados: un estudio a nivel nacional sobre la exposición a la información de prevención, las normas percibidas y el abuso de alcohol por parte de los estudiantes. J. Stud. Alcohol, 66(4), 470–478.

Rimer, S. (21 de septiembre de 2008). El panel universitario pide menos enfoque en los SAT. Los New York Times. Obtenido de http://www.nytimes.com/2008/09/22/education/22admissions.html?_r=0

Ringwalt, C., Ennett, S. T. y Holt, K. D. (1991). Una evaluación de los resultados del Proyecto DARE (Educación sobre la resistencia al abuso de drogas). Investigación en educación para la salud, 6(3), 327–337. doi: 10.1093 / ella / 6.3.327

Rothstein, J. M. (2004). Predicciones de rendimiento universitario y el SAT. Revista de Econometría, 121, 297–317.

Rotton, J. y Kelly, I. W. (1985). Mucho ruido y pocas nueces sobre la luna llena: un metaanálisis de la investigación sobre la locura lunar. Boletín psicológico, 97(2), 286-306. doi: 10.1037 / 0033-2909.97.2.286

Santelices, M. V. y Wilson, M. (2010). ¿Trato injusto? El caso de Freedle, el SAT y el enfoque de estandarización del funcionamiento diferencial de los ítems. Revista de educación de Harvard, 80, 106–134.

Sears, D. O. (1986). Estudiantes de segundo año de universidad en el laboratorio: influencias de una base de datos limitada sobre la visión de la psicología social de la naturaleza humana. Revista de personalidad y psicología social, 51, 515–530.

Universidad de Tuskegee. (Dakota del Norte.). Acerca del estudio de sífilis de USPHS. Obtenido de http://www.tuskegee.edu/about_us/centers_of_excellence/bioethics_center/about_the_usphs_syphilis_study.aspx.


¿Una teoría psicológica que explica por qué la gente recuerda solo el resultado? - psicología

Crédito de la foto: Steve Snodgrass

Al pensar en los desafíos a gran escala que enfrenta el mundo hoy en día, desde el coronavirus hasta el racismo sistémico y el cambio climático, es fácil sentirse abrumado o preguntarse cómo nuestras acciones individuales pueden marcar la diferencia. Sin embargo, los investigadores que estudian la psicología positiva sugieren que, en situaciones como estas, cultivar la esperanza puede ser increíblemente poderoso: puede ayudarnos a impulsarnos hacia nuestras metas, incluso cuando las cosas parecen estresantes o inciertas. A continuación, revisaremos qué es la esperanza (y en qué se diferencia del optimismo), cómo nos beneficia y las formas de aumentar nuestros propios niveles de esperanza, así como cómo podemos fomentar la esperanza en nuestras comunidades más amplias.

¿Cómo definen los psicólogos la esperanza?

En un artículo para La conversación, el psicólogo Everett Worthington explica que & # 8220esperanza no es un optimismo pollyannaish - la suposición de que un resultado positivo es inevitable. En cambio, la esperanza es una motivación para perseverar hacia una meta o un estado final, incluso si somos escépticos de que sea probable un resultado positivo. & # 8221 En otras palabras, la esperanza no significa dar por sentado que las cosas saldrán bien, sino , la esperanza es una mentalidad que nos ayuda a trabajar hacia nuestras metas, incluso cuando enfrentamos adversidades importantes.

Según el psicólogo Charles Snyder y sus colegas, quienes desarrollaron la teoría de la esperanza, la esperanza tiene dos componentes: vías de pensamiento y agencia. El pensamiento de caminos implica poder pensar en muchas formas diferentes de lograr algo. La agencia implica estar motivado y sentirse seguro de que uno puede lograr sus objetivos. Para medir las vías del pensamiento, los psicólogos pueden preguntarle a alguien cuánto está de acuerdo con una afirmación como, & # 8220 Hay muchas formas de solucionar cualquier problema. & # 8221 Para la agencia, los psicólogos pueden pedirle a alguien que indique en qué medida están de acuerdo con afirmaciones como, & # 8220 Persigo mis metas con energía. & # 8221 (Ambas declaraciones son de Snyder & # 8217s Adult Hope Scale, que puede tomar aquí).

