Información

¿Cuán repetibles son los hallazgos de las ciencias cognitivas dentro de un mismo individuo?

¿Cuán repetibles son los hallazgos de las ciencias cognitivas dentro de un mismo individuo?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Gracias a este sitio web, he visto varios artículos y artículos académicos que tratan sobre la cognición. Me interesa saber cuán repetibles son los hallazgos que se descubren como resultado de experimentos.

Por ejemplo, cuando se prueba un sistema mecánico, se prueba para que funcione de la misma manera cada vez:

  • Una cerradura se abre y se cierra cuando se gira una llave.
  • La puerta de un automóvil se abre al máximo grado permitido por el diseño.

¿En qué medida se parece un sistema cognitivo a un sistema mecánico? ¿Funcionará de la misma manera cada vez?

Por ejemplo, estoy pensando en el diseño de un experimento sobre el que he estado leyendo: El experimento del efecto Ikea. Se les pide a los voluntarios que ensamblen las cajas de Ikea y hagan una oferta por la caja después del ensamblaje. El experimento muestra que las personas valoran más las cosas que construyeron ellos mismos que las que simplemente se les ofrecen.

Ahora bien, si la definición de repetibilidad similar a una máquina se aplica a este experimento: ¿Los sujetos de prueba valorarían las cajas que construyeron ellos mismos la próxima vez que hagan un experimento? ¿Qué tal el mes que viene? ¿Y en 3 años? ¿Tendría la gente en la década de 1940 la misma respuesta?

¿Se han realizado estudios que aborden esta cuestión de la "repetibilidad"? Por ejemplo, estudios que utilizaron los mismos sujetos de prueba haciendo el mismo experimento varias veces?


Los humanos son, como era de esperar, mucho más ruidosos que los sistemas físicos. Como tal, la reproducción de experimentos en psicología es muy importante. La replicación proporciona evidencia de que los resultados originales no fueron falsos.

Como se señaló en los comentarios, la replicación con el mismo grupo de sujetos no siempre es el camino a seguir. Muchas tareas tienen efectos de aprendizaje, por lo que no esperaría lograr los mismos resultados al volver a administrar el experimento.

Existe una vasta literatura estadística sobre pruebas de confiabilidad. Un buen lugar para comenzar sería en el artículo de Wikipedia sobre confiabilidad (psicometría)


Uso del deterioro cognitivo en nuevos diseños de ensayos para la prevención primaria y ensayos tempranos de terapia modificadora de la enfermedad de Alzheimer

Antecedentes: Idealmente, las terapias de modificación de la enfermedad putativas para la enfermedad de Alzheimer (EA) deberían probarse en pacientes que tienen una morbilidad mínima. Las barreras actuales para tales ensayos en la enfermedad temprana incluyen la falta de biomarcadores tempranos específicos de la enfermedad, la insensibilidad de las medidas de resultado cognitivas cuantitativas y los diseños de ensayos costosos que requieren tamaños de muestra grandes y una larga duración. Este documento describe los principios y el progreso hacia un diseño de ensayo novedoso que supera estos problemas, utilizando pruebas de detección del rendimiento cognitivo a gran escala para definir trayectorias de deterioro cognitivo previas al ensayo que pueden servir como medidas de resultado del ensayo para evaluar la eficacia modificadora de la enfermedad de EA.

Métodos: Se describen principios teóricos importantes para la detección del deterioro cognitivo intraindividual y un ejemplo práctico.

Resultados: las evaluaciones seriadas de voluntarios de la comunidad demuestran cómo un método de herramienta de detección para detectar un deterioro cognitivo sutil puede predecir la patología amiloide in vivo como desencadenante de la evaluación etiológica. Las trayectorias de disminución parecen constantes durante al menos dos años, lo que sugiere que podrían usarse como un criterio de inclusión de ensayos y una medida de resultado mejorable junto con otros biomarcadores de EA. La duración de los ensayos informativos podría ser de 6 a 12 meses, o extenderse para incorporar diseños de inicio o retiro aleatorio escalonados, con tan solo 20 individuos por grupo de tratamiento.

Conclusiones: Esta metodología de ensayo ofrece ventajas significativas sobre los diseños actuales de ensayos de EA, incluido el tratamiento en las primeras etapas de la enfermedad, una duración más corta del ensayo, la obviación de las dificultades del consentimiento informado, tamaños de muestra más pequeños, un costo reducido y, con programas de detección adecuados, suficientes sujetos para múltiples pruebas simultáneas. Ensayos. Es importante destacar que permite la evaluación rápida de supuestos tratamientos que solo pueden ser eficaces en estados previos a la demencia.


El efecto de la actividad física en la función cognitiva después de un accidente cerebrovascular: una revisión sistemática

Antecedentes: la investigación tanto en humanos como en animales indica que la actividad física puede mejorar la actividad cognitiva, pero se desconoce en gran medida si esto es cierto en pacientes con accidente cerebrovascular. Nuestro objetivo fue evaluar la relación entre el aumento de la actividad física después de un accidente cerebrovascular y el rendimiento cognitivo.

Métodos: Se realizó una revisión sistemática de MEDLINE, EMBASE, PsycINFO y otras bases de datos electrónicas. Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios y los estudios clínicos controlados que evaluaron el efecto de la actividad física o el ejercicio sobre la función cognitiva en el accidente cerebrovascular. La calidad del estudio se evaluó mediante cuatro criterios con respecto a las fuentes de sesgo (uso de la asignación al azar, ocultación de la asignación, cegamiento de la evaluación de resultados, si todos los pacientes se tuvieron en cuenta en los datos de resultado).

Resultados: La búsqueda bibliográfica (primera ejecución en 2008, actualizada en 2011) arrojó 12 estudios que cumplieron con los criterios de inclusión. Las intervenciones con ejercicios fueron heterogéneas, algunos estudios compararon diferentes intensidades de rehabilitación del movimiento, otros incluyeron un programa específico de ejercicios. La función cognitiva rara vez fue la medida de resultado primaria, y las herramientas de evaluación cognitiva utilizadas fueron generalmente subóptimas. Nueve estudios tenían datos suficientes para ser incluidos en un metanálisis, que indicó un beneficio significativo de la intervención sobre el control (DME = 0,20, IC del 95%: 0,04 a 0,36 z = 2,43, p = 0,015). Los estudios que cumplieron con los cuatro criterios de calidad informaron un beneficio del tratamiento menor que los estudios que no lo hicieron.

Conclusiones: Existe alguna evidencia de que el aumento de la actividad física después de un accidente cerebrovascular mejora el rendimiento cognitivo. Sin embargo, el conjunto de estudios identificados fue pequeño y las deficiencias metodológicas fueron generalizadas.


Repetibilidad y consistencia del comportamiento individual en ratones recolectores eurasiáticos juveniles y adultos

El conocimiento sobre la personalidad animal ha proporcionado nuevos conocimientos sobre la biología evolutiva y la ecología animal, ya que se ha demostrado que los tipos de comportamiento afectan la aptitud. La personalidad animal se caracteriza por diferencias de comportamiento repetibles y consistentes entre individuos a lo largo del tiempo y en diferentes situaciones. Se debe verificar la repetibilidad del comportamiento dentro de las etapas del ciclo de vida y la coherencia entre las etapas del ciclo de vida para determinar la independencia del sexo y la edad, ya que los datos recientes han demostrado que los machos y las hembras de algunas especies pueden diferir en la repetibilidad de los rasgos de comportamiento, así como en su consistencia. . Medimos la repetibilidad y la consistencia de tres rasgos conductuales y uno cognitivo en ratones de cosecha eurasiáticos juveniles y adultos (Micromys minutus). Descubrimos que la exploración, la actividad y la audacia eran repetibles en jóvenes y adultos. El reconocimiento espacial medido en un laberinto Y solo fue repetible en ratones adultos. La exploración, la actividad y la audacia fueron consistentes antes y después de la maduración, así como antes y después del primer contacto sexual. Los datos sobre el reconocimiento espacial proporcionaron pocas pruebas de coherencia. Además, encontramos alguna evidencia de un efecto de la basura en los comportamientos al comparar diferentes modelos lineales mixtos. Concluimos que los ratones recolectores expresan rasgos de personalidad animal, ya que los comportamientos eran repetibles entre sexos y consistentes en todas las etapas del ciclo de vida. El rasgo cognitivo probado mostró una baja repetibilidad y fue menos consistente en todas las etapas del ciclo de vida. Dado el creciente interés en la variación individual en el rendimiento cognitivo y en su relación con la personalidad animal, sugerimos que es importante recopilar más datos sobre la repetibilidad y la coherencia de los rasgos cognitivos.


Material suplementario

Abou Elseoud, A., Littow, H., Remes, J., Starck, T., Nikkinen, J., Nissila, J., et al. (2011). El orden del modelo Group-ICA destaca los patrones de conectividad funcional del cerebro. Parte delantera. Syst. Neurosci. 5:37. doi: 10.3389 / fnsys.2011.00037

Achard, S. y Bullmore, E. (2007). Eficiencia y costo de las redes funcionales cerebrales económicas. PLoS Comput. Biol. 3: e17. doi: 10.1371 / journal.pcbi.0030017

Achard, S., Salvador, R., Whitcher, B., Suckling, J. y Bullmore, E. (2006). Una red funcional de cerebro humano resistente, de baja frecuencia y de mundo pequeño con centros corticales de asociación altamente conectados. J. Neurosci. 26, 63 & # x0201372. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.3874-05.2006

Albers, M. W., Gilmore, G. C., Kaye, J., Murphy, C., Wingfield, A., Bennett, D. A., et al. (2015). En la interfaz de las disfunciones sensoriales y motoras y la enfermedad de Alzheimer. Dement de Alzheimer. 11, 70 & # x0201398. doi: 10.1016 / j.jalz.2014.04.514

Amrhein, V., Korner-Nievergelt, F. y Roth, T. (2017). La tierra es planapag & # x0003E 0,05): los umbrales de significación y la crisis de la investigación irrepetible. PeerJ 5: e3544. doi: 10.7717 / peerj.3544

Arnsten, A. F. y Rubia, K. (2012). Circuitos neurobiológicos que regulan la atención, el control cognitivo, la motivación y la emoción: alteraciones en los trastornos psiquiátricos del neurodesarrollo. Mermelada. Acad. Niño Adolesc. Psiquiatría 51, 356 & # x02013367. doi: 10.1016 / j.jaac.2012.01.008

Baguley, T. S. (2012). Estadísticas serias: una guía de estadísticas avanzadas para las ciencias del comportamiento. Nueva York, NY: Palgrave Macmillan.

