Información

¿Sobreestima la constancia del color?

¿Sobreestima la constancia del color?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Considere que tengo algunas referencias de blanco a amarillento, y las miro con 2 luces diferentes: una luz de color frío (blanco / ~ 6500k) y una luz de color cálido (amarillo / ~ 3500k). En primer lugar, intuitivamente, pensé que percibiría los más blancos como más amarillos en la luz amarilla, pero no lo hago, de hecho, es lo contrario: veo los más amarillos más blancos en la luz amarilla.

¿Qué significa? ¿Significa que los mecanismos de constancia del color de los humanos se dan cuenta de que hay una luz amarilla y tratan de ajustar el cerebro para que yo perciba la materia amarillenta como blanca? Si es así, ¿cómo es que los que son intrínsecamente amarillentos todavía se perciben como blancos? ¿Sobreestima el mecanismo de constancia del color cuánto corregir?


La constancia del color solo funciona si la iluminación incidente contiene un rango de longitudes de onda. Las diferentes células cónicas del ojo registran rangos diferentes pero superpuestos de longitudes de onda de la luz reflejada por cada objeto de la escena. A partir de esta información, el sistema visual intenta determinar la composición aproximada de la luz iluminante. Luego, esta iluminación se descuenta para obtener el "color verdadero" o reflectancia del objeto: las longitudes de onda de la luz que refleja el objeto. Esta reflectancia determina en gran medida el color percibido.

Fuente

También se sabe que la constancia del color de los humanos está sujeta a diferencias individuales. La percepción de pintores como Claude Monet, pero también las fotografías de paisajes, ilustran que los procesos de atención y aprendizaje juegan un papel al realizar la constancia del color.

Anya Hurlbert: Visión del color: ¿Es real la constancia del color? Curr Biol. 9 (15): 1999: R558-561, artículo de revisión


La constancia del color y la teoría de la visión del color de Retinex

Las teorías anteriores carecen de una explicación de un aspecto fundamental de la percepción del color: la constancia del color. Este concepto se refiere al hecho de que el color que los humanos perciben de un objeto no es simplemente una función de las longitudes de onda reflejadas.

Por ejemplo, cuando ves tu habitación al amanecer, la luz no es la misma que al mediodía. Las longitudes de onda cambian. Sin embargo, percibes el mismo color. La pared de tu habitación puede parecer más o menos oscura dependiendo de la luz. Sin embargo, sabe que su color no ha cambiado.

Así, la constancia del color “es la tendencia de un objeto a permanecer del mismo color a pesar de grandes cambios en la longitud de onda de la luz que refleja (Pinel, 2012)”. De hecho, le proporciona una función adaptativa en su capacidad para distinguir algunos objetos de otros. El color cambiaría cada vez que lo hace la iluminación si no fuera así.

Teoría de retinex

Esta teoría de Land (1977) sostiene que “el color de un objeto está determinado por su reflectancia (la proporción de luz de diferentes longitudes de onda reflejada por una superficie)”.

Siguiendo esta teoría, Hurlbert y Wolf (2004) afirman que “el sistema visual calcula la reflectancia de las superficies”. De esta manera, una persona percibe los colores comparando la luz reflejada por superficies adyacentes cercanas en al menos tres bandas de diferentes longitudes de onda: corta, media y larga.

En otras palabras, el sistema visual puede calcular las longitudes de onda que refleja una superficie. Seguirá percibiendo el mismo color, a pesar de cualquier cambio en la iluminación. No importa si un objeto recibe más o menos luz, su color no cambiará para los humanos.

Shapely y Hawken (2002) afirman que la teoría de Land es importante porque implica la existencia de un tipo de neuronas corticales involucradas en la visión del color.


Anatomía de las vías visuales y defectos de campo

Percepción del color

La percepción del color a menudo se degrada en áreas de los campos visuales que corresponden a un defecto de campo parcial. Por ejemplo, se puede demostrar un escotoma para el azul o el rojo cuando la visión de los blancos blancos aún es buena. Debido a que las lesiones quiasmáticas y del nervio óptico a menudo afectan las fibras maculares, la lectura monocular de las placas de Ishihara o similares puede ser defectuosa en el lado de la lesión. Sin embargo, las placas de Ishihara generalmente tienen poca sensibilidad para la discromatopsia adquirida. La pérdida de la visión del color suele ser paralela a la pérdida de la agudeza visual (p. Ej., En la neuropatía óptica isquémica), pero en la neuritis óptica, la visión del color puede ser mucho peor. En la neuritis óptica, la sensibilidad cromática se ve más afectada que la sensibilidad a la luminancia.

El deterioro de la percepción del color también ocurre con lesiones en las vías visuales posteriores. Un defecto del campo visual para el rojo puede delatar la presencia de una lesión cuando los campos para los estímulos blancos están llenos. Los pacientes con lesiones bilaterales de la región occipital inferomedial a menudo tienen daltonismo con agudeza visual normal.


Explicando la constancia del color

El cerebro utiliza información espectral de ondas de luz (su mezcla de longitudes de onda) para ayudar en la identificación de objetos. Esto funciona porque cualquier objeto determinado absorberá algunas longitudes de onda de la fuente de luz (el iluminante) y reflejará otras. Por ejemplo, las plantas se ven verdes porque absorben longitudes de onda cortas y largas, pero reflejan longitudes de onda en el medio del espectro visible.

En ese sentido, las plantas, que realizan la fotosíntesis para satisfacer sus necesidades energéticas, son paneles solares ineficaces: no absorben todas las longitudes de onda del espectro visible. Si lo hicieran, serían negros. Entonces, esta información es valiosa, ya que permite al cerebro inferir la identidad del objeto y ayudar con el análisis de imágenes: los objetos diferentes pero adyacentes generalmente tienen diferentes propiedades y perfiles de reflectancia. Pero esta tarea se complica por el hecho de que la mezcla de longitudes de onda reflejadas en un objeto depende de la mezcla de longitudes de onda que emana de la fuente de luz en primer lugar.