& # 8220 La esperanza no es un optimismo de Pollyanna, la suposición de que un resultado positivo es inevitable. En cambio, la esperanza es una motivación para perseverar hacia una meta o un estado final, incluso si somos escépticos de que sea probable un resultado positivo. & # 8221 & # 8211 Profesor Everett Worthington

¿En qué se diferencia la esperanza del optimismo?

En encuestas, los psicólogos han descubierto que la esperanza y el optimismo están relacionados (las personas más esperanzadas también tienden a ser más optimistas) pero los dos conceptos también tienen diferencias importantes.

Según Snyder y sus colegas, una diferencia importante entre la esperanza y el optimismo es la esperanza y el enfoque en la agencia. Como explica el profesor Utpal Dholakia en una publicación de blog para Psicología Hoy, las personas esperanzadas no creen simplemente que sucederán cosas buenas; creen que sus acciones pueden lograr los objetivos deseados. Debido a esto, la esperanza puede ser especialmente beneficiosa para las personas que se encuentran en situaciones estresantes o desafiantes, en situaciones en las que un buen resultado no necesariamente parece un hecho. Dholakia escribe que la esperanza es especialmente crucial & # 8220 cuando las cosas están bajas y cuando necesitamos una poderosa inyección de motivación para ayudarnos a encontrar nuevas formas de alcanzar nuestra meta y empujarnos hacia adelante hacia su logro. & # 8221

Beneficios de la esperanza

Mejor salud mental

Los psicólogos han descubierto que las personas que obtienen puntuaciones más altas en las medidas de esperanza también tienden a tener niveles más altos de bienestar. En un estudio publicado a principios de este año dirigido por la investigadora Katelyn Long de la Universidad de Harvard, los investigadores analizaron los niveles de esperanza y bienestar en una muestra de casi 13.000 participantes. Los investigadores encontraron que los participantes más esperanzados informaron niveles más altos de emociones positivas, niveles más bajos de depresión, un sentido más fuerte de propósito y significado, y menos soledad.

¿Por qué la esperanza está vinculada al bienestar? Una posibilidad sugerida por Snyder y sus colegas es que las personas esperanzadas pueden hacer frente a eventos estresantes de manera más saludable: tienen menos probabilidades de evitar el problema, pueden encontrar múltiples formas de lidiar con el problema y es más probable que lo hagan. capaz de encontrar luces plateadas en la situación. Además, es menos probable que acaben catastrofándose por la situación.

Logro académico

Dado que la esperanza nos ayuda a impulsarnos hacia nuestras metas, otro ámbito en el que la esperanza puede ser beneficiosa es en el contexto del rendimiento académico. En un estudio, los investigadores midieron los niveles de esperanza de los estudiantes universitarios cuando comenzaron la universidad y luego siguieron a los estudiantes durante los siguientes seis años. Descubrieron que los estudiantes más esperanzados obtenían un GPA más alto, tenían más probabilidades de graduarse y tenían menos probabilidades de abandonar los estudios.

Mejor salud física

La esperanza también parece tener beneficios para la salud física. La esperanza puede ayudar a las personas a adoptar hábitos saludables: por ejemplo, Snyder y sus colegas informan que las personas que tienen más esperanzas tienen más probabilidades de hacer ejercicio. Un artículo de 2017 encontró que la esperanza también parece estar relacionada con niveles más altos de satisfacción con la vida en personas con enfermedades crónicas.

La evidencia adicional del vínculo entre la esperanza y la salud física proviene del estudio de Long y sus colegas. Los participantes que tenían niveles más altos de esperanza al comienzo del estudio tenían menos probabilidades de ser diagnosticados con cáncer o desarrollar dolor crónico. Los investigadores incluso encontraron que los niveles más altos de esperanza estaban relacionados con un menor riesgo de mortalidad, lo que sugiere que las personas esperanzadas pueden vivir más tiempo.