Bai, F., Shi, Y., Yuan, Y., Wang, Y., Yue, C., Teng, Y., et al. (2012a). Red autorreferencial alterada en deterioro cognitivo leve de tipo amnésico en estado de reposo. Corteza 48, 604 & # x02013613. doi: 10.1016 / j.cortex.2011.02.011

Bai, F., Shu, N., Yuan, Y., Shi, Y., Yu, H., Wu, D., et al. (2012b). Patrones de conectividad estructural topológicamente convergentes y divergentes entre pacientes con depresión geriátrica remitida y deterioro cognitivo leve amnésico. J. Neurosci. 32, 4307 y # x020134318. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.5061-11.2012

Barttfeld, P., Uhrig, L., Sitt, J. D., Sigman, M., Jarraya, B. y Dehaene, S. (2015). Firma de la conciencia en la dinámica de la actividad cerebral en estado de reposo. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 112, 887 y # x02013892. doi: 10.1073 / pnas.1418031112

Bassett, D. S., Bullmore, E., Verchinski, B. A., Mattay, V. S., Weinberger, D. R. y Meyer-Lindenberg, A. (2008). Organización jerárquica de las redes corticales humanas en salud y esquizofrenia. J. Neurosci. 28, 9239 & # x020139248. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.1929-08.2008

Bassett, D. S., Meyer-Lindenberg, A., Achard, S., Duke, T. y Bullmore, E. (2006). Reconfiguración adaptativa de redes funcionales fractales del cerebro humano de pequeños mundos. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 103, 19518 & # x0201319523. doi: 10.1073 / pnas.0606005103

Behrens, T. E., Berg, H. J., Jbabdi, S., Rushworth, M. F. y Woolrich, M. W. (2007). Tractografía de difusión probabilística con múltiples orientaciones de fibra: ¿qué podemos ganar? Neuroimagen 34, 144 & # x02013155. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2006.09.018

Behrens, T. E., Woolrich, M. W., Jenkinson, M., Johansen-Berg, H., Nunes, R. G., Clare, S., et al. (2003). Caracterización y propagación de la incertidumbre en la resonancia magnética ponderada por difusión. Magn. Reson. Medicina. 50, 1077 y # x020131088. doi: 10.1002 / mrm.10609

Bernhardt, B. C., Chen, Z., He, Y., Evans, A. C. y Bernasconi, N. (2011). El análisis gráfico-teórico revela la organización alterada del pequeño mundo de las redes de correlación del grosor cortical en la epilepsia del lóbulo temporal. Cereb. Corteza 21, 2147 & # x020132157. doi: 10.1093 / cercor / bhq291

Blanca, M. J., Alarcón, R., Arnau, J., Bono, R. y Bendayan, R. (2017). Datos no normales: ¿ANOVA sigue siendo una opción válida? Psicotema 29, 552 & # x02013557. doi: 10.7334 / psicothema2016.383

Braak, H. y Braak, E. (1991). Estadificación neuropatológica de los cambios relacionados con el Alzheimer. Acta Neuropathol. 82, 239 & # x02013259. doi: 10.1007 / Bf00308809

Brier, M. R., Thomas, J. B., Fagan, A. M., Hassenstab, J., Holtzman, D. M., Benzinger, T. L., et al. (2014). Conectividad funcional y teoría de grafos en la enfermedad de Alzheimer preclínica. Neurobiol. Envejecimiento 35, 757 & # x02013768. doi: 10.1016 / j.neurobiolaging.2013.10.081

Buckner, R. L., Sepulcre, J., Talukdar, T., Krienen, F. M., Liu, H., Hedden, T., et al. (2009). Centros corticales revelados por la conectividad funcional intrínseca: mapeo, evaluación de la estabilidad y relación con la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. J. Neurosci. 29, 1860 & # x020131873. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.5062-08.2009

Bullmore, E. y Sporns, O. (2009). Redes cerebrales complejas: análisis teórico gráfico de sistemas estructurales y funcionales. Nat. Rev. Neurosci. 10, 186 & # x02013198. doi: 10.1038 / nrn2575

Caeyenberghs, K., Leemans, A., Leunissen, I., Michiels, K. y Swinnen, S. P. (2013). Correlaciones topológicas de redes estructurales y funcionales en pacientes con traumatismo craneoencefálico. Parte delantera. Tararear. Neurosci. 7: 726. doi: 10.3389 / fnhum.2013.00726

Chhatwal, J. P., Schultz, A. P., Johnson, K. A., Hedden, T., Jaimes, S., Benzinger, T. L. S., et al. (2018). La degradación preferencial de las redes cognitivas diferencia la enfermedad de Alzheimer del envejecimiento. Cerebro 141, 1486 y # x020131500. doi: 10.1093 / cerebro / awy053

Chong, J. S. X., Liu, S., Loke, Y. M., Hilal, S., Ikram, M. K., Xu, X., et al. (2017). Influencia de la enfermedad cerebrovascular en las redes cerebrales en la enfermedad de Alzheimer prodrómica y clínica. Cerebro 140, 3012 & # x020133022. doi: 10.1093 / cerebro / awx224

Cocchi, L., Harding, I. H., Lord, A., Pantelis, C., Yucel, M. y Zalesky, A. (2014). Interrupción del acoplamiento estructura-función en el conectoma de la esquizofrenia. Neuroimage Clin. 4, 779 & # x02013787. doi: 10.1016 / j.nicl.2014.05.004

Cortese, S., Imperati, D., Zhou, J., Proal, E., Klein, R. G., Mannuzza, S., et al. (2013). Alteraciones de la sustancia blanca a los 33 años de seguimiento en adultos con trastorno por déficit de atención / hiperactividad infantil. Biol. Psiquiatría 74, 591 & # x02013598. doi: 10.1016 / j.biopsych.2013.02.025

Cox, R. W. (1996). AFNI: software de análisis y visualización de neuroimágenes de resonancia magnética funcional. Computación. Biomed. Res. 29, 162 & # x02013173.

Cui, Z., Zhong, S., Xu, P., He, Y. y Gong, G. (2013). PANDA: una caja de herramientas en proceso para analizar imágenes de difusión cerebral. Parte delantera. Tararear. Neurosci. 7:42. doi: 10.3389 / fnhum.2013.00042

Dai, Z. y He, Y. (2014). Conectomas cerebrales estructurales y funcionales alterados en deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer. Neurosci. Toro. 30, 217 & # x02013232. doi: 10.1007 / s12264-013-1421-0

Das, S. R., Pluta, J., Mancuso, L., Kliot, D., Orozco, S., Dickerson, B. C., et al. (2013). Aumento de la conectividad funcional dentro del lóbulo temporal medial en el deterioro cognitivo leve. Hipocampo 23, 1 & # x020136. doi: 10.1002 / hipo.22051

Delbeuck, X., Van der Linden, M. y Collette, F. (2003). ¿La enfermedad de Alzheimer & # x00027s como síndrome de desconexión? Neuropsychol. Rvdo. 13, 79 & # x0201392. doi: 10.1023 / A: 1023832305702

Dicks, E., Tijms, B. M., Ten Kate, M., Gouw, A. A., Benedictus, M. R., Teunissen, C. E., et al. (2018). Las medidas de la red de materia gris están asociadas con el deterioro cognitivo en el deterioro cognitivo leve. Neurobiol. Envejecimiento 61, 198 & # x02013206. doi: 10.1016 / j.neurobiolaging.2017.09.029

Diller, L., Ben-Yishay, Y. y Gerstman, L. J. (1974). Estudios de cognición y rehabilitación en hemiplejía. Nueva York, NY: Instituto de Medicina de Rehabilitación, Centro Médico de la Universidad de Nueva York.

Douaud, G., Filippini, N., Knight, S., Talbot, K. y Turner, M. R. (2011). Integración de la resonancia magnética estructural y funcional en la esclerosis lateral amiotrófica. Cerebro 134 (Pt 12), 3470 & # x020133479. doi: 10.1093 / cerebro / awr279

Dubois, B., Slachevsky, A., Litvan, I. y Pillon, B. (2000). La batería de evaluación frontal FAB & # x02013a junto a la cama. Neurología 55, 1621 & # x020131626. doi: 10.1212 / Wnl.55.11.1621

Dupont, S. (2002). Investigación de la función del polo temporal mediante imágenes funcionales. Trastorno epiléptico. 4, 17 & # x0201322.

Farras-Permanyer, L., Guardia-Olmos, J. y Pero-Cebollero, M. (2015). Estudios de deterioro cognitivo leve y resonancia magnética funcional de la conectividad funcional cerebral: el estado del arte. Parte delantera. Psychol. 6: 1095. doi: 10.3389 / fpsyg.2015.01095

Filippini, N., MacIntosh, B. J., Hough, M. G., Goodwin, G. M., Frisoni, G. B., Smith, S. M., et al. (2009). Patrones distintos de actividad cerebral en portadores jóvenes del alelo APOE-epsilon4. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 106, 7209 y # x020137214. doi: 10.1073 / pnas.0811879106

Folstein, M. F., Folstein, S. E. y McHugh, P. R. (1975). & # x0201CMestado mini-mental & # x0201D. Un método práctico para calificar el estado cognitivo de los pacientes para el médico. J. Psychiatr. Res. 12, 189 & # x02013198.