En otras palabras, el cerebro necesita tener en cuenta la iluminación al determinar el color del objeto. De lo contrario, la identidad del objeto no sería constante: el mismo objeto se vería diferente dependiendo de la fuente de iluminación. Las fuentes de iluminación pueden contener mezclas de longitudes de onda dramáticamente diferentes, p. Ej. luz incandescente con la mayor parte de la energía en las longitudes de onda largas frente a los LED de luz fría con un pico en las longitudes de onda cortas.

Este no es un problema reciente debido a la invención de la iluminación artificial. A lo largo del día, el contenido espectral de la luz del día cambia, p. Ej. el contenido espectral de la luz solar es diferente al mediodía que al final de la tarde. Si los organismos que perciben el color no tuvieran esto en cuenta, el mismo objeto se vería de un color radicalmente diferente en diferentes momentos del día. Entonces, tales organismos deben descontar el iluminante, como se ilustra aquí:

Los detalles de cómo ocurre este proceso fisiológicamente aún se están resolviendo, pero sabemos que sucede. Por supuesto, también hay otros factores que intervienen en la corrección constante del color de la imagen realizada por el organismo. Por ejemplo, si conoce el "color verdadero" de un objeto, esto anulará en gran medida otras consideraciones. Intente iluminar las fresas con un puntero láser verde. La luz que rebota en las fresas contendrá poca o ninguna longitud de onda larga, pero las fresas aún se verán rojas para ti porque sabes que las fresas son rojas. Independientemente de estas consideraciones, sabemos que la constancia del color importa bastante, incluso en términos de iluminación asumida en el caso de #thedress, cuando la fuente de iluminación está mal definida:

Por supuesto, las cosas pueden no ser tan sencillas como eso. No siempre quedará perfectamente claro qué es el iluminante. En ese caso, el cerebro hará suposiciones para eliminar la ambigüedad. Una suposición justa sería que es como el tipo de iluminante que más se ha visto. En la mayor parte de la historia de la humanidad, y tal vez incluso en la actualidad, eso significa luz solar. En otras palabras, se podría esperar que los humanos asumieran la iluminación a lo largo del eje de la luz del día (durante el día), lo que significa iluminación de longitud de onda corta, lo que podría explicar el hecho de que la mayoría de las personas informaron que vieron el vestido como blanco y dorado.

Este artículo apareció originalmente en Pascal & # 8217s Pensées. Para acceder al artículo original, haga clic aquí.

Leer más de Pascal en SciTech Connect:

Sobre el Autor

Pascal Wallisch recibió su doctorado en la Universidad de Chicago y es becario postdoctoral en el Centro de Ciencias Neurales de la Universidad de Nueva York. Sus intereses de investigación incluyen Psicología, Neurociencia, Neurociencia Cognitiva, Neuropsicología, Neurociencia Computacional, Psicofisiología, Neurociencia Sensorial, Psicofísica, Neurofilosofía, Percepción (Psicología), Neurociencia de Sistemas, Neuroingeniería, Psicometría y Neuropsicología (Biología).

¡Asegúrate de verlo en Twitter @Pascallisch! El Dr. Wallisch es coautor de MATLAB para neurocientíficos, segunda edición que está disponible para su compra en la tienda Elsevier con un descuento del 30%. ¡Simplemente use el código de descuento & # 8220STC215 & # 8221 al finalizar la compra y ahorre!


Cómo funciona el proceso de color del oponente

El proceso de color del oponente funciona a través de un proceso de respuestas excitadoras e inhibidoras, con los dos componentes de cada mecanismo opuestos entre sí.

Por ejemplo, el rojo crea una respuesta positiva (o excitadora) en una célula, mientras que el verde crea una respuesta negativa (o inhibitoria). Cuando esta célula se activa, le dice a nuestro cerebro que estamos viendo rojo. Mientras tanto, hay una célula oponente que obtiene una respuesta positiva a las longitudes de onda de la luz verde y una respuesta inhibidora al rojo. En otras palabras, estos dos tipos de células en un complejo receptor rojo-verde no se pueden activar al mismo tiempo.


También podría gustarte

Creo que debido a la capacidad del cerebro humano para tener una constancia precisa del color en nuestra visión, esto en realidad lleva a que los humanos den por sentado los diferentes tipos de color que están disponibles en el cielo durante diferentes momentos del día. Como fotógrafo, aprenderá que necesita poder mirar al cielo y comprender qué tipo de luz está disponible.

La ilusión de la constancia del color es fuerte y creo que va a mostrarles cuánto están operando los cambios en la visión que tenemos que hacer, cosas como alucinaciones, distorsiones visuales y deficiencias ópticas son solo algunos de los ejemplos de cómo nuestro cerebro puede distorsionar. la forma en que vemos el mundo.

Básicamente, creo que es sorprendente que la mente humana sea capaz de mirar un objeto del mismo color que está dividido entre dos tipos diferentes de luz disponible y pueda interpretar ese color proveniente de las diferentes superficies del mismo objeto.

Esto le muestra el poder del cerebro humano y su capacidad para procesar imágenes en color que llegan a nuestros ojos. La percepción del color es absolutamente necesaria en la vida y aquellos que sufren de daltonismo tienen la desventaja automática de poder discernir los objetos correctamente. GraniteChief 19 de octubre de 2010

@youbiKan, tiene razón en su análisis de la incapacidad de la mayoría de las cámaras para detectar con precisión la constancia del color como lo hacen el ojo y la mente humanos. Sin embargo, la ciencia de la visión, así como los avances en la tecnología y la teoría de la visión del color, los fabricantes se están acercando a la capacidad de una cámara para detectar con precisión el balance de blancos automático.