Cómo tener más esperanza

Esperanza en tiempos de adversidad

Los psicólogos han descubierto que hay muchas formas en las que podemos trabajar para mantener la esperanza en situaciones estresantes y abrumadoras. Quizás el primer paso sea reconocer la realidad de que siempre hay esperanza. Déjame repetir eso: siempre hay esperanza, no importa cuán difícil o terrible pueda parecer una situación. Los pensamientos y sentimientos relacionados con la desesperanza casi siempre están ligados a algún tipo de distorsión cognitiva que está sesgando la realidad, siendo la más común lo que se conoce como "Adivinación" o "Saltar a conclusiones". Este tipo de distorsión cognitiva implica hacer una predicción negativa sobre el futuro, incluso cuando los hechos no justifican tal conclusión, y estar convencido de que esta predicción es un hecho establecido. (Un ejemplo de este tipo de distorsión cognitiva podría ser alguien que comete un pequeño error en el trabajo y asume que será despedido como resultado, a pesar de que su jefe ha sido razonable y comprensivo cuando sus compañeros de trabajo han cometido errores similares).

Incluso en circunstancias extremas, como ser diagnosticado con una enfermedad terminal, la esperanza puede seguir desempeñando un papel importante. El hecho es que nadie, ni siquiera los mejores médicos, puede predecir el curso exacto que podría tomar la enfermedad. Por ejemplo, hay miles de ejemplos de personas que desafían todas las probabilidades y entran en remisión, o viven mucho más tiempo de lo esperado. Psiquiatra y autor de best-sellers de El manual de sentirse bien, David Burns, señala que la esperanza también puede promover el bienestar entre las personas que han recibido un diagnóstico terminal. Burns explora esta misma experiencia con una mujer que conoce bien que acaba de ser diagnosticada con cáncer de pulmón en etapa 4 en el transcurso de una sesión de terapia en vivo, ella emerge mucho más optimista y positiva que cuando comenzó, incluso en medio de la inquietante incertidumbre de su diagnóstico. .

Es importante recordar que la pérdida de la esperanza es el resultado de una distorsión cognitiva, una forma sesgada de ver una situación basada en lo que uno ha aprendido en el pasado (que puede ser en parte alimentado por un desequilibrio bioquímico que requiere tratamiento). La esperanza tiene que ver con el futuro y, técnicamente hablando, permanece abierta y llena de posibilidades. Sí, existen limitaciones a lo largo de la vida, pero también hay muchas más opciones creativas por descubrir. Nunca olvides eso.

Herramientas para cultivar la esperanza

El profesor de psicología Everett Worthington recomienda buscar medios de inspiración (como un podcast favorito) y encontrar & # 8220 héroes de la esperanza & # 8221 a los que acudir cuando & # 8217 nos sintamos estancados o sin inspiración: da los ejemplos de Nelson Mandela y Katherine Johnson, la matemática quien inspiró la película Figuras ocultas. (También puede comenzar a compilar una lista de medios inspiradores y escribir sus héroes de la esperanza ahora, para que estén disponibles para consultarlos más adelante). Lea (o escuche) cómo estas personas enfrentaron y superaron la adversidad contra todo pronóstico. Pensará y se sentirá diferente después.

Cuando se sienta estresado o abrumado, tenga en cuenta que la construcción de esperanza puede comenzar con pequeños pasos. En una publicación de blog para Psicología Hoy, la psicóloga Karyn Hall sugiere dividir un problema en pasos pequeños y manejables, y nos recuerda que estos pequeños pasos se suman. También nos recuerda que las actividades sencillas, como tender la cama, pueden ayudarnos a sentirnos más seguros y en control.

También es importante recordar que generar esperanza no es algo que deba hacer solo; la psicoterapia puede ayudar a desafiar las distorsiones cognitivas y reemplazarlas con formas de pensar más adaptativas y esperanzadoras. Snyder y sus colegas sugieren que, independientemente del tipo de terapia que se practique, una de las razones por las que la terapia funciona es porque aumenta la esperanza: un terapeuta trabaja para ayudar a su cliente a encontrar nuevas formas de afrontar sus problemas y encontrar la motivación y la confianza para trabajar sus metas.

Ayudar a otros a tener esperanza

Según Snyder y sus colegas, la teoría de la esperanza no se aplica únicamente a los individuos; también se puede utilizar para comprender a los grupos. Cuando nos enfrentamos a problemas sociales urgentes, aumentar la esperanza puede ser beneficioso para lograr un cambio en la comunidad en general. Por ejemplo, la profesora de educación Sarah Stitzlein señala que es importante que los maestros inculquen un sentido de esperanza política entre los estudiantes ayudándolos a aprender sobre problemas del mundo real y a encontrar formas de desafiar el status quo. Ella da el ejemplo de los estudiantes de Parkland, que presionaron por un cambio después de la tragedia en su escuela.