Friston, K. J., Frith, C. D., Liddle, P. F. y Frackowiak, R. S. (1993). Conectividad funcional: el análisis de componentes principales de grandes conjuntos de datos (PET). J. Cereb. Blood Flow Metab. 13, 5 & # x0201314. doi: 10.1038 / jcbfm.1993.4

Gong, G., Rosa-Neto, P., Carbonell, F., Chen, Z. J., He, Y. y Evans, A. C. (2009). Diferencias relacionadas con la edad y el género en la red anatómica cortical. J. Neurosci. 29, 15684 & # x0201315693. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.2308-09.2009

Goni, J., van den Heuvel, M. P., Avena-Koenigsberger, A., de Mendizabal, N. V., Betzel, R. F., Griffa, A., et al. (2014). Conectividad funcional del cerebro en reposo predicha por medidas analíticas de comunicación en red. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 111, 833 & # x02013838. doi: 10.1073 / pnas.1315529111

Greicius, M. D. y Kimmel, D. L. (2012). Conocimientos de neuroimagen sobre la neurodegeneración basada en redes. Curr. Opin. Neurol. 25, 727 & # x02013734. doi: 10.1097 / WCO.0b013e32835a26b3

Greicius, M. D., Srivastava, G., Reiss, A. L. y Menon, V. (2004). La actividad de red en modo predeterminado distingue la enfermedad de Alzheimer & # x00027s del envejecimiento saludable: evidencia de la resonancia magnética funcional. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 101, 4637 y # x020134642. doi: 10.1073 / pnas.0308627101

Greicius, M. D., Supekar, K., Menon, V. y Dougherty, R. F. (2009). La conectividad funcional en estado de reposo refleja la conectividad estructural en la red en modo predeterminado. Cereb. Corteza 19, 72 & # x0201378. doi: 10.1093 / cercor / bhn059

Greve, D. N. y Fischl, B. (2009). Alineación precisa y sólida de imágenes cerebrales mediante registro basado en límites. Neuroimagen 48, 63 & # x0201372. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2009.06.060

Hagmann, P., Sporns, O., Madan, N., Cammoun, L., Pienaar, R., Wedeen, V. J., et al. (2010). La maduración de la materia blanca da nueva forma a la conectividad estructural en el cerebro humano en desarrollo tardío. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 107, 19067 & # x0201319072. doi: 10.1073 / pnas.1009073107

Han, S. D. y Bondi, M. W. (2008). Revisión de la hipótesis del reclutamiento del mecanismo compensatorio de la apolipoproteína E. Dement de Alzheimer. 4, 251 & # x02013254. doi: 10.1016 / j.jalz.2008.02.006

Él, Y., Chen, Z. y Evans, A. (2008). Conocimientos estructurales sobre patrones topológicos aberrantes de redes corticales a gran escala en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. J. Neurosci. 28, 4756 y # x020134766. doi: 10.1523 / Jneurosci.0141-08.2008

Él, Y., Chen, Z., Gong, G. y Evans, A. (2009). Redes neuronales en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. Neurocientífico 15, 333 & # x02013350. doi: 10.1177 / 1073858409334423

Él, Y., Chen, Z. J. y Evans, A. C. (2007). Redes anatómicas de pequeños mundos en el cerebro humano reveladas por el grosor cortical de la resonancia magnética. Cereb. Corteza 17, 2407 & # x020132419. doi: 10.1093 / cercor / bhl149

Hilal, S., Ikram, M. K., Saini, M., Tan, C. S., Catindig, J. A., Dong, Y. H., et al. (2013). Prevalencia del deterioro cognitivo en chino: estudio epidemiológico de la demencia en Singapur. J. Neurol. Neurourgo. Psychiatr. 84, 686 y # x02013692. doi: 10.1136 / jnnp-2012-304080

Hillary, F. G. y Grafman, J. H. (2017). Cerebros lesionados y redes adaptativas: los beneficios y costos de la hiperconectividad. Trends Cogn. Sci. 21, 385 & # x02013401. doi: 10.1016 / j.tics.2017.03.003

Honey, C. J., Sporns, O., Cammoun, L., Gigandet, X., Thiran, J. P., Meuli, R., et al. (2009). Predicción de la conectividad funcional en estado de reposo humano a partir de la conectividad estructural. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 106, 2035 & # x020132040. doi: 10.1073 / pnas.0811168106

Huang, O. S., Tay, W. T., Ong, P. G., Sabanayagam, C., Cheng, C. Y., Tan, G. S., et al. (2015). Prevalencia y determinantes de la retinopatía diabética no diagnosticada y la retinopatía que amenaza la visión en una cohorte asiática multiétnica: el estudio de epidemiología de las enfermedades oculares de Singapur (SEED). Br. J. Ophthalmol. 99, 1614 & # x020131621. doi: 10.1136 / bjophthalmol-2014-306492

Hughes, T. F., Snitz, B. E. y Ganguli, M. (2011). ¿Se debe subtipificar el deterioro cognitivo leve? Curr. Opin. Psiquiatría 24, 237 & # x02013242. doi: 10.1097 / YCO.0b013e328344696b

Humphries, M. D., Gurney, K. y Prescott, T. J. (2006). La formación reticular del tronco encefálico es una red de mundo pequeño, no libre de escamas. Proc. Biol. Sci. 273, 503 y # x02013511. doi: 10.1098 / rspb.2005.3354

Huntley, J., Bor, D., Hampshire, A., Owen, A. y Howard, R. (2011). Rendimiento de tareas de memoria de trabajo y fragmentación en la enfermedad de Alzheimer temprana. Br. J. Psiquiatría 198, 398 & # x02013403. doi: 10.1192 / bjp.bp.110.083857

Isaacs, B. y Kennie, A. T. (1973). La prueba de Set como ayuda para la detección de demencia en personas mayores. Br. J. Psiquiatría 123, 467 y # x02013470.

Jack, C. R. Jr., Knopman, D. S., Jagust, W. J., Petersen, R. C., Weiner, M. W., Aisen, P. S., et al. (2013). Seguimiento de procesos fisiopatológicos en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s: un modelo hipotético actualizado de biomarcadores dinámicos. Lancet Neurol. 12, 207 & # x02013216. doi: 10.1016 / S1474-4422 (12) 70291-0

Jenkinson, M., Beckmann, C. F., Behrens, T. E., Woolrich, M. W. y Smith, S. M. (2012). Fsl. Neuroimagen 62, 782 & # x02013790. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2011.09.015

Jorm, A. F. (2004). El cuestionario informante sobre el deterioro cognitivo en los ancianos (IQCODE): una revisión. En t. Psychogeriatr. 16, 275 & # x02013293. doi: 10.1017 / S1041610204000390

Karantzoulis, S. y Galvin, J. E. (2011). Distinguir la enfermedad de Alzheimer & # x00027s de otras formas importantes de demencia. Experto Rev. Neurother. 11, 1579 & # x020131591. doi: 10.1586 / ern.11.155

Kensinger, E. A. y Corkin, S. (2003). Efecto del contenido emocional negativo sobre la memoria de trabajo y la memoria a largo plazo. Emoción 3, 378 & # x02013393. doi: 10.1037 / 1528-3542.3.4.378

Latora, V. y Marchiori, M. (2001). Comportamiento eficiente de las redes de pequeños mundos. Phys. Rev. Lett. 87, 198701. doi: 10.1103 / PhysRevLett.87.198701

Lewis, R. y Rennick, P. (1979). Manual de la batería cognitivo-motora repetible. Municipio de Clinton, MI: Axon.

Liao, X., Vasilakos, A. V. y He, Y. (2017). Redes de cerebros humanos de pequeños mundos: perspectivas y desafíos. Neurosci. Biobehav. Rvdo. 77, 286 y # x02013300. doi: 10.1016 / j.neubiorev.2017.03.018

Liu, Y., Liang, M., Zhou, Y., He, Y., Hao, Y., Song, M., et al. (2008). Redes disruptivas del pequeño mundo en la esquizofrenia. Cerebro 131 (Pt 4), 945 & # x02013961. doi: 10.1093 / cerebro / awn018

Lo, C. Y., Wang, P. N., Chou, K. H., Wang, J., He, Y. y Lin, C. P. (2010). La tractografía con tensor de difusión revela una organización topológica anormal en las redes corticales estructurales en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. J. Neurosci. 30, 16876 y # x0201316885. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.4136-10.2010

Lu, F. M., Zhou, J. S., Zhang, J., Wang, X. P. y Yuan, Z. (2017). Topología alterada de la red cerebral de pequeños mundos en el trastorno de conducta puro. Oncotarget 8, 65506 & # x0201365524. doi: 10.18632 / oncotarget.19098

Machulda, M. M., Jones, D. T., Vemuri, P., McDade, E., Avula, R., Przybelski, S., et al. (2011). Efecto del estado de APOE epsilon4 sobre la conectividad de red intrínseca en sujetos ancianos cognitivamente normales. Arco. Neurol. 68, 1131 & # x020131136. doi: 10.1001 / archneurol.2011.108

Mack, W. J., Freed, D. M., Williams, B. W. y Henderson, V. W. (1992). Boston Naming Test: versiones abreviadas para su uso en la enfermedad de Alzheimer. J. Gerontol. 47, P154 y # x02013P158. doi: 10.1093 / geronj / 47.3.P154

Maslov, S. y Sneppen, K. (2002). Especificidad y estabilidad en topología de redes de proteínas. Ciencias 296, 910 y # x02013913. doi: 10.1126 / science.1065103

McKinnon, A. C., Duffy, S. L., Cross, N. E., Terpening, Z., Grunstein, R. R., Lagopoulos, J., et al. (2017). La conectividad funcional en la red de modo predeterminado se reduce en asociación con el despertar nocturno en el deterioro cognitivo leve. J. Alzheimer Dis. 56, 1373 & # x020131384. doi: 10.3233 / JAD-160922

Medaglia, J. D., Huang, W. Y., Karuza, E. A., Kelkar, A., Thompson-Schill, S. L., Ribeiro, A., et al. (2018a). La alineación funcional con las redes anatómicas está asociada con la flexibilidad cognitiva. Nat. Tararear. Behav. 2, 156 & # x02013164. doi: 10.1038 / s41562-017-0260-9

Medaglia, J. D., Satterthwaite, T. D., Kelkar, A., Ciric, R., Moore, T. M., Ruparel, K., et al. (2018b). La expresión y las transiciones del estado cerebral están relacionadas con la cognición ejecutiva compleja en el neurodesarrollo normativo. Neuroimagen 166, 293 & # x02013306. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2017.10.048

Meng, C., Brandl, F., Tahmasian, M., Shao, J., Manoliu, A., Scherr, M. y col. (2014). La topología aberrante de la conectividad del estriado y # x00027s está asociada con el número de episodios de depresión. Cerebro 137 (Pt 2), 598 & # x02013609. doi: 10.1093 / cerebro / awt290

Menon, V. y Uddin, L. Q. (2010). Prominencia, conmutación, atención y control: un modelo de red de función de la ínsula. Estructura cerebral. Funct. 214, 655 & # x02013667. doi: 10.1007 / s00429-010-0262-0

Misic, B., Betzel, R. F., de Reus, M. A., van den Heuvel, M. P., Berman, M. G., McIntosh, A. R., et al. (2016). Relaciones estructura-función a nivel de red en el neocórtex humano. Cereb. Corteza 26, 3285 y # x020133296. doi: 10.1093 / cercor / bhw089

Mitchell, A. S., Sherman, S. M., Sommer, M. A., Mair, R. G., Vertes, R. P. y Chudasama, Y. (2014). Avances en la comprensión de los mecanismos de los relés talámicos en la cognición y el comportamiento. J. Neurosci. 34, 15340 & # x0201315346. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.3289-14.2014

Morris, J. C. (1993). Clinical Dementia Rating (CDR): versión actual y reglas de puntuación. Neurología 43, 2412 y # x020132414.