Algunos fabricantes están mucho más por delante del juego en esta área del mercado, sin embargo, la mayoría de los consumidores están satisfechos con la configuración automática que sale del campus en estos días. youbiKan 19 octubre 2010

El concepto de constancia del color se puede entender fácilmente en términos de fotografía. La capacidad de nuestros ojos para ver la constancia del color se refiere al hecho de que las cámaras no pueden interpretar diferentes tipos de colores en diferentes tipos de luz. Debido a esta limitación tecnológica, las cámaras deben tener un ajuste de balance de blancos que se seleccione apropiadamente para el tipo de luz disponible en la situación en la que estaba fotografiando.

Las imágenes en color creadas por cámaras digitales son muy susceptibles al cambio de color y a la incapacidad de la cámara para crear un análisis de color preciso de la luz que entra en la lente y en el sensor. Se deja a la capacidad humana poder comprender el color para que el procesamiento del color de las imágenes digitales sea preciso.


¿Sobreestima la constancia del color? - psicología

Figura 3.6. Cnuestra constancia es una forma de constancia perceptiva mediante la cual vemos que todos los cuadrados rojos representados en esta escena tienen el mismo color de objeto, aunque las áreas de la imagen que los representan tienen colores diferentes. Otras formas de constancia perceptiva incluyen constancia de forma, por lo que vemos las formas como cuadrados, aunque ninguna de las áreas de la imagen sea cuadrada, y constancia de tamaño, por lo que vemos que todas las formas tienen el mismo tamaño, aunque las áreas de la imagen varían en tamaño.

Un campo visual generalmente consta de una serie de áreas claras y oscuras, pero ¿cuáles de las áreas oscuras representan sombras y cuáles representan objetos de colores oscuros? ¿Un área roja en el campo visual representa un objeto rojo con luz blanca o un objeto blanco con luz roja? ¿Es un punto particularmente brillante en la imagen visual una superficie con valor de luz o una fuente de luz? Generalmente llegamos a respuestas confiables a tales preguntas de manera instantánea y automática, sin tener que hacer un esfuerzo consciente a través de una capacidad de nuestro sistema visual conocida como cnuestra constancia. La constancia del color es análoga a otros tipos de constancia perceptual como constancia de forma y constancia de tamaño, por el cual se percibe que los objetos tienen una forma y tamaño consistentes a pesar de las variaciones del punto de vista (Fig. 3.6).

Cuando miramos la mayoría de las áreas del campo visual, automáticamente vemos no una mera mancha de luz, sino una combinación de un color del objeto (un "color percibido como perteneciente a un objeto", CIE, 2011, 17-831) y una iluminación con cierta tonalidad, brillo y saturación, y quizás también un efecto modificador de la atmósfera. Este color de objeto es la forma en que percibimos la propiedad material del objeto de reflectancia espectral. Por ejemplo, una hoja de papel blanca que se ve claramente bajo una iluminación amarilla generalmente se percibe como ser blanco, atribuyéndose automática e inconscientemente el amarilleo de la apariencia al color de la iluminación. Una hoja de papel blanca que se ve claramente en una iluminación tenue también se percibe generalmente como ser blanco, la oscuridad de la apariencia se atribuye de manera similar al nivel de iluminación.

Cualquiera que sea su naturaleza (muy controvertida), estos procesos preconscientes son lo suficientemente efectivos como para dar a los colores de los objetos un alto grado de estabilidad bajo variaciones moderadas de iluminación y atmósfera. La combinación de facilidad y estabilidad crea y mantiene la ilusión de que los atributos de color de objeto residen en los objetos mismos, donde los "vemos" directa y pasivamente. Aunque parecen detectarse directa y pasivamente, estos atributos de color de objeto generados mentalmente son más como elementos de un modelo de computadora en 3D. proyectado por nuestras mentes en el mundo exterior.

La constancia del color tiene una eficacia variable. Bajo iluminantes de colores débiles, una serie de colores de objetos puede parecer que mantienen aproximadamente sus matices percibidos, pero los cambios en la luminosidad entre sí son inevitables (consulte la Figura 10.8, control deslizante cerca de la mitad de la escala). Los colores de los objetos cercanos al tono del iluminante tienden a aparecer relativamente más claros, mientras que los de tonalidades diferentes tienden a aparecer más oscuros. Bajo luz monocromática y bajo iluminación muy tenue, la constancia del color falla por completo. Además, dos superficies que coinciden bajo una luz blanca pueden no coincidir bajo una luz de color, o incluso bajo otra luz blanca con una distribución de potencia espectral diferente, un fenómeno conocido como falla metamérica. Estos factores pueden alterar sustancialmente el esquema tonal de una pintura, por lo que se recomienda que las pinturas se ejecuten en condiciones de iluminación similares a aquellas bajo las que se verán.

Adaptación de brillo y adapatación cromática proporcionar un grado de constancia a la apariencia del campo visual como un todo pero no debe confundirse con el proceso de analizando información visual en colores de objeto e iluminante, aunque presumiblemente tienden a ayudar a este último.

Varias ilusiones cotópticas conocidas demuestran de manera espectacular el procesamiento de la constancia del color en acción. En el ilusión de tablero de ajedrez por Edward Adelson (Figura 3.7A), las dos áreas marcadas A y B son en realidad idénticas en valor en la imagen (es decir, tienen el mismo color gris de la imagen), pero nuestro sistema visual calcula que en un área de sombra este gris debe representar un superficie blanca, mientras que en el área iluminada el mismo gris debe representar una superficie oscura, y asi es como los vemos. De la misma manera, en el ilusión de cubo por R. Beau Lotto (Figura 3.7B), ver el mismo color de imagen que el color de un objeto marrón oscuro en el contexto de una iluminación intensa, y un naranja fluorante en un contexto profundamente sombreado. En el ilusión de pieza cruzada , también por Lotto (Figura 3.7C), el color de la imagen en la intersección de las dos varillas es en realidad un gris medio idéntico en ambos casos, pero en el contexto aparente de un filtro translúcido amarillo a la izquierda y un filtro translúcido azul a la izquierda. a la derecha, se considera que es la reflectancia de un objeto gris azulado y un objeto amarillo, respectivamente, vistos a través de estos filtros de color.