Es importante destacar que trabajar para lograr un cambio para ayudar a otros también puede hacernos sentir más esperanzados. La escritora Anne Lamott escribe que trabajar por causas ambientales puede contrarrestar la sensación de abrumador que podemos sentir cuando pensamos en problemas a gran escala como el cambio climático. Lamott explica que & # 8220 al aparecer con la esperanza de ayudar a otros, tengo la garantía de que la esperanza está presente. Entonces mi propia esperanza aumenta. Al crear esperanza para los demás, termino inundado de cosas ". Del mismo modo, en una publicación de blog para Psicología Hoy, Philip Zimbardo y Rosemary Sword sugieren que una forma de tener más esperanza es ayudar a los demás y presionar por el cambio social (por ejemplo, ofreciéndose como voluntario, llamando a sus representantes electos para que expresen su apoyo a causas que son importantes para usted o asistiendo a marchas políticas) .

& # 8220Al aparecer con la esperanza de ayudar a otros, tengo la garantía de que la esperanza está presente. Entonces mi propia esperanza aumenta. Al crear esperanza para los demás, termino inundado de cosas ". & # 8211 Anne Lamott

Leer sobre las sugerencias de Lamott, Sword y Zimbardo & # 8217 me hizo pensar en uno de mis propios héroes de la esperanza: Leslie Knope, del programa. Parques y Recreación. En un episodio, Leslie solicita una subvención del gobierno federal para limpiar un río en su ciudad, solo para descubrir que no puede & # 8217t reunirse con nadie en persona sobre su solicitud, se le pide que deje su solicitud en un contenedor con muchas otras aplicaciones. En lugar de esperar a saber si su solicitud de subvención fue aprobada, Leslie se hace cargo de la situación: reserva un tiempo semanal y comienza a limpiar el río por su cuenta. Para mí, esta historia parece ser el núcleo de lo que es la esperanza. El optimismo puede significar simplemente confiar en que la subvención será financiada, pero la esperanza significa estar motivado para encontrar un Plan B o un Plan C si las cosas no funcionan como se pretendía originalmente. En este contexto, trabajar para fomentar sentimientos de esperanza en situaciones de estrés e incertidumbre no solo aumenta nuestro propio bienestar, sino que nos ayuda a sentirnos capacitados para trabajar hacia un futuro mejor.

Tenga en cuenta: si se encuentra en una crisis, comuníquese con elLínea Nacional de Prevención del Suicidio al número de teléfono de EE. UU. 1-800-273-8255Línea de texto de crisis oBefrienders en todo el mundo. El contenido proporcionado aquí y en todo HealthyPsych.com es solo para fines informativos y no pretende ser un consejo médico. Consulte directamente con su proveedor médico sobre sus necesidades específicas.

Fuentes y lecturas adicionales:

  • Alarcón, G. M., Bowling, N. A. y Khazon, S. (2013). Grandes expectativas: un examen metaanalítico del optimismo y la esperanza. Personalidad y diferencias individuales, 54(7), 821-827. https://doi.org/10.1016/j.paid.2012.12.004
  • Burns, David (7 de agosto de 2017). Terapia en vivo con Marilyn, parte 1, la noche oscura del alma.https://feelinggood.com/2017/08/07/049-live-session-marilyn-testing-empathy-part-1/
  • Dholakia, U. (2017, 26 de febrero). ¿Cuál es la diferencia entre optimismo y esperanza? Psicología Hoy. https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-science-behind-behavior/201702/whats-the-difference-between-optimism-and-hope
  • Hall, K. (2015, 19 de abril). Encontrando esperanza. Psicología Hoy. https://www.psychologytoday.com/us/blog/pieces-mind/201504/finding-hope
  • Lamott, A. (octubre de 2018). "Preséntese con esperanza": el plan de Anne Lamott para enfrentar la adversidad. National Geographic. https://www.nationalgeographic.com/magazine/2018/10/embark-essay-anne-lamott-hope-adversity-conflict-climate-change/
  • Long, K. N., Kim, E. S., Chen, Y., Wilson, M. F., Worthington Jr, E. L. y VanderWeele, T. J. (2020). El papel de la esperanza en la salud y el bienestar posteriores de los adultos mayores: un enfoque longitudinal de todos los resultados. Epidemiología global, 100018. https://doi.org/10.1016/j.gloepi.2020.100018
  • Schiavon, C. C., Marchetti, E., Gurgel, L. G., Busnello, F. M. y Reppold, C. T. (2017). Optimismo y esperanza en las enfermedades crónicas: una revisión sistemática. Fronteras en psicología, 7, 2022. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2016.02022/full
  • Snyder, C. R., Rand, K. L. y Sigmon, D. R. (2002). Teoría de la esperanza: miembro de la familia de la psicología positiva. En C.R. Snyder & amp S.J. López (Eds.), Manual de psicología positiva (págs. 257-276). Prensa de la Universidad de Oxford. https://www.oxfordhandbooks.com/view/10.1093/oxfordhb/9780199399314.001.0001/oxfordhb-9780199399314-e-3
  • Stitzlein, S. (30 de enero de 2019). Enseñando esperanza durante la temporada de campaña 2020. La conversación. https://theconversation.com/teaching-hope-during-the-2020-campaign-season-110067
  • Sword, R. K. M. y Zimbardo, P. (2017, 31 de enero). 3 formas de mantener la esperanza. Psicología Hoy. https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-time-cure/201701/3-ways-stay-hopeful
  • Worthington, E. (2020, 18 de marzo). Cómo la esperanza puede mantenerte más saludable y feliz. La conversación. https://theconversation.com/how-hope-can-keep-you-healthier-and-happier-132507

Acerca de este Contributor: Elizabeth Hopper recibió su doctorado en psicología de la Universidad de California, Santa Bárbara, donde realizó una investigación sobre psicología positiva y gratitud. Antes de asistir a UCSB, recibió su licenciatura en Psicología y Estudios de Paz y Conflictos de UC Berkeley y trabajó en un laboratorio de investigación en UC San Francisco estudiando psicología de la salud. Sus intereses de investigación incluyen gratitud, emociones positivas, relaciones cercanas y salud. When she’s not writing about psychology, Elizabeth can often be found exploring the Bay Area and spending time with her dog, Luna. In addition to HealthyPsych, Elizabeth’s writing has also been published by the Greater Good Science Center.


Justice Motivation

Why do people care about justice? Psychologists interested in answering this question often approach it in terms of motivation. When a person demonstrates a need or desire to reach a goal, others say he or she is motivated. In motivational terms, people care about justice because of a need they have to experience justice in their own lives and in their social world. Where does the need for justice come from? Interestingly, psychological research has suggested a number of possible origins that fall into two categories depending on the goal involved.

Some scholars argue that justice is an ultimate goal people can have, an end unto itself. In this case, the need for justice is understood to be a distinct motive that cannot be reduced to other motives, such as self-interest. This is important because it raises the possibility that people may sometimes be motivated to achieve justice at the expense of self-interest. The ultimate goal approach to justice motivation is the one that argues that it is psychologically meaningful to talk about a distinct justice motive.

The second approach to justice motivation assumes that when people demonstrate a need for justice, they do so as a means to arriving at another goal. In other words, justice is an instrumental rather than ultimate goal. This would be the case, for instance, if people believe that complying with justice rules will help maximize their outcomes: “If everybody plays by the rules, we’ll all get what we want.” The instrumental goal perspective on justice motivation means that when people appear to have a need for justice, that need is derivative of another need or concern. The list of needs people have that can give rise to a secondary concern with justice continues to grow, with self-interest arguably at the top of the list. A number of psychological justice theories assume that self-interest is a central goal that people are trying to achieve the theories differ on whether self-interest motivation is pursued for self-gains in the short term or the long term. The short-term view is that people will behave justly when it is in their self-interest to do so and unjustly when it is not. The longer-term view points out that self-interest needs must be met in the context of ongoing relations with others, which gives rise to a social exchange view of justice and self-interest. If people enter into relations with others motivated to gain resources over time, it is in their self-interest to commit to social exchange (justice) rules that govern how resources will be distributed and what processes will be used to make decisions.