Nasreddine, Z. S., Phillips, N. A., Bedirian, V., Charbonneau, S., Whitehead, V., Collin, I. y col. (2005). La Evaluación Cognitiva de Montreal, MoCA: una breve herramienta de detección del deterioro cognitivo leve. Mermelada. Geriatr. Soc. 53, 695 & # x02013699. doi: 10.1111 / j.1532-5415.2005.53221.x

Ng, K. K., Lo, J. C., Lim, J. K. W., Chee, M. W. L. y Zhou, J. (2016). Reducción de la segregación funcional entre la red de modo predeterminado y la red de control ejecutivo en adultos mayores sanos: un estudio longitudinal. Neuroimagen 133, 321 & # x02013330. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2016.03.029

Olson, I. R., Plotzker, A. y Ezzyat, Y. (2007). El polo temporal enigmático: una revisión de los hallazgos sobre el procesamiento social y emocional. Cerebro 130 (Pt 7), 1718 & # x020131731. doi: 10.1093 / cerebro / awm052

Pievani, M., de Haan, W., Wu, T., Seeley, W. W. y Frisoni, G. B. (2011). Interrupción de la red funcional en las demencias degenerativas. Lancet Neurol. 10, 829 y # x02013843. doi: 10.1016 / S1474-4422 (11) 70158-2

Porteus, S. D. (1959). La prueba del laberinto y la psicología clínica. Oxford: libros del Pacífico.

Postuma, R. B. y Dagher, A. (2006). Conectividad funcional de los ganglios basales basada en un metanálisis de 126 publicaciones sobre tomografía por emisión de positrones y resonancia magnética funcional. Cereb. Corteza 16, 1508 & # x020131521. doi: 10.1093 / cercor / bhj088

Qiu, Y., Liu, S., Hilal, S., Loke, Y. M., Ikram, M. K., Xu, X., et al. (2016). La desconectividad funcional inter-hemisférica media la asociación de la degeneración del cuerpo calloso con el deterioro de la memoria en la EA y el DCL amnésico. Sci. Reps. 6: 32573. doi: 10.1038 / srep32573

Raj, A., Kuceyeski, A. y Weiner, M. (2012). Un modelo de difusión en red de la progresión de la enfermedad en la demencia. Neurona 73, 1204 & # x020131215. doi: 10.1016 / j.neuron.2011.12.040

Reijmer, Y. D., Leemans, A., Caeyenberghs, K., Heringa, S. M., Koek, H. L., Biessels, G. J., et al. (2013). Interrupción de las redes cerebrales y deterioro cognitivo en la enfermedad de Alzheimer. Neurología 80, 1370 y # x020131377. doi: 10.1212 / WNL.0b013e31828c2ee5

Rombouts, S. A., Barkhof, F., Goekoop, R., Stam, C. J. y Scheltens, P. (2005). Redes de estado de reposo alteradas en deterioro cognitivo leve y enfermedad leve de Alzheimer & # x00027s: un estudio de resonancia magnética funcional. Tararear. Brain Mapp. 26, 231 & # x02013239. doi: 10.1002 / hbm.20160

Rubinov, M. y Sporns, O. (2010). Medidas de redes complejas de conectividad cerebral: usos e interpretaciones. Neuroimagen 52, 1059 y # x020131069. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2009.10.003

Sahdevan, S., Tan, N. J. L., Tan, T. y Tan, S. (1997). Pruebas cognitivas de ancianos chinos en Singapur: influencia de la educación y la edad en las puntuaciones normativas. Envejecimiento 26, 481 y # x02013486. doi: 10.1093 / envejecimiento / 26.6.481

Schulthess, I., Gorges, M., Muller, H. P., Lule, D., Del Tredici, K., Ludolph, A. C., et al. (2016). Los cambios de conectividad funcional se asemejan a los patrones de la patología de pTDP-43 en la esclerosis lateral amiotrófica. Sci. Reps. 6, 38391. doi: 10.1038 / srep38391

Schultz, A. P., Chhatwal, J. P., Hedden, T., Mormino, E. C., Hanseeuw, B. J., Sepulcre, J., et al. (2017). Las fases de hiperconectividad e hipoconectividad en el modo predeterminado y las redes de prominencia se rastrean con amiloide y Tau en individuos clínicamente normales. J. Neurosci. 37, 4323 & # x020134331. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.3263-16.2017

Seeley, W. W., Crawford, R. K., Zhou, J., Miller, B. L. y Greicius, M. D. (2009). Las enfermedades neurodegenerativas se dirigen a redes cerebrales humanas a gran escala. Neurona 62, 42 & # x0201352. doi: 10.1016 / j.neuron.2009.03.024

Shao, J., Myers, N., Yang, Q., Feng, J., Plant, C., Bohm, C., et al. (2012). Predicción de la enfermedad de Alzheimer & # x00027s utilizando redes de conectividad estructural individuales. Neurobiol. Envejecimiento 33, 2756 y # x020132765. doi: 10.1016 / j.neurobiolaging.2012.01.017

Shehzad, Z., Kelly, C., Reiss, P. T., Cameron Craddock, R., Emerson, J. W., McMahon, K., et al. (2014). Un marco analítico multivariante basado en la distancia para estudios de asociación de todo el conectoma. Neuroimagen 93 Pt 1, 74 & # x0201394. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2014.02.024

Shen, K., Hutchison, R. M., Bezgin, G., Everling, S. y McIntosh, A. R. (2015). La estructura de la red da forma a la dinámica de conectividad funcional espontánea. J. Neurosci. 35, 5579 y # x020135588. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.4903-14.2015

Skudlarski, P., Jagannathan, K., Anderson, K., Stevens, M. C., Calhoun, V. D., Skudlarska, B. A., et al. (2010). La conectividad cerebral no solo es menor sino diferente en la esquizofrenia: un enfoque combinado anatómico y funcional. Biol. Psiquiatría 68, 61 & # x0201369. doi: 10.1016 / j.biopsych.2010.03.035

Smith, A. (1973). Prueba de modalidades de dígitos de símbolo. Los Ángeles, CA: The American Psychiatric Pub.

Smith, S. M. (2002). Extracción de cerebro automatizada, rápida y robusta. Tararear. Brain Mapp. 17, 143 & # x02013155. doi: 10.1002 / hbm.10062

Smith, S. M., Jenkinson, M., Woolrich, M. W., Beckmann, C. F., Behrens, T. E. J., Johansen-Berg, H., et al. (2004). Avances en el análisis e implementación de imágenes de RM funcionales y estructurales como FSL. Neuroimagen 23, S208 y # x02013S219. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2004.07.051

Sorg, C., Riedl, V., Muhlau, M., Calhoun, V. D., Eichele, T., Laer, L., et al. (2007). Cambios selectivos de las redes en estado de reposo en personas con riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 104, 18760 & # x0201318765. doi: 10.1073 / pnas.0708803104

Sperling, R. A., Dickerson, B. C., Pihlajamaki, M., Vannini, P., LaViolette, P. S., Vitolo, O. V., et al. (2010). Alteraciones funcionales en las redes de memoria en la enfermedad de Alzheimer temprana. Neuromolecular Med. 12, 27 & # x0201343. doi: 10.1007 / s12017-009-8109-7

Stam, C. J. (2014). Ciencia de redes modernas de trastornos neurológicos. Nat. Rev. Neurosci. 15, 683 & # x02013695. doi: 10.1038 / nrn3801

Sunderland, T., Hill, J. L., Mellow, A. M., Lawlor, B. A., Gundersheimer, J., Newhouse, P. A., et al. (1989). Dibujo de reloj en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s: una nueva medida de la gravedad de la demencia. Mermelada. Geriatr. Soc. 37, 725 & # x02013729.

Teipel, S., Grothe, M. J., Zhou, J., Sepulcre, J., Dyrba, M., Sorg, C., et al. (2016). Midiendo la conectividad cortical en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s como una patología de la red neuronal cerebral: hacia aplicaciones clínicas. J. Int. Neuropsychol. Soc. 22, 138 & # x02013163. doi: 10.1017 / S1355617715000995

Tzourio-Mazoyer, N., Landeau, B., Papathanassiou, D., Crivello, F., Etard, O., Delcroix, N., et al. (2002). Etiquetado anatómico automatizado de activaciones en SPM usando una parcelación anatómica macroscópica del cerebro de un solo sujeto MNI MRI. Neuroimagen 15, 273 & # x02013289. doi: 10.1006 / nimg.2001.0978

van den Heuvel, M. P., Sporns, O., Collin, G., Scheewe, T., Mandl, R. C., Cahn, W. y col. (2013). Organización anormal de clubes ricos y dinámica cerebral funcional en la esquizofrenia. Psiquiatría JAMA 70, 783 y # x02013792. doi: 10.1001 / jamapsychiatry.2013.1328

Vecchio, F., Miraglia, F., Curcio, G., Altavilla, R., Scrascia, F., Giambattistelli, F., et al. (2015). Conectividad cortical cerebral evaluada por la teoría de grafos en la demencia: un estudio de correlación entre datos funcionales y estructurales. J. Alzheimer Dis. 45, 745 & # x02013756. doi: 10.3233 / JAD-142484