Figura 3.7. Tres ilusiones ópticas que demuestran la constancia del color en acción (siga los enlaces para imágenes más grandes). A. El ilusión de tablero de ajedrez de Edward Adelson. B. El ilusión de cubo de R. Beau Lotto. C. El ilusión de pieza cruzada de R. Beau Lotto

En cada caso, estas comparaciones se hacen de manera inconsciente, y lo que vemos en nuestra forma normal de mirar es el color del objeto inferido (o & quot; color local & quot).. Los pintores tonales tienen que aprender sobre todo a mirar a sus sujetos con una actitud diferente a la vista normal, para poder juzgar objetivamente el tono, la `` coloración '' y el brillo de la luz viniendo de cada punto en el tema. Es decir, tenemos que desactivar un tipo de procesamiento, uno que está integrado en nuestro sistema visual, en el que cada color se compara con un blanco inferido, y aprender un tipo de procesamiento completamente diferente, donde cada color se compara con la gama completa. de colores en el tema en su conjunto. Con la práctica podemos aprender a cambiar a voluntad entre nuestro modo de visión normal y el modo de ver de este pintor. Pero siempre debemos estar en guardia contra la tendencia a deslizarnos a juzgar los colores en modo de constancia, es decir, pintar su color local percibido, en lugar del color que necesitamos para crear la ilusión de ese color. El problema es análogo a las dificultades encontradas en escorzo en el dibujo, donde también necesitamos aprender a ver y dibujar lo que realmente está frente a nuestros ojos, y no lo que nuestro cerebro trabaja para nosotros.

En este punto, el pintor principiante podría preguntar: "Bueno, si esa es la forma en que se ve a mis ojos, ¿no debería pintarlo de esa manera?" La respuesta a esto es un rotundo no, si podemos recrear el estímulo que creó la apariencia, crearemos el efecto que vemos en nuestro sujeto si en su lugar perseguimos el apariencia, crearemos algo diferente.

Ciertos trucos o dispositivos que a veces se recomiendan para observar el color pueden funcionar, aunque es importante comprender sus limitaciones. Por ejemplo, la idea de que puede sostener la pintura en un pincel, espátula u otro dispositivo y combinarla con su sujeto es, en general, viable solo si tiene alguna forma de aumentar la iluminación de su pincel hasta que pueda igualar el más brillante destacar sobre su sujeto con el tono de su pintura, y puede mantener la iluminación al mismo nivel mientras compara los otros colores. Estos métodos, por supuesto, eliminan la opción de traductorio el rango tonal del tema en su propia elección de nivel tonal y rango en su pintura. Los dispositivos que involucran una apertura en una tarjeta que tiene una escala de grises o chips de color para la comparación sufren las mismas dificultades y limitaciones, y además corren el riesgo de dar una impresión excesiva del brillo y la "coloración" de los colores vistos de forma aislada, aunque esto puede ser Se evita si los colores se comparan continuamente con los colores más brillantes del sujeto. La última comparación se puede realizar de forma muy eficaz utilizando una tarjeta en blanco con dos aberturas, que se pueden acercar o alejar del observador para comparar puntos más y menos separados.

Otros métodos implican & quot; entrecerrar & quot ;, & quot; desenfocar los ojos & quot; o usar la visión periférica, u observar la imagen oscurecida y reducida del sujeto en un espejo negro plano o convexo. Entrecerrar los ojos se entiende mejor como cerrar los ojos y luego simplemente abrirlos lo suficiente para permitir una impresión borrosa del sujeto. Generalmente se dice que trabaja eliminando detalles, permitiendo al artista concentrar las relaciones de las grandes masas del campo visual, aunque para mí al menos, otro factor importante es su efecto de aplanar el campo visual, ayudándome a ver el tema. en lo que el psicólogo David Katz llamó película modo, a diferencia de superficie modo.


¿Qué significa la constancia visual?

Lea, más sobre esto aquí. Con respecto a esto, ¿cuál es un ejemplo de constancia de tamaño?

Constancia de tamaño: Dentro de un cierto rango, se percibe que los objetos permanecen iguales Talla independientemente de los cambios en el Talla de la imagen o distancia retiniana. Para ejemplo, no importa qué tan lejos de usted esté una puerta, todavía la percibe como si tuviera una constante Talla.

¿Qué es la constancia en psicología? Perceptivo constancia, también llamado objeto constancia, o constancia Fenómeno, la tendencia de los animales y los seres humanos a ver los objetos familiares como de forma, tamaño, color o ubicación estándar, independientemente de los cambios en el ángulo de perspectiva, la distancia o la iluminación.

Teniendo esto en cuenta, ¿cómo funciona la constancia del color?

La constancia del color funciona sólo si la iluminación incidente contiene un rango de longitudes de onda. Esta iluminación luego se descuenta para obtener la "verdadera color"o reflectancia: las longitudes de onda de la luz que refleja el objeto. Esta reflectancia determina en gran medida la percepción color.

¿Cuál es un ejemplo de constancia del color?

Constancia de color es la tendencia de los objetos a parecer iguales color incluso bajo iluminación cambiante. Un plátano amarillo parece amarillo ya sea que lo vea a la luz de tungsteno de la cocina o a la luz del sol al aire libre. Constancia de color es un primo ejemplo de perceptual constancia.


¿Cuál es un ejemplo de constancia de tamaño?

Constancia de forma. Constancia de forma es la tendencia a percibir que un objeto tiene el mismo forma independientemente de su orientación o del ángulo desde el que lo veamos. Para ejemplo, cuando miramos de frente a un marco de imagen rectangular que cuelga en la pared, aparece como un rectángulo.