Other, less-resource-oriented theories suggest that people’s need for justice arises from other concerns, such as a desire to be regarded positively by others, the need for control, concerns associated with uncertainty, and a basic concern with morality. Examination of these various perspectives is beyond the scope of this entry, but their number and diversity highlights the complexity of justice motivation. Thus, when someone expresses a concern about justice, it is useful to remember that his or her concern may reflect a basic need for justice or derive from another concern, such as increasing the chances of getting what he or she wants or getting respectful treatment from others in order to feel valued.


Scientific Versus Everyday Reasoning

Each day, people offer statements as if they are facts, such as, “It looks like rain today,” or, “Dogs are very loyal.” These conclusions represent hypotheses about the world: best guesses as to how the world works. Scientists also draw conclusions, claiming things like, “There is an 80% chance of rain today,” or, “Dogs tend to protect their human companions.” You’ll notice that the two examples of scientific claims use less certain language and are more likely to be associated with probabilities. Understanding the similarities and differences between scientific and everyday (non-scientific) statements is essential to our ability to accurately evaluate the trustworthiness of various claims.

Scientific and everyday reasoning both employ induction: drawing general conclusions from specific observations. For example, a person’s opinion that cramming for a test increases performance may be based on her memory of passing an exam after pulling an all-night study session. Similarly, a researcher’s conclusion contra cramming might be based on studies comparing the test performances of people who studied the material in different ways (e.g., cramming versus study sessions spaced out over time). In these scenarios, both scientific and everyday conclusions are drawn from a limited sample of potential observations.

The process of induction, alone, does not seem suitable enough to provide trustworthy information—given the contradictory results. What should a student who wants to perform well on exams do? One source of information encourages her to cram, while another suggests that spacing out her studying time is the best strategy. To make the best decision with the information at hand, we need to appreciate the differences between personal opinions and scientific statements, which requires an understanding of science and the nature of scientific reasoning.

There are generally agreed-upon features that distinguish scientific thinking—and the theories and data generated by it—from everyday thinking. A short list of some of the commonly cited features of scientific theories and data is shown in Table 1.

Table 1. Features of good scientific theories (Kuhn, 2011)

One additional feature of modern science not included in this list but prevalent in scientists’ thinking and theorizing is falsifiability, a feature that has so permeated scientific practice that it warrants additional clarification. In the early 20th century, Karl Popper (1902-1994) suggested that science can be distinguished from pseudoscience (or just everyday reasoning) because scientific claims are capable of being falsified. That is, a claim can be conceivably demonstrated to be untrue. For example, a person might claim that “all people are right handed.” This claim can be tested and—ultimately—thrown out because it can be shown to be false: There are people who are left-handed. An easy rule of thumb is to not get confused by the term “falsifiable” but to understand that—more or less—it means testable.

On the other hand, some claims cannot be tested and falsified. Imagine, for instance, that a magician claims that he can teach people to move objects with their minds. The trick, he explains, is to truly believe in one’s ability for it to work. When his students fail to budge chairs with their minds, the magician scolds, “Obviously, you don’t truly believe.” The magician’s claim does not qualify as falsifiable because there is no way to disprove it. It is unscientific.

Popper was particularly irritated about nonscientific claims because he believed they were a threat to the science of psychology. Specifically, he was dissatisfied with Freud’s explanations for mental illness. Freud believed that when a person suffers a mental illness it is often due to problems stemming from childhood. For instance, imagine a person who grows up to be an obsessive perfectionist. If she were raised by messy, relaxed parents, Freud might argue that her adult perfectionism is a reaction to her early family experiences—an effort to maintain order and routine instead of chaos. Alternatively, imagine the same person being raised by harsh, orderly parents. In this case, Freud might argue that her adult tidiness is simply her internalizing her parents’ way of being. As you can see, according to Freud’s rationale, both opposing scenarios are possible no matter what the disorder, Freud’s theory could explain its childhood origin—thus failing to meet the principle of falsifiability.