Vega-Pons, S., Olivetti, E., Avesani, P., Dodero, L., Gozzi, A. y Bifone, A. (2016). Efectos diferenciales de los trastornos cerebrales sobre la conectividad estructural y funcional. Parte delantera. Neurosci. 10: 605. doi: 10.3389 / fnins.2016.00605

Verstraete, E., van den Heuvel, M. P., Veldink, J. H., Blanken, N., Mandl, R. C., Hulshoff Pol, H. E., et al. (2010). Degeneración de la red motora en la esclerosis lateral amiotrófica: un estudio de conectividad estructural y funcional. Más uno 5: e13664. doi: 10.1371 / journal.pone.0013664

Vincent, J. L., Patel, G. H., Fox, M. D., Snyder, A. Z., Baker, J. T., Van Essen, D. C., et al. (2007). Arquitectura funcional intrínseca en el cerebro de mono anestesiado. Naturaleza 447, 83 y # x0201386. doi: 10.1038 / nature05758

Wang, C., Ong, J. L., Patanaik, A., Zhou, J. y Chee, M. W. (2016). Los cierres espontáneos de párpados vinculan la fluctuación de la vigilancia con los estados de conectividad dinámica de la resonancia magnética funcional. Proc. Natl. Acad. Sci. ESTADOS UNIDOS. 113, 9653 & # x020139658. doi: 10.1073 / pnas.1523980113

Wang, F., Kalmar, J. H., He, Y., Jackowski, M., Chepenik, L. G., Edmiston, E. E., et al. (2009). Conectividad funcional y estructural entre el cíngulo anterior perigenual y la amígdala en el trastorno bipolar. Biol. Psiquiatría 66, 516 & # x02013521. doi: 10.1016 / j.biopsych.2009.03.023

Wang, L., Zhu, C., He, Y., Zang, Y., Cao, Q., Zhang, H. y col. (2009). Redes funcionales del cerebro del pequeño mundo alteradas en niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Tararear. Brain Mapp. 30, 638 & # x02013649. doi: 10.1002 / hbm.20530

Wang, Z., Dai, Z., Gong, G., Zhou, C. y He, Y. (2015a).Comprensión de las relaciones estructurales-funcionales en el cerebro humano: una perspectiva de red a gran escala. Neurocientífico 21, 290 y # x02013305. doi: 10.1177 / 1073858414537560

Wang, Z., Liang, P., Jia, X., Jin, G., Song, H., Han, Y., et al. (2012). Los cambios iniciales y longitudinales de la conectividad del PCC en el deterioro cognitivo leve: una estructura combinada y un estudio de resonancia magnética funcional en estado de reposo. Más uno 7: e36838. doi: 10.1371 / journal.pone.0036838

Wang, Z., Liang, P., Jia, X., Qi, Z., Yu, L., Yang, Y., et al. (2011). Patrones de línea de base y longitudinales de la conectividad del hipocampo en el deterioro cognitivo leve: evidencia de la resonancia magnética funcional en estado de reposo. J. Neurol. Sci. 309, 79 & # x0201385. doi: 10.1016 / j.jns.2011.07.017

Wang, Z., Wang, J., Zhang, H., McHugh, R., Sun, X., Li, K. y col. (2015b). Desconexión interhemisférica funcional y estructural en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s: un estudio combinado de fMRI y DTI en estado de reposo. Más uno 10: e0126310. doi: 10.1371 / journal.pone.0126310

Watanabe, T. y Rees, G. (2017). Dinámica de redes cerebrales en individuos con autismo de alto funcionamiento. Nat. Comun. 8: 16048. doi: 10.1038 / ncomms16048

Watts, D. J. y Strogatz, S. H. (1998). Dinámica colectiva de las redes & # x02018small-world & # x02019. Naturaleza 393, 440 y # x02013442.

Wechsler, D. (1981). Escala de inteligencia adulta de Wechsler revisada. San Antonio, TX: Harcourt Brace Jovanovich.

Wechsler, D. (1997). Escala de memoria Wechsler revisada. San Antonio, TX: The Psychological Corporation.

Wen, W., Zhu, W., He, Y., Kochan, N. A., Reppermund, S., Slavin, M. J., et al. (2011). Las redes neuroanatómicas discretas se asocian con capacidades cognitivas específicas en la vejez. J. Neurosci. 31, 1204 & # x020131212. doi: 10.1523 / JNEUROSCI.4085-10.2011

Woolrich, M. W., Jbabdi, S., Patenaude, B., Chappell, M., Makni, S., Behrens, T., et al. (2009). Análisis bayesiano de datos de neuroimagen en FSL. Neuroimagen 45, S173 y # x02013S186. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2008.10.055

Wu, K., Taki, Y., Sato, K., Hashizume, H., Sassa, Y., Takeuchi, H. y col. (2013). Organización topológica de las redes cerebrales funcionales en niños sanos: diferencias en relación con la edad, el sexo y la inteligencia. Más uno 8: e55347. doi: 10.1371 / journal.pone.0055347

Xia, M., Wang, J. y He, Y. (2013). BrainNet Viewer: una herramienta de visualización en red para la conectómica del cerebro humano. Más uno 8: e68910. doi: 10.1371 / journal.pone.0068910

Yao, Z., Zhang, Y., Lin, L., Zhou, Y., Xu, C., Jiang, T., et al. (2010). Redes corticales anormales en deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer. PLoS Comput. Biol. 6: e1001006. doi: 10.1371 / journal.pcbi.1001006

Yeo, B. T., Krienen, F. M., Sepulcre, J., Sabuncu, M. R., Lashkari, D., Hollinshead, M., et al. (2011). La organización de la corteza cerebral humana estimada por la conectividad funcional intrínseca. J. Neurophysiol. 106, 1125 & # x020131165. doi: 10.1152 / jn.00338.2011

Yeo, D., Gabriel, C., Chen, C., Lee, S., Loenneker, T. y Wong, M. (1997). Validación piloto de una batería neuropsicológica personalizada en singapurenses ancianos. Neurol. J. Sudeste de Asia 2, 1 & # x020138.

Zarei, M., Patenaude, B., Damoiseaux, J., Morgese, C., Smith, S., Matthews, P. M., et al. (2010). Combinando análisis de forma y conectividad: un estudio de resonancia magnética de la degeneración talámica en la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. Neuroimagen 49, 1 & # x020138. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2009.09.001

Zhan, Y., Ma, J., Alexander-Bloch, A. F., Xu, K., Cui, Y., Feng, Q., et al. (2016). Estudio longitudinal de la conectividad cerebral intra e inter-red dañada en sujetos con alto riesgo de enfermedad de Alzheimer & # x00027s. J. Alzheimer. Dis. 52, 913 & # x02013927. doi: 10.3233 / JAD-160008

Zhang, F., Qiu, L., Yuan, L., Ma, H., Ye, R., Yu, F. y col. (2014). Evidencia de anomalías cerebrales progresivas en la esquizofrenia temprana: un estudio transversal de conectividad estructural y funcional. Esquizofr. Res. 159, 31 & # x0201335. doi: 10.1016 / j.schres.2014.07.050

Zhang, J., Wang, J., Wu, Q., Kuang, W., Huang, X., He, Y. y col. (2011). Redes de conectividad cerebral interrumpidas en el primer episodio de trastorno depresivo mayor sin experiencia en drogas. Biol. Psiquiatría 70, 334 & # x02013342. doi: 10.1016 / j.biopsych.2011.05.018

Zhang, Z., Liao, W., Chen, H., Mantini, D., Ding, J. R., Xu, Q. y col. (2011). Acoplamiento funcional-estructural alterado de redes cerebrales a gran escala en la epilepsia generalizada idiopática. Cerebro 134 (Pt 10), 2912 & # x020132928. doi: 10.1093 / cerebro / awr223

Zhou, J., Gennatas, E. D., Kramer, J. H., Miller, B. L. y Seeley, W. W. (2012). Predicción de la neurodegeneración regional a partir del conectoma funcional del cerebro sano. Neurona 73, 1216 & # x020131227. doi: 10.1016 / j.neuron.2012.03.004

Zhou, J., Greicius, M. D., Gennatas, E. D., Growdon, M. E., Jang, J. Y., Rabinovici, G. D., et al. (2010). Cambios divergentes en la conectividad de la red en la demencia frontotemporal de variante conductual y la enfermedad de Alzheimer & # x00027s. Cerebro 133 (Pt 5), 1352 & # x020131367. doi: 10.1093 / cerebro / awq075

Zhou, J., Liu, S., Ng, K. K. y Wang, J. (2017). Aplicaciones de la conectividad funcional en estado de reposo a enfermedades neurodegenerativas. Clin de neuroimagen. N. Am. 27, 663 & # x02013683. doi: 10.1016 / j.nic.2017.06.007

Zhou, J. y Seeley, W. W. (2014). Disfunción de la red en la enfermedad de Alzheimer y la demencia frontotemporal: implicaciones para la psiquiatría. Biol. Psiquiatría 75, 565 & # x02013573. doi: 10.1016 / j.biopsych.2014.01.020

Zhu, D., Li, K., Terry, D. P., Puente, A. N., Wang, L., Shen, D. y col. (2014). Evaluaciones a escala de conectoma de conectividad estructural y funcional en MCI. Tararear. Brain Mapp. 35, 2911 y # x020132923. doi: 10.1002 / hbm.22373

Zimmermann, J., Ritter, P., Shen, K., Rothmeier, S., Schirner, M. y McIntosh, A. R. (2016). La arquitectura estructural apoya la organización funcional en el cerebro humano que envejece a nivel regional y de red. Tararear. Brain Mapp. 37, 2645 y # x020132661. doi: 10.1002 / hbm.23200

Palabras clave: deterioro cognitivo sin demencia, conectoma funcional, conectoma estructural, acoplamiento estructural-funcional, resonancia magnética funcional libre de tareas, imágenes de tensor de difusión (DTI)

Cita: Wang J, Khosrowabadi R, Ng KK, Hong Z, Chong JSX, Wang Y, Chen CY, Hilal S, Venketasubramanian N, Wong TY, Chen CH, Ikram MK y Zhou J (2018) Alteraciones en la topología y estructura de la red cerebral -El acoplamiento funcional del conectoma se relaciona con el deterioro cognitivo. Parte delantera. Neurosci del envejecimiento. 10: 404. doi: 10.3389 / fnagi.2018.00404

Recibido: 09 de mayo de 2018 Aceptado: 23 de noviembre de 2018
Publicado: 13 de diciembre de 2018.