Además, ¿por qué ocurre la constancia de tamaño? Según los principios ópticos, para un mismo objeto, la Talla de la imagen en la retina cambia a medida que cambia la distancia del objeto al observador. Cuanto mayor es la distancia, más pequeña es la imagen que detecta la retina. Constancia de tamaño está relacionado con la distancia, la experiencia y el medio ambiente.

De esta manera, ¿qué significa la constancia de tamaño?

Constancia de tamaño es la tendencia a percibir un objeto como el mismo Talla independientemente de si está cerca o lejos.

¿Cuál es un ejemplo de constancia del color?

Constancia de color es la tendencia de los objetos a parecer iguales color incluso bajo iluminación cambiante. Un plátano amarillo parece amarillo ya sea que lo vea a la luz de tungsteno de la cocina o a la luz del sol al aire libre. Constancia de color es un primo ejemplo de perceptual constancia.


Visión del color

Una de las teorías más exitosas de la visión del color, la teoría tricromática, fue propuesta por primera vez alrededor de 1801 por Thomas Young, un médico inglés, y refinada unos 50 años después por el científico alemán Hermann von Helmholtz. Basada en experimentos de igualación de colores, esta teoría postula tres tipos de receptores de color en el ojo. La existencia real de tales células receptoras, conocidas como conos (por su forma), se confirmó finalmente a principios de la década de 1960. Los tres tipos de conos tienen sensibilidades máximas en las regiones azul, verde y roja del espectro, con picos de absorción cercanos a 445 nm, 535 nm y 565 nm, respectivamente. Estos tres conjuntos a menudo se designan como S, M y L por su sensibilidad a longitudes de onda cortas, medias y largas. La teoría tricromática explica que la visión del color resulta de la intensidad relativa de respuesta de los conos S, M y L. (La estimulación igual de los tres da la percepción del blanco.) Es obvio que existe una estrecha conexión entre esta teoría tricromática y el sistema de valores triestímulo.

Uno de los puntos fuertes de la teoría tricromática es que la existencia de varios tipos de daltonismo puede explicarse simplemente como la falta de función de uno o más conjuntos de conos. Si un conjunto de conos no funciona, se produce el dicromatismo. Las personas con deuteranopía (falta el conjunto M) o protanopía (falta el conjunto L) perciben sólo el azul y el amarillo. En la tritanopia, mucho más rara, faltan los conos S y solo se perciben el verde y el rojo. Las personas que no tienen un sistema de conos en funcionamiento sufren del monocromatismo extremadamente raro y solo pueden percibir los grises.

Aunque la teoría tricromática parece explicar mucho sobre la visión del color, también se han apoyado y estudiado otras teorías, especialmente la teoría del proceso oponente. Propuesto por primera vez por el fisiólogo alemán Ewald Hering en 1878, este enfoque supone que la visión del color implica tres mecanismos, cada uno de los cuales responde a un par de opuestos, a saber, claro-oscuro, rojo-verde y azul-amarillo. Se basa en muchas observaciones psicofísicas, incluido el hecho de que el azul y el amarillo (y también el rojo y el verde) no pueden coexistir en ningún color percibido; no hay amarillos azulados (o verdes rojizos). Varios de los efectos de contraste y persistencia de imágenes se pueden explicar de manera muy simple con este enfoque.

Ahora se reconoce que las teorías del proceso tricromático y del oponente no son incompatibles. Se han combinado en una serie de teorías de zonas, que postulan que los conos funcionan de manera tricromática en una zona, mientras que en otra zona las señales de los conos se combinan en células neurales para producir una acromática (blanco-negro). y dos señales cromáticas (azul-amarillo y verde-rojo), que luego se interpretan en el cerebro. Aunque está claro que las teorías de zonas, que abarcan tanto las teorías tricromáticas como las del color del oponente, son completamente exitosas para explicar los muchos aspectos de la percepción del color, todavía quedan detalles por resolver.


Explicando la constancia del color

El cerebro utiliza información espectral de ondas de luz (su mezcla de longitudes de onda) para ayudar en la identificación de objetos. Esto funciona porque cualquier objeto determinado absorberá algunas longitudes de onda de la fuente de luz (el iluminante) y reflejará otras. Por ejemplo, las plantas se ven verdes porque absorben longitudes de onda cortas y largas, pero reflejan longitudes de onda en el medio del espectro visible.

En ese sentido, las plantas, que realizan la fotosíntesis para satisfacer sus necesidades energéticas, son paneles solares ineficaces: no absorben todas las longitudes de onda del espectro visible. Si lo hicieran, serían negros. Entonces, esta información es valiosa, ya que permite al cerebro inferir la identidad del objeto y ayudar con el análisis de imágenes: los objetos diferentes pero adyacentes generalmente tienen diferentes propiedades y perfiles de reflectancia. Pero esta tarea se complica por el hecho de que la mezcla de longitudes de onda reflejada en un objeto depende en primer lugar de la mezcla de longitudes de onda que emana de la fuente de luz.

En otras palabras, el cerebro necesita tener en cuenta la iluminación al determinar el color del objeto. De lo contrario, la identidad del objeto no sería constante: el mismo objeto se vería diferente dependiendo de la fuente de iluminación. Las fuentes de iluminación pueden contener mezclas de longitudes de onda dramáticamente diferentes, p. Ej. luz incandescente con la mayor parte de la energía en las longitudes de onda largas frente a los LED de luz fría con un pico en las longitudes de onda cortas.