Karl Popper was an influential thinker regarding scientific theory and reasoning. [Image: Lucinda Douglas-Menzies, https://goo.gl/uuqxCe]

Popper argued against statements that could not be falsified. He claimed that they blocked scientific progress: There was no way to advance, refine, or refute knowledge based on such claims. Popper’s solution was a powerful one: If science showed all the possibilities that were not true, we would be left only with what is true. That is, we need to be able to articulate—beforehand—the kinds of evidence that will disprove our hypothesis and cause us to abandon it.

This may seem counterintuitive. For example, if a scientist wanted to establish a comprehensive understanding of why car accidents happen, she would systematically test all potential causes: alcohol consumption, speeding, using a cell phone, fiddling with the radio, wearing sandals, eating, chatting with a passenger, etc. A complete understanding could only be achieved once all possible explanations were explored and either falsified or not. After all the testing was concluded, the evidence would be evaluated against the criteria for falsification, and only the real causes of accidents would remain. The scientist could dismiss certain claims (e.g., sandals lead to car accidents) and keep only those supported by research (e.g., using a mobile phone while driving increases risk). It might seem absurd that a scientist would need to investigate so many alternative explanations, but it is exactly how we rule out bad claims. Of course, many explanations are complicated and involve multiple causes—as with car accidents, as well as psychological phenomena.


What Is Self-Efficacy?

Sometimes self-efficacy can often be confused with self-esteem because it is an optimistic belief in ourselves. When we believe in our competences, chances of completing a task to a high level, or produce a favorable outcome, we become more likely to achieve those outcomes.

Self-efficacy is important because of the power of our own beliefs. It is a huge determining factor in our futures because if you believe in yourself, you are much more likely to be successful than if you don’t.

Self-efficacy can affect you in one of two ways. You may have too much and overestimate yourself, or you may have too little and can achieve more than you think. By aligning your beliefs with your tasks, you have a higher chance of working more effectively and to a higher standard.


5 Reasons Psychology Is Important For Everyone

I recall periods in my childhood when the word therapy and therapist began floating in and out of my vocabulary. For whatever reason, growing up in Ireland therapy/counselling/psychotherapy were only for "crazy people" or at least we were conditioned to think that way. Sure, why would you confess all and become vulnerable to a stranger?

I started to read a book called Broken Open by Elizabeth Lesser and she constructed an argument that resonated with me. It does not really matter if your childhood was very traumatic or easy flowing or very happy. By the nature of life and its stages we all suffer, grieve, suppress and avoid. It is part of the nature of who we are as humans furthermore, the sooner we realize psychological health is just as pertinent as physical health the depth to which we experience life and other people will drastically change.

Here are five reasons psychology is important for everyone.

1. Well-being

Psychological well being is having satisfaction and overall contentment with all segments of your life. The tricky part about well being is that one might feel as if "they have life figured out" not realizing that we continuously need to focus on self growth, self acceptance and our overall development as a person. This might mean some uncomfortable reflections but in the end they will be key to helping us grow. We are constantly experiencing different thoughts, emotions and behaviours within ourselves and then integrate them into a wider society so psychological well-being should be like our homework of life. You cant claim you have everything in life figured out when you can not remember the last time you self reflected and made room for change or growth.

2. Friendships

There are several explanations as to why we choose friends along the pathway of life. The psychological understanding is that we don't only select friends because of who they are but we select them because they love and accept us for who we really are. Friends bring things to the table like honesty, loyalty and truth all of which need constant work attention and involve a lot of risk and vulnerability. We attach to others in secure or anxious ways which explains why some friends can have a negative effect on each other as opposed to the healthy positive friendships. Friends come and go throughout life and only you can be the person to determine that decision. Psychology plays a pivotal role in friendships and the shift of focusing on ourselves first before the friend or friendships can answer many problem friendships face on everyday.

If you ever think that a job interview is based on what university you graduated from you might need to think again. Executive recruiters from all over the world use psychologically tests as a final say to the person getting the position or not. Within these tests employers use methods like "The Big Five Personality Trades" which are (1) Openness, (2) Conscientiousness, (3) Extraversion, (4) Agreeableness and (5) Neuroticism. It sounds daunting at first but these are all traits that apply to us and human nature.