Agustín Ibáñez, Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional (INCYT), Argentina

Yong Liu, Instituto de Automatización (CAS), China
Pierpaolo Sorrentino, Universit & # x000E0 degli Studi di Napoli Parthenope, Italia

Copyright & # x000A9 2018 Wang, Khosrowabadi, Ng, Hong, Chong, Wang, Chen, Hilal, Venketasubramanian, Wong, Chen, Ikram y Zhou. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de atribución Creative Commons (CC BY). Se permite el uso, distribución o reproducción en otros foros, siempre que se acredite al autor (es) original (es) y al propietario (es) de los derechos de autor y se cite la publicación original en esta revista, de acuerdo con la práctica académica aceptada. No se permite ningún uso, distribución o reproducción que no cumpla con estos términos.


Métodos

Procedimientos

Los datos para el estudio actual provienen de un estudio de neuroimagen longitudinal más grande sobre el uso de sustancias en adolescentes (R01 AA13419). Al inicio del estudio, los participantes de entre 12 y 15 años fueron reclutados en las escuelas públicas del área de San Diego en 2002-2010 (Nguyen-Louie et al. 2015 Squeglia et al. 2011). Los posibles participantes fueron evaluados por psicometristas capacitados. Se obtuvo el consentimiento y asentimiento de los padres y los jóvenes. A los participantes elegibles se les administró una entrevista detallada, una batería neuropsicológica integral y una exploración por imágenes de resonancia magnética (IRM) al inicio y durante el seguimiento. Los padres fueron entrevistados en privado utilizando medidas paralelas.

Criterios de exclusión de referencia

Al inicio, las personas fueron excluidas si el informe de los padres o jóvenes indicaba & # x0003e10 ocasiones de consumo de por vida, & # x0003e2 tragos por semana, & # x0003e5 ocasiones de consumo de marihuana durante toda la vida, cualquier consumo de marihuana en los últimos tres meses, & # x0003e1 cigarrillo por semana, o cualquier otro uso de medicamentos intoxicantes o psicotrópicos. Según el informe de los padres y de los jóvenes, otros criterios de exclusión incluyeron: (1) exposición prenatal a cualquier intoxicante (2) enfermedad médica crónica (3) trastorno neurológico o psiquiátrico excepto por trastorno negativista desafiante o de conducta (Asociación Estadounidense de Psiquiatría 2000) (4) pérdida de conciencia de & # x0003e2 minutos (5) discapacidad intelectual o de aprendizaje (6) antecedentes parentales de trastornos psiquiátricos distintos del TUS (7) problemas auditivos o visuales no corregibles (8) zurda (9) nacimiento antes de la 35a semana de gestación (10) embarazo actual (11) intoxicación por alcohol o drogas el día de la prueba (12) inglés inadecuado (13) contraindicaciones de resonancia magnética (N = 295).

Elegibilidad de seguimiento

Los criterios de inclusión en el seguimiento para el estudio actual fueron: (1) los jóvenes deben haber iniciado el consumo de alcohol (es decir, haber tomado al menos una bebida estándar) durante el seguimiento (2) tener datos disponibles de VWM dependiente del nivel de oxigenación en sangre (BOLD) en la línea de base y en el seguimiento y (3) tener datos disponibles sobre el uso de sustancias, datos demográficos y de autoinforme de salud mental en la línea de base y en el seguimiento. Para el presente estudio, 133 cumplieron con estos criterios. Entre estos individuos, 73 pasaron a beber semanalmente (es decir, consumieron al menos una bebida estándar de alcohol al menos una vez a la semana durante seis o más meses consecutivos) y 60 no lo hicieron (ver Tabla 1, & # x200B, 2). 2). La tasa de seguimiento general superó el 95% en 2017.

Tabla 1

Características demográficas (norte=133)

Todos los participantes
(N = 133)
M (DE) o%
[Distancia]
Bebedores no semanales por seguimiento
(n = 60)
Bebedores semanales por seguimiento
(n = 73)
Edad BL *13.5 (1.2)13.2 (1.4)13.8 (0.7)
FU edad *19.9 (1.3)19.8 (1.2)21.0 (1.7)
Edad en que bebió por primera vez *16.4 (1.7)
[Rango: 11.0 & # x0201321.3]
16.9 (1.6)
[Rango: 13.0 & # x0201321.3]
15.6 (1.9)
[Rango: 11.0 & # x0201320.1]
Edad primero bebió semanalmente& # x02014& # x0201418,4 (1,5) [Rango: 15,0 & # x0201323,2]
Años entre BL y FU6.0 (1.4)
[Rango: 2.0 & # x02013 9.0]
6.6 (1.6)
[Rango: 3.0 & # x02013 9.0]
7.2 (1.9)
[Rango: 2.0 & # x02013 9.0]
% Mujer40%40%37%
Raza / Etnia
& # x02003Caucásico *62%54%71%
& # x02003Latino / a20%25%16%
& # x02003 Varias carreras11%9%11%
& # x02003Africano Americano / Negro3%5%1%
& # x02003Asiático-americano *4%7%0%

BL = FU inicial = diferencia de grupo significativa de seguimiento entre los bebedores no semanales y los bebedores semanales en el seguimiento, pag & # x0003c .05

Tabla 2

Comportamientos de uso de sustancias al inicio y seguimiento (norte = 133)

M (DE) o%
[Distancia]
Todos los participantes
(N = 133)
Bebedores no semanales por seguimiento
(n = 60)
Bebedores semanales por seguimiento-hasta
(n = 73)
Base
Probé alcohol5%2%11%
Probé la marihuana& # x0003c1%0%3%
Probé otras drogas0%0%0%
Hacer un seguimiento
Días de consumo del año pasado * 52.8 (58.5) Mdn = 29.919.9 (23.2) Mdn = 14.0101.3 (66.8) Mdn = 84.0
Bebidas promedio del año pasado por ocasión * 4.2 (2.8) Mdn = 4.03.2 (2.3) Mdn = 3.05.1 (2.8) Mdn = 5.0
Días de borracheras del año pasado * a 26.3 (43.4) Mdn = 7.07.3 (11.9) Mdn = 2.048.0 (50.9) Mdn = 40.0
Días de bebida del año pasado por mes * 4.4 (4.9) Mdn = 2.51.7 (1.9) Mdn = 1.28.3 (5.6) Mdn = 7.0
Bebidas pico del año pasado por ocasión * 8.1 (5.2) Mdn = 2.05.9 (3.9) Mdn = 6.010.6 (5.3) Mdn = 10.0
Días de uso de marihuana del año pasado * 49.3 (102.6) Mdn = 2.022.5 (63.1) Mdn = 0.076.7 (121.3) Mdn = 10.0
Otros días de consumo de drogas del año pasado * 2.8 (8.7) Mdn = 0.00.6 (2.5) Mdn = 0.07.4 (14.4) Mdn = 0.0
Usó marihuana en el último año * 60%46%71%
Usó otras drogas en el último año * 29%14%48%
Clasificación de consumo de alcohol del año pasado *
& # x02003No bebedor5%9%0%
& # x02003 Bebedor poco frecuente15%26%3%
& # x02003 Bebedero moderado c 77%65%89%
& # x02003 Trastorno leve por consumo de alcohol b 20%0%36%
& # x02003 Trastorno por consumo moderado de alcohol b 5%0%10%
& # x02003 Trastorno grave por consumo de alcohol b 3%0%5%

Cahalan D, Cisin I, Crossley H. New Brunswick, Nueva Jersey: Centro Rutgers de Estudios sobre el Alcohol 1969. Prácticas de bebida estadounidenses. Monografía No. 6.

Nguyen-Louie TT, Courtney, KE, Squeglia, LM, Bagot, K., Eberson-Shumate, S., Migliorini, R., Alcaraz, AR, Tapert, SF, Pulido, C. (2017) Cambios prospectivos en el alcohol neuronal Indicar reactividad en adolescentes con riesgo de trastornos por consumo de alcohol. Imágenes cerebrales y comportamiento. Publicación anticipada en línea. doi: 10.1007 / s11682-017-9757-0

Medidas

Medidas de uso de sustancias

El Registro Habitual de Consumo de Bebidas y Drogas (Brown et al. 1998) se administró al inicio y durante el seguimiento para evaluar el patrón y la gravedad del consumo de alcohol, nicotina, marihuana y otras drogas recreativas. El seguimiento de la línea de tiempo (TLFB Medina et al. 2007 Sobell y Sobell 1992 Sobell et al. 1979) examinó la frecuencia y la cantidad de consumo de sustancias en los últimos 30 días. La duración del consumo de alcohol se definió como el número de años que los jóvenes consumieron alcohol entre el inicio y el seguimiento, inclusive. La frecuencia de consumo de alcohol del año pasado se definió como el número de días de consumo de alcohol en el último año antes del seguimiento.

Sintomatología externalizante

El nivel de sintomatología de externalización de los jóvenes se evaluó con el informe de los padres Child Behavior Checklist (Achenbach 1991) al inicio del estudio y, en el seguimiento, el Informe de autoevaluación del adulto paralelo (para mayores de 18 años Achenbach y Rescorla 2003) para obtener índices normalizados de externalización. (es decir, problemas de comportamiento que rompen las reglas y problemas de comportamiento agresivo), con puntuaciones más altas que indican más síntomas.

Batería neuropsicológica

Se administró una batería neuropsicológica integral al inicio y seguimiento para evaluar el funcionamiento cognitivo. La batería incluía: Prueba de vigilancia de dígitos (Lewis y Rennick 1979) Sistema de funciones ejecutivas Delis-Kaplan (D-KEFS Delis et al. 2001) Subpruebas de interferencia de palabras de color (CWI) y Trail Making (TMT) Prueba de aprendizaje verbal de California - Segunda edición ( CVLT-II Wechsler 1997) Escala de inteligencia abreviada de Wechsler (WASI Wechsler 1999) Subprueba de diseño de bloques Escala de inteligencia de adultos de Wechsler - Tercera edición (WAIS-III Delis et al.2000) Subpruebas de codificación y extensión de dígitos y la tarea de figura compleja de Rey-Osterrieth ( Rey y Osterrieth 1993).