Este no es un problema reciente debido a la invención de la iluminación artificial. A lo largo del día, el contenido espectral de la luz del día cambia, p. Ej. el contenido espectral de la luz solar es diferente al mediodía que al final de la tarde. Si los organismos que perciben el color no tuvieran esto en cuenta, el mismo objeto se vería de un color radicalmente diferente en diferentes momentos del día. Entonces, tales organismos deben descontar el iluminante, como se ilustra aquí:

Los detalles de cómo ocurre este proceso fisiológicamente aún se están resolviendo, pero sabemos que sucede. Por supuesto, también hay otros factores que intervienen en la corrección constante del color de la imagen realizada por el organismo. Por ejemplo, si conoce el "color verdadero" de un objeto, esto anulará en gran medida otras consideraciones. Intente iluminar las fresas con un puntero láser verde. La luz que rebota en las fresas contendrá poca o ninguna longitud de onda larga, pero las fresas aún se verán rojas porque sabes que las fresas son rojas. Independientemente de estas consideraciones, sabemos que la constancia del color importa bastante, incluso en términos de iluminación asumida en el caso de #thedress, cuando la fuente de iluminación está mal definida:

Por supuesto, las cosas pueden no ser tan sencillas como eso. No siempre quedará perfectamente claro qué es el iluminante. En ese caso, el cerebro hará suposiciones para eliminar la ambigüedad. Una suposición justa sería que es como el tipo de iluminante que más se ha visto. En la mayor parte de la historia de la humanidad, y tal vez incluso en la actualidad, eso significa luz solar. En otras palabras, se podría esperar que los humanos asumieran la iluminación a lo largo del eje de la luz del día (durante el día), lo que significa iluminación de longitud de onda corta, lo que podría explicar el hecho de que la mayoría de las personas informaron que vieron el vestido como blanco y dorado.

Este artículo apareció originalmente en Pascal & # 8217s Pensées. Para acceder al artículo original, haga clic aquí.

Leer más de Pascal en SciTech Connect:

Sobre el Autor

Pascal Wallisch recibió su doctorado en la Universidad de Chicago y es becario postdoctoral en el Centro de Ciencias Neurales de la Universidad de Nueva York. Sus intereses de investigación incluyen Psicología, Neurociencia, Neurociencia Cognitiva, Neuropsicología, Neurociencia Computacional, Psicofisiología, Neurociencia Sensorial, Psicofísica, Neurofilosofía, Percepción (Psicología), Neurociencia de Sistemas, Neuroingeniería, Psicometría y Neuropsicología (Biología).

¡Asegúrate de verlo en Twitter @Pascallisch! El Dr. Wallisch es coautor de MATLAB para neurocientíficos, segunda edición que está disponible para su compra en la tienda Elsevier con un descuento del 30%. ¡Simplemente use el código de descuento & # 8220STC215 & # 8221 al finalizar la compra y ahorre!


Anatomía de las vías visuales y defectos de campo

Percepción del color

La percepción del color a menudo se degrada en áreas de los campos visuales que corresponden a un defecto de campo parcial. Por ejemplo, se puede demostrar un escotoma para el azul o el rojo cuando la visión de los blancos blancos aún es buena. Debido a que las lesiones quiasmáticas y del nervio óptico a menudo afectan las fibras maculares, la lectura monocular de las placas de Ishihara o similares puede ser defectuosa en el lado de la lesión. Sin embargo, las placas de Ishihara generalmente tienen poca sensibilidad para la discromatopsia adquirida. Color vision loss usually parallels visual acuity loss (e.g., in ischemic optic neuropathy), but in optic neuritis, color vision may be much worse. In optic neuritis, chromatic sensitivity is more severely impaired than luminance sensitivity.

Impairment of color perception also occurs with lesions in the posterior visual pathways. A visual field defect for red may betray the presence of a lesion when the fields for white stimuli are full. Patients with bilateral lesions of the inferomedial occipital region often have color blindness with normal visual acuity.


También podría gustarte

I think because of the human brain's ability to have accurate color constancy in our vision this actually leads to humans taking for granted the different types of color that are available in the sky during different times of day. As a photographer, you will learn that you need to be able to look at the sky and understand what kind of light is available.

The color constancy illusion is a strong one and I think it goes to show you just how much are operating changes the vision that we have to, things like hallucinations, visual distortions and optic impairments are just some of the examples of how our brain can distort the way we see the world.

I basically think it's amazing that the human mind is capable of looking at an object of the same color that is split between two different types of available light and can interpret that color coming off the different surfaces at the same object.

This shows you the power of the human brain and its ability to process color images that are coming into our eyes. Color perception is absolutely needed in life and those that suffer from color blindness have an automatic disadvantage in being able to discern objects properly. GraniteChief October 19, 2010

@youbiKan, Is correct in his analysis of the inability for most cameras to be able to accurately detect color constancy like human eye and mind can. However, vision science as well as advancements in technology and color vision theory, manufacturers are closing in on the ability for a camera to accurately detect in automatic white balance.

Some manufacturers are a lot further ahead of the game in this market area however most consumers are satisfied with the automatic settings coming off campus these days. youbiKan October 19, 2010

The concept of color constancy can be easily understood in terms of photography. Our eyes ability to see color constancy refers to the fact that cameras are unable to interpret different types of colors in different types of light. Because of this technological limitation, cameras must have a white balance setting that is selected appropriately for the type of light available in the situation in which you were photographing.

Color images created by digital cameras are very susceptible to color shifting and the inability for the camera to create accurate color analysis of the light that is entering into the lens and on the sensor. It is left to human ability to be able to understand color in order for color processing of digital images to be accurate.


How Opponent Color Process Works

The opponent color process works through a process of excitatory and inhibitory responses, with the two components of each mechanism opposing each other.

For example, red creates a positive (or excitatory) response in a cell, while green creates a negative (or inhibitory) response. When this cell is activated, it tells our brain that we are seeing red. Meanwhile, there is an opponent cell that gets a positive response to green wavelengths of light and an inhibitory response to red. In other words, these two types of cells in a red-green receptor complex can't be activated at the same time.


Color constancy and the Retinex Theory of color vision

The above theories are lacking an explanation of a fundamental aspect of color perception: the constancy of color. This concept refers to the fact that the color humans perceive of an object isn’t simply a function of the reflected wavelengths.