In 2017 the connections between psychology and success cannot be overlooked as Dr. Joyce Brothers said "Success is a state of mind. If you want success, start thinking of yourself as a success." Maybe that uncomfortable self reflection might be 10 thousands dollars difference to your yearly salary.

Centuries ago ancient philosophers had different theories about love and human romance even before psychology had its own theories. If we want to encounter love we ought to be aware love it is connected to ones feelings, behaviours, and attitudes. We can't avoid looking inwards as the very nature of a relationship opens us up to the point we become vulnerable naturally. There is no avoiding psychology in a romantic relationship. Love is both a strong emotional connection and physical connection that always requires reflection of the self and the another. If a man for example loved his wife more than he loved himself he's dependent on another being to experience love as opposed to loving himself first and setting the standards to which he needs to be loved.

5. Expectations

If you have not read the book Great Expectations by Charles Dickens it may be worth a read. The book delves into expectations verses reality and highlights the truth around how much we expect of other humans throughout the lifespan. For years psychology focused on expectations proving that they lead people to unhappiness and lead to a great deal of pain and dissatisfaction. Constant high expectations of oneself might be detrimental as it sets people up for disappointment. The hardest part to grasp is if the outcome sucks we really only have ourselves to blame for expecting so much to begin with. Just like we can place high expectations on ourselves we can project that onto family, friends and loved ones. The key is we cant control another persons actions and the only reality we have some say on is our own, even that can be limited. According to Shakespeare "Expectation is the root of all heartache."


Overview of Social Cognitive and Self-Efficacy Theories

Social Cognitive Theory proposes that individuals do not simply respond to environmental influences, but rather they actively seek and interpret information (Nevid, 2009). Individuals “function as contributors to their own motivation, behavior, and development within a network of reciprocally interacting influences” (Bandura, 1999, p. 169). Although Social Cognitive Theory covers many topics such as moral judgment and physiological arousal, research has been primarily focused on self-efficacy, or the beliefs regarding one's capabilities of successfully completing tasks or goals (Locke & Latham, 2002).

According to Bandura (2005), social cognitive theory takes on an agent-like perspective to change, development and adaptation. Bandura describes an agent as someone who intentionally influences one’s functioning and life circumstances “In this view, people are self organizing, proactive, self-regulating, and self-reflecting. They are contributors to their life circumstances not just products of them” (Bandura, 2005, p. 1).

Self-Efficacy was developed by Albert Bandura’s as part of a larger theory, the Social Learning Theory (Ashford & LeCroy, 2010), which has progressed into the Social Cognitive Theory (Levin, Culkin, & Perrotto, 2001). Social Cognitive Theory was presented by Bandura in response to his dissatisfaction with the principles of behaviorism and psychoanalysis. In these two theories, the role of cognition in motivation and the role of the situation are largely ignored (Bandura, 1977 as cited in Redmond, 2010). "Unidirectional environmental determinism is carried to its extreme in the more radical forms of behaviorism" but humanists and existentialists, who stress the human capacity for conscious judgment and intentional action, contend that individuals determine what they become by their own free choices.

Most psychologists find conceptions of human behavior in terms of unidirectional personal determinism as unsatisfying as those espousing unidirectional environmental determinism. To contend that mind creates reality fails to acknowledge that environmental influences partly determine what people attend to, perceive, and think" (Bandura, 1978, pp.344-345).

Social Cognitive Theory

Albert Bandura's Social Cognitive Theory emphasizes how cognitive, behavioral, personal, and environmental factors interact to determine motivation and behavior (Crothers, Hughes, & Morine, 2008). According to Bandura, human functioning is the result of the interaction among all three of these factors (Crothers et al., 2008), as embodied in his Triadic Reciprocal Determinism model (Wood & Bandura, 1989). While it may seem that one factor is the majority, or lead reason, there are numerous factors that play a role in human behavior. Furthermore, the influencing factors are not of equal strength, nor do they all occur concurrently (Wood & Bandura, 1989). For example, employee performances (behavioral factors) are influenced by how the workers themselves are affected (cognitive factors) by organizational strategies (environmental factors). The figure below illustrates Triadic Reciprocal Determinism as portrayed by Wood and Bandura (1989).


Ver el vídeo: Intro to Psychology: Crash Course Psychology #1 (Agosto 2022).