Para reducir el error de Tipo I, los análisis correlacionales con una tasa de descubrimiento falso de q-valor = 0.05 (ver más abajo) entre cdFC y rendimiento neuropsicológico se realizaron con puntajes brutos de un pequeño subconjunto de nueve pruebas entre la batería neuropsicológica más grande. Estas pruebas se eligieron en función de su asociación esperada con el funcionamiento de la memoria de trabajo visual (Nguyen-Louie et al. 2015 Strauss et al. 2006): Prueba de vigilancia de dígitos, prueba D-KEFS Trail Making Test, subpruebas de escaneo visual y denominación de colores, dígitos WAIS-III Hacia atrás, Dígitos hacia delante y aritmética, Diseño de bloques WASI, Tarea de figuras complejas - copia y CVLT-II Lista B.

Imagen

Los participantes fueron escaneados en un sistema de resonancia magnética Excite-2 de paso corto GE Discovery MR750 de 3 Tesla con una bobina de cabezal de matriz de fase de 8 canales. Se utilizó una secuencia recuperada de gradiente estropeado adquirida sagitalmente (campo de visión [FOV] = 24 cm, 256 & # x000d7192 interpolado a una matriz de 256 & # x000d7256, 0,94 & # x000d7,94 & # x000d71 mm vóxeles, 176 cortes, tiempo de repetición [TR] = 8 ms, tiempo de eco [TE] = 4,8 ms ángulo de giro [FA] = 12,7: 26 duración). Las adquisiciones de mapas de campo emplearon dos ET diferentes para evaluar las inhomogeneidades del campo y las distorsiones de la señal bajo los mismos parámetros que la adquisición de imágenes eco-planar. Esta información se aplicó a las adquisiciones de resonancia magnética funcional (fMRI) para minimizar la deformación y las pérdidas de señal (4 minutos en total). La señal de resonancia magnética funcional BOLD se midió con secuencias de imágenes ecoplanares adquiridas axialmente ponderadas en T2 * (campo de visión = 24 cm, matriz de 64 & # x000d764, vóxeles de 3,75 & # x000d73,75 & # x000d de 73,8 mm, 32 cortes, 256 repeticiones, TR = 2000 ms, TE = 30 ms, FA = 90, ancho de banda en rampa 250 KHz). Los estímulos de la tarea se proyectaron desde una computadora portátil a una pantalla al pie de la cama del escáner visible a través de un espejo en ángulo unido a la bobina de la cabeza. Los datos de precisión y tiempo de reacción se registraron con un cuadro de respuesta diseñado para estudios de resonancia magnética. Cada tarea fue idéntica para todos los participantes.

Tarea de fMRI de memoria de trabajo visual

Una tarea de memoria de trabajo visual paramétrica (VWM) sirve como un paradigma ideal con el que explorar los efectos neurotóxicos del alcohol. Se ha demostrado que las tareas de VWM son sensibles al consumo de alcohol en los adolescentes (Peeters et al. 2014), particularmente en áreas frontoparietales (Chafee y Goldman-Rakic ​​2000 Wetherill et al. 2012). La tarea de VWM (ver Figura 1) consistió en 30 ensayos de una matriz de 2, 4 o 6 puntos de colores presentados brevemente (100 ms, ver Figuras 1 y & # x200B y2). 2). Después de un retraso de 1.000 ms, la prueba posterior presentó el mismo número de puntos en la misma ubicación que eran del mismo conjunto de colores (50% de los conjuntos) o de un color diferente. Para cada prueba, los participantes presionaron & # x0201c1 & # x0201d si la matriz de colores era idéntica, y & # x0201c2 & # x0201d si no. El sistema de memoria de trabajo humano puede contener de tres a cuatro piezas distintas de información en un momento dado (Paulus et al.2006) por lo tanto, la condición de 6 puntos se consideró más alta que la capacidad de memoria de trabajo de la mayoría de las personas, y la condición de 2 puntos estaba dentro de la capacidad de carga de la memoria de trabajo de la mayoría de las personas. La medida de interés fue la diferencia en cdFC durante los 6 puntos en relación con la matriz de 2 puntos (condición de carga alta frente a carga baja), interpretada como cdFC entre ROI y regiones exploratorias en respuesta al aumento de la carga de la memoria de trabajo. Un coeficiente de ajuste de cdFC más grande y positivo se interpretó como una correlación temporal positiva más alta entre los ROI o las regiones de análisis exploratorio de todo el cerebro para completar las pruebas de 6 puntos.

Tarea adaptada de: Luck, S. J., & # x00026 Vogel, E. K. (1997). La capacidad de la memoria de trabajo visual para características y conjunciones. Naturaleza, 390 (6657), 279-281.

Regiones (en verde, encerradas en un círculo para enfatizar) que mostraron asociaciones significativas entre la respuesta de contraste dependiente del nivel de oxígeno en sangre (BOLD) a una tarea de memoria de trabajo visual de contraste de 6-2 puntos y la edad de inicio de la bebida semanal (AWDO norte= 73). La corrección de comparaciones múltiples se llevó a cabo con simulaciones de Monte Carlo a un nivel de voxel. pag& # x0003c.001 y el clúster & # x003b1 & # x0003c.05. La barra de color indica la escala del valor t.

Todas las regiones mostraron una relación negativa, de modo que una mayor AWDO predijo una disminución de la activación. No se encontraron regiones significativas en el hemisferio lateral izquierdo. No se encontró una relación significativa entre la edad del primer trago y la respuesta de contraste BOLD (norte= 133).

Análisis de los datos

Análisis de regiones de interés

Todos los datos de imágenes de línea de base y de seguimiento se procesaron y analizaron utilizando el software Analysis of Functional NeuroImages (AFNI afni.nimh.nih.gov). Se estimó el movimiento (es decir, tres parámetros de desplazamiento lineal y tres de rotación) para cada participante y se utilizó para controlar los análisis relacionados con la tarea (Bandettini et al. 1993). Valores atípicos de 2 veces la desviación absoluta media de cada serie temporal de vóxeles (3dToutcount) fue inspeccionado para cada participante. Las adquisiciones con valores atípicos que constituyen & # x0003e3% del volumen cerebral también se excluyeron del análisis adicional. En los datos restantes, los valores atípicos significativos en los datos de series de tiempo de vóxeles se reemplazaron utilizando 3dDespike. Luego, los datos de las series de tiempo se alinearon temporalmente y se registraron conjuntamente en un volumen base estable al máximo con un algoritmo de mínimos cuadrados iterados. (3dvolreg) (Cox y Jesmanowicz 1999). El suavizado espacial se aplicó utilizando un filtro gaussiano (la mitad de ancho completo máximo 6 mm con 3dBlurToFWHM). La serie de tiempo para cada condición de tarea (2, 4 y 6 puntos) se ingresó como regresor y se convolucionó con una función de respuesta hemodinámica ideal en un modelo lineal general (GLM 3ddeconvolve) (Cohen et al. 1997), covariando para la línea de base, las tendencias lineales y los parámetros de corrección de movimiento (x, y, z, balanceo, cabeceo, guiñada). Se ignoraron los tres primeros tiempos de repetición (TR), al igual que los volúmenes censurados como se especificó anteriormente. Para cada vóxel, los resultados del GLM incluyeron: 1) un coeficiente de ajuste que representa el cambio de señal entre condiciones de 6 y 2 puntos, 2) cambio de señal porcentual y 3) estadísticas de umbral (T). Los conjuntos de datos anatómicos y funcionales de cada individuo & # x02019s se registraron conjuntamente y se desviaron al espacio estandarizado de Talairach (Talairach y Tournoux 1988) para reducir los efectos de la variabilidad anatómica (3dalineado). Los datos funcionales se volvieron a muestrear en vóxeles isotrópicos (3 mm 3) (3dfraccionar). Se examinó el co-registro para cada tema. (Superposición 3dAB). Cuatro participantes fueron retirados del análisis debido a un movimiento excesivo en más del 15% de las repeticiones y una desalineación de más del 10% después de que los intentos de realineación no tuvieron éxito (AFNI & # x02019s align_epi_anat.py).

Análisis de conectividad funcional dependiente del contexto

La conectividad funcional dependiente del contexto se evaluó mediante el método de interacción psicofisiológica (PPI) (Friston et al. 1997 Gitelman et al. 2003 Jo et al. 2010), que estima la conectividad temporal neuronal interregional en función de la tarea VWM ( es decir, contraste de 6-2 puntos). Se extrajo la serie de tiempo promedio para el ROI de la semilla, DLPFC, definido como regiones basadas en el atlas de Talairach (Talairach y Tournoux 1988): área de Brodmann (BA) 46, BA 9 ventral y BA10 posterior (Zhou et al. 2007). Se quitaron las tendencias (3dDetrend). Estas series de tiempo semilla luego se deconvolucionaron en sincronización neuronal con una función de base gamma (Vacilar y 3dTfitter). Para examinar los cambios en la conectividad funcional entre regiones como una función del contraste de puntos VWM 6-2, se creó un regresor PPI multiplicando la serie de tiempo deconvolucionada (es decir, & # x0201cthe fisiológica & # x0201d actividad neuronal) con la tarea conductual (es decir, la tarea & # x0201cpsychological & # x0201d) y luego reconvolucionada con una función de base gamma. Los términos de interacción resultantes (es decir, glt 6-2 punto) y un regresor del efecto de la tarea principal (es decir, series de tiempo sin tendencia en todas las condiciones) se ingresaron en un GLM que incluía los regresores del análisis de fMRI basado en tareas (ver arriba). Se incluyeron regresores adicionales para modelar los seis parámetros de movimiento y las tendencias basales, lineales, cuadráticas y cúbicas (es decir, polort 4). Se ignoraron los tres primeros TR. Se aplicó una máscara anatómica basada en atlas para la PPC (es decir, la corteza parietal superior, la circunvolución supramarginal y la circunvolución angular) (Cabeza et al.2008) para examinar la cdFC entre la DLPFC y la PPC, enmascarando todas las demás regiones del cerebro. El parámetro PPI resultante (coeficientes de correlación transformados z de Fisher) de interés representó la medida de cdFC entre el DLPFC y todas las demás regiones del cerebro bajo el contraste de puntos de la tarea 6-2 de VWM. Parámetros PPI que representan el cdFC entre las dos ROI (R 2 ) se transformaron en coeficientes de correlación (es decir, R) y luego, para tener en cuenta la asimetría y las desviaciones de una distribución normal, en Fisher & # x02019s Z.