For example, when you see your room at dawn, the light isn’t the same as it was at noon. Wavelengths change. However, you perceive the same color. The wall of your room may seem more or less dark depending on the light. However, you know its color hasn’t changed.

Thus, color constancy “is the tendency of an object to remain the same color despite large changes in the wavelength of the light it reflects (Pinel, 2012)”. De hecho, it provides you with an adaptive function in your ability to distinguish some objects from others. The color would change each time the lighting does if these weren’t so.

Retinex theory

This theory by Land (1977) maintains that “the color of an object is determined by its reflectance (the proportion of light of different wavelengths reflected by a surface).”

Following this theory, Hurlbert and Wolf (2004) affirm that “the visual system calculates the reflectance of the surfaces”. This way a person perceives the colors by comparing the light reflected by adjacent-nearby-surfaces in at least three bands of different wavelengths: short, medium, and long.

In other words, the visual system can calculate the wavelengths a surface reflects. It’ll still perceive the same color, despite any changes in lighting. It doesn’t matter if an object receives more or less light, its color won’t change for humans.

Shapely and Hawken (2002) state that Land’s theory is important because it implies the existence of a type of cortical neurons involved in color vision.


Colour vision

One of the most successful theories of colour vision, the trichromatic theory, was first proposed around 1801 by Thomas Young, an English physician, and refined about 50 years later by the German scientist Hermann von Helmholtz. Based on experiments in colour matching, this theory postulates three types of colour receptors in the eye. The actual existence of such receptor cells, known as cones (from their shape), was finally confirmed in the early 1960s. The three types of cones have maximum sensitivities in the blue, green, and red regions of the spectrum, with absorption peaks near 445 nm, 535 nm, and 565 nm, respectively. These three sets are often designated as S, M, and L for their sensitivity to short, medium, and long wavelengths. The trichromatic theory explains that colour vision results from the relative intensity of response of the S, M, and L cones. (Equal stimulation of all three gives the perception of white.) There is obviously a close connection between this trichromatic theory and the tristimulus value system.

One of the trichromatic theory’s strengths is that the existence of several kinds of colour blindness can be simply explained as the lack of function of one or more sets of the cones. If one set of cones does not function, dichromatism results. People with deuteranopia (M set missing) or protanopia (L set missing) perceive only blue and yellow. In the much rarer tritanopia the S cones are missing, and only green and red are perceived. Persons who have no functioning cone system suffer from the extremely rare monochromatism and can perceive only grays.

Although the trichromatic theory seems to explain much about colour vision, other theories have also been supported and studied, especially the opponent process theory. First proposed by the German physiologist Ewald Hering in 1878, this approach presumes that colour vision involves three mechanisms, each responding to a pair of opposites—namely, light–dark, red–green, and blue–yellow. It is based on many psychophysical observations, including the fact that blue and yellow (and also red and green) cannot coexist in any perceived colour there are no bluish yellows (or reddish greens). Several of the contrast and afterimage effects can be explained very simply by this approach.

It is now recognized that the trichromatic and opponent process theories are not incompatible. They have been combined in a number of zone theories, which postulate that the cones function in a trichromatic manner in one zone, while in another zone the signals from the cones are combined in neural cells so as to produce one achromatic (white–black) and two chromatic (blue–yellow and green–red) signals, which are then interpreted in the brain. Although it is clear that zone theories, encompassing both trichromatic and opponent colour theories, are fully successful in explaining the many aspects of colour perception, there are still details that remain to be worked out.


Does color constancy overestimate? - psicología

Figure 3.6. Colour constancy is a form of perceptual constancy by which we see all of the red squares depicted in this scene as having the same object colour, even though the image areas depicting them have different colours. Other forms of perceptual constancy include shape constancy, by which we see of the shapes as squares, even though none of the image areas are square, and size constancy, by which we see the all of the shapes as having the same size, even though the image areas vary in size.

A visual field generally consists of an array of light and dark areas, but which of the dark areas represent shadows, and which represent dark-coloured objects? Does a red area in the visual field represent a red object in white light, or a white object in red light? Is a particularly bright point in the visual image a light-valued surface, or a light source? We generally arrive at reliable answers to such questions instantly and automatically, without having to make a conscious effort through a capacity of our visual system known as colour constancy. Colour constancy is analogous to other kinds of perceptual constancy such as shape constancy y size constancy, by which objects are perceived to have consistent shape and size despite variations of viewpoint (Fig. 3.6).

When we look at most areas of the visual field we automatically see not a mere patch of light but a combination of an object colour (a "colour perceived as belonging to an object", CIE, 2011, 17-831) and an illumination with a certain hue, brightness and saturation, and perhaps also a modifying effect of atmosphere. This object colour is the way in which we perceive the object's material property of spectral reflectance. For example, a white sheet of paper viewed clearly under yellow illumination is usually perceived as being white, the yellowishness of the appearance being automatically and unconsciously attributed to the colour of the illumination. A white sheet of paper viewed clearly in dim illumination is also usually perceived as being white, the darkness of the appearance similarly being attributed to the level of illumination.

Whatever their (highly disputed) nature, these pre-conscious processes are effective enough to give object colours a high degree of stability under moderate variations of illumination and atmosphere. The combination of effortlessness and stability creates and maintains the illusion that object-colour attributes reside in objects themselves, where we directly and passively "see" them. Though they seem to be detected directly and passively, these mentally generated object-colour attributes are more like elements of a 3D computer model projected by our minds onto the external world.

Colour constancy is variably effective. Under weakly coloured illuminants, an array of object colours may seem to approximately maintain their perceived hues, but changes in lightness in relation to each other are inevitable (see Figure 10.8, slider near middle of scale). Object colours close to the hue of the illuminant tend to appear relativamente lighter while those of dissimilar hues tend to appear darker. Under monochromatic light and under very dim illumination colour constancy fails completely. In addition, two surfaces that match under a white light may not match under a coloured light, or even under another white light with a different spectral power distribution, a phenomenon known as metameric failure. These factors can substantially alter the tonal scheme of a painting, which is why it is recommended that paintings should be executed under similar lighting conditions to those under which they will be viewed.

Brightness adaptation y chromatic adapatation provide a degree of constancy to the appearance of the visual field as a whole but should not be confused with the process of parsing visual information into object colours and illuminant, although they presumably tend to assist the latter.

Several well known "optical illusions" dramatically demonstrate colour constancy processing in action. En el checkerboard illusion by Edward Adelson (Figure 3.7A), the two areas marked A and B are actually identical in value on the image (i.e. they are the same grey image colour), but our visual system calculates that in a shadow area this grey must represent a white surface, while in the lit area the same grey must represent a dark surface, and that is how we see them. In the same way, in the cube illusion by R. Beau Lotto (Figure 3.7B), we ver the same image colour as being a dark brown object colour in the context of strong lighting, and a fluorent orange in a deeply shaded context. En el cross-piece illusion , also by Lotto (Figure 3.7C), the image colour at the intersection of the two rods is actually an identical middle grey in both cases, but in the apparent context of a yellow translucent filter on the left and a blue translucent filter on the right, this is judged to be the reflectance of a blue-grey object and a yellow object respectively seen through these coloure filters.

Figure 3.7. Three optical illusions demonstrating colour constancy in action (follow links for larger images). A. The checkerboard illusion of Edward Adelson. B. The cube illusion of R. Beau Lotto. C. El cross-piece illusion of R . Beau Lotto

In each case these comparisons are made unconsciously, and what we see in our normal way of looking is the inferred object colour (or "local colour"). Tonal painters have to learn above all to look at their subjects with a different attitude to normal viewing, in order to judge objectively the hue, "colorfulness", and brightness of the luz coming to from each point in the subject. That is, we have to switch off one kind of processing - one that is built into our visual system, wherein each colour is compared with an inferred white - and learn a completely different kind of processing, where each colour is compared with the full range of colours in subject as a whole. With practice we can learn to switch at will between our normal mode of vision and this painter's way of seeing. But we always need to be on guard against the tendency to slip into judging colours in constancy mode, that is, to paint their perceived local colour, instead of the colour that we need to create the illusion of that colour. The problem is analogous to the difficulties encountered in foreshortening in drawing, where we also need to learn to see and draw what is actually in front of our eyes, and not what our brain works out for us.

At this point the beginning painter might ask: "well, if that's the way it looks to my eyes, shouldn't I paint it that way?" The answer to this is a definite no - if we can recreate the stimulus that created the appearance, we will create the effect the we see in our subject if we instead chase the appearance, we will create something different.

Certain tricks or devices that are sometimes recommended for observing colour can be workable, though it is important to understand their limitations. For example, the idea that you can hold up paint on a brush, palette knife or other device and match it with your subject is in general workable only if you have some way of turning up the illumination on your brush until you can match the brightest highlight on your subject with the tone of your paint, and can keep the illumination at the same level while you compare the other colours. These methods of course eliminate the option of translating the tonal range of the subject into a your own choice of tonal level and range in your painting. Devices involving an aperture in a card that bears a greyscale or colour chips for comparison suffer from the same difficulties and limitations, and in addition run the risk of giving an excessive impression of the brightness and "colorfulness" of colours seen in isolation, though this can be avoided if the colours are continually compared with the brightest colours in the subject. The latter comparison can be made very effectively by using a blank card with dos apertures, which can be moved towards or away from the observer in order to compare more and less separated points.

Other methods involve "squinting", "unfocussing the eyes" or using peripheral vision, or observing the darkened and reduced image of the subject in a flat or convex black mirror. Squinting is best understood as closing the eyes and then just opening them enough to allow a dim impression of the subject. It is generally said to work by eliminating details, allowing the artist to concentrate the relationships of the big masses of the visual field, although for myself at least, another important factor is its effect of flattening the visual field, helping me to view the subject in what psychologist David Katz called film mode, as opposed to superficie mode.


What is an example of size constancy?

Shape Constancy. Shape Constancy is the tendency to perceive an object as having the same forma regardless of its orientation or the angle from which we view it. Para example, when we look head-on at a rectangular picture frame hanging on the wall, it appears as a rectangle.

Additionally, why does size constancy occur? According to optical principles, for the same object, the size of the image on the retina changes as the distance from the object to the observer changes. The greater the distance, the smaller the image is sensed by the retina. Size constancy is related to distance, experience, and environment.

In this manner, what does size constancy mean?

Size Constancy is the tendency to perceive an object as being the same size regardless of whether it is close or far away.

What is an example of color constancy?

Colour constancy is the tendency of objects to appear the same colour even under changing illumination. A yellow banana appears yellow whether you see it in the tungsten light of the kitchen or in sunlight outdoors. Colour constancy is a prime example of perceptual constancy.


What does visual constancy mean?

Read, more on it here. Regarding this, what is an example of size constancy?

Size constancy: Within a certain range, objects are perceived to remain the same size regardless of changes in the size of the retinal image or distance. Para example, no matter how far away from you a door is, you still perceive it as having a constant size.

what is constancy in psychology? Perceptual constancy, also called object constancy, o constancy phenomenon, the tendency of animals and humans to see familiar objects as having standard shape, size, colour, or location regardless of changes in the angle of perspective, distance, or lighting.

Keeping this in consideration, how does color constancy work?

Color constancy works only if the incident illumination contains a range of wavelengths. This illumination is then discounted in order to obtain the object's "true color" or reflectance: the wavelengths of light the object reflects. This reflectance then largely determines the perceived color.

What is an example of color constancy?

Colour constancy is the tendency of objects to appear the same colour even under changing illumination. A yellow banana appears yellow whether you see it in the tungsten light of the kitchen or in sunlight outdoors. Colour constancy is a prime example of perceptual constancy.


Ver el vídeo: Que Es La Constancia De Color? (Agosto 2022).