Se realizaron regresiones lineales en AFNI (3dMVM) para probar la hipótesis de que AFD y AWDO predice significativamente el cdFC entre el DLPFC y el PPC en el punto de tiempo de seguimiento, por encima y más allá de las diferencias iniciales (es decir, antes de beber) en el cdFC entre estos ROI. Se probaron dos modelos de regresión lineal, uno para cada variable independiente de interés (es decir, AFD o AWDO). Cada modelo incluía una covariable de voxel (vVars opción en el 3dMVM programa de análisis): cdFC de referencia (es decir, Fisher & # x02019s Z) entre el DLPFC y el PPC. Las estimaciones del tamaño del efecto de h 2 generalizado (GES) se calcularon utilizando el GES opción en el 3dMVM programa. Los valores de eta-cuadrado se interpretaron como la proporción de la varianza en la cdFC de seguimiento, contabilizada de forma independiente por cada predictor y covariable. La edad de seguimiento y los días de consumo de marihuana del año anterior se consideraron inicialmente como posibles covariables y el género se consideró inicialmente como un posible moderador. Los resultados se mantuvieron consistentes con estos predictores en el modelo, por lo que se eliminaron en los modelos finales para aumentar los grados de libertad y potencia.

Análisis exploratorios de todo el cerebro

Se realizaron análisis exploratorios basados ​​en conglomerados para probar la hipótesis de que la edad de inicio (AFD y AWDO) predice significativamente la cdFC entre regiones del cerebro distintas de a priori ROI especificadas en el punto de tiempo de seguimiento. Para controlar las comparaciones múltiples y el error de Tipo I, primero se estimó la suavidad del ruido en las dimensiones x, y y z (3dFWHMx) con una función de autocorrelación gaussiana y monoesférica (acf). Los parámetros de este modelo se ingresaron luego en las simulaciones de Monte Carlo. (3dClustSim, versión corregida de errores) que tuvo en cuenta el suavizado estimado para determinar los umbrales de tamaño de clúster que cumplían con los siguientes criterios: umbral de dos caras, clúster del primer vecino más cercano, sin corregir (por vóxel) pag& # x0003c.001, y corregido (volumen completo) & # x003b1 = .05. Sobre la base de estos cálculos, solo las regiones con vóxeles & # x0003e7 se retuvieron en el análisis de nivel de grupo de fMRI y conectividad funcional.

Para determinar las regiones semilla para el análisis de cdFC, primero se realizaron dos análisis exploratorios de regresión de todo el cerebro (es decir, una regresión separada para cada predictor de interés: AFD y AWDO) en AFNI (3dMEMA) para determinar los grupos que mostraron una relación significativa entre la activación BOLD para la tarea VWM (contraste de 6-2 puntos) y la edad de inicio. Se crearon máscaras funcionales para las regiones que mostraban una relación significativa en la activación BOLD con la edad de inicio y se aplicaron al seguimiento de cada participante y al conjunto de datos BOLD de referencia. Luego, cada grupo funcional se usó como semilla en los análisis de CDFC de seguimiento. El análisis de cdFC siguió un plan idéntico al de los análisis basados ​​en ROI, descritos anteriormente.

Correlaciones conductuales y cognitivas de cdFC

Correlaciones de orden cero (Pearson & # x02019s r) se llevaron a cabo para examinar la asociación bivariada entre la edad de inicio (AFD y AWDO) y el uso de sustancias de seguimiento (promedio del año pasado y pico de bebidas por ocasión y días de consumo excesivo de alcohol, días de consumo de marihuana del año pasado y días de consumo de otras drogas el año pasado ). También se realizaron correlaciones para examinar la asociación bivariada entre el cdFC de seguimiento (es decir, Fisher & # x02019s Z) y externalización de la sintomatología, la frecuencia y duración del consumo de alcohol y el rendimiento neuropsicológico en nueve pruebas. Valores Z de Fisher & # x02019s para cada grupo significativo en análisis de regresión lineal (3dMVM, descritos anteriormente) se promediaron a través de vóxeles para cada tema y región, se extrajeron y se exportaron a Stata Versión 14 StataCorp LP, College Station, TX). Las correlaciones se realizaron utilizando el corr mando. La corrección para comparaciones múltiples se llevó a cabo con base en el procedimiento de control de la tasa de descubrimiento falso (Benjamini y Hochberg 1995) con q-valor = 0.05 usando Stata multproc paquete (Newson 2003). Sin corregir pag-los valores también se presentan para la comparación.


¿Cómo importan los niveles de creatividad y los tipos de estímulo? Una investigación preliminar de Designer Visual Association

* Autor para correspondencia: Chaoyun Liang
Departamento de Comunicación Bioindustrial
y desarrollo, nacional de Taiwán
Universidad, No. 1, Sec. 4, Roosevelt Road
Taipéi, 10617, Taiwán
Correo electrónico: [correo electrónico & # 160 protegido]

Fecha recibida: 14 de marzo de 2016 Fecha de aceptación: 19 de abril de 2016 Fecha de Publicación: 22 de abril de 2016

Citación: Liu Y, Yang YS, Liang C. ¿Cómo importan los niveles de creatividad y los tipos de estímulo? Una investigación preliminar de Designer Visual Association. J Neurol Neurosci. 2017, 8: 2. doi: 10.21767 / 2171-6625.1000185

Abstracto

Este estudio tuvo como objetivo examinar las activaciones cerebrales de los diseñadores durante la asociación visual e identificar las diferencias en las activaciones cerebrales causadas por distintos tipos de estímulos visuales entre diseñadores con diferentes niveles de creatividad. Se reclutaron veintiún diseñadores de producción profesionales y se dividieron en tres grupos. El tercio superior e inferior de los participantes (7 para cada uno) se dividieron en grupos de alta creatividad (HC) y baja creatividad (LC) para análisis de comparación neuronal. Los resultados derivados se describen a continuación: (i) Las activaciones cerebrales de los diseñadores de producción aumentaron notablemente en las regiones prefrontal y parietal durante la asociación visual (ii) el poder espectral de la mayoría de los diseñadores de HC fue menor que el de los diseñadores de LC (iii) La estimulación del arte realista provocó una fuerte activación en las regiones ventrales anteriores, mientras que la estimulación del arte abstracto activó principalmente las regiones posteriores (iv) las diferencias en las activaciones cerebrales entre los diseñadores de HC y LC resultantes de la estimulación del arte realista fueron generalmente mayores que las resultantes del arte abstracto la estimulación y (v) las activaciones cerebrales de los diseñadores de HC resultantes de la estimulación del arte abstracto fueron más fuertes que las resultantes de la estimulación del arte realista, mientras que en los diseñadores de LC se observó una tendencia opuesta. Pocos estudios hasta la fecha han explorado empíricamente la relación entre los niveles de creatividad de los diseñadores y su asociación visual. Mejorar el rendimiento creativo de los diseñadores debe figurar entre los objetivos principales de la industria del diseño y la educación en diseño. Este estudio aclara un enfoque novedoso en esta área crítica de investigación, aunque se necesitan más estudios.

Palabras clave

Creatividad Diseñador Electroencefalografía Tipos de estímulos Asociación visual

Introducción

La creatividad se implementa y se transforma en valor comercial a través del proceso de diseño. No hay potencial para la innovación comercial si el diseño carece de creatividad. Debido a los requisitos de la profesión del diseño, cada diseñador está dotado de talentos únicos y se involucra en procesos cognitivos distintivos. Crilly [1] sugirió así que el desempeño profesional difiere entre los diseñadores en función de sus niveles de creatividad. A diferencia de la psicología y la gestión, se dispone de una investigación limitada sobre la creatividad en el campo del diseño. El diseño es un proceso dinámico en el que colaboran la mano, el ojo y la mente [2]. Comprender los procesos cognitivos utilizados en las prácticas creativas es fundamental para diseñar la investigación. Sin embargo, la investigación sobre la base neurocognitiva del diseño está limitada hasta la fecha. Además, no se dispone de estudios sobre la caracterización o el reconocimiento del diseño como un fenómeno cognitivo distinto [3].

Los diseñadores suelen ser sensibles a los estímulos visuales y buscan una amplia gama de referencias visuales al crear un producto. Goldschmidt [4] observó que un diseñador sensible posee un ojo preparado, que puede responder a los estímulos que encuentra en cualquier entorno. Goldschmidt enfatizó que los estímulos visuales son ubicuos y su explotación es fortuita. La asociación visual, la capacidad de relacionar de manera significativa los estímulos visuales con otras imágenes aprendidas previamente, está significativamente asociada con la creatividad artística [5]. A través de la asociación visual, los diseñadores pueden determinar qué objetos de destino se parecen a los objetos recordados y las creaciones posteriores. Sin embargo, la investigación existente sobre la asociación visual de diseñadores es limitada [3]. Liang y sus colegas [6] advirtieron que pasar por alto la evidencia científica de las reacciones cognitivas puede generar conclusiones erróneas con respecto a las relaciones entre las actividades visuales y la creatividad del diseño.

Numerosos estudios han explorado la asociación visual en el cerebro [3,7,8]. El presente estudio representa un esfuerzo adicional para investigar las activaciones cerebrales de asociación visual en diseñadores de producción a través de electroencefalografía (EEG). Además, analizamos las diferencias en las activaciones cerebrales entre los diseñadores de alta creatividad (HC) y de baja creatividad (LC), así como las diferencias en las activaciones cerebrales que resultan de las estimulaciones del arte abstracto y realista. Las preguntas de investigación se enumeran a continuación: (i) ¿Qué regiones del cerebro son relativamente activas cuando los diseñadores de producción se involucran en tareas que involucran asociación visual? (ii) ¿Cuáles son las diferencias en las activaciones cerebrales causadas por dos tipos distintos de representación pictórica (es decir, realismo y abstracción) cuando los diseñadores se involucran en estas tareas de asociación visual? (iii) ¿Cuáles son las diferencias en las activaciones cerebrales entre los diseñadores de HC y LC cuando se dedican a tareas experimentales?

Comentarios neurocognitivos sobre estimulación visual, asociación visual y creatividad visual

Los diseñadores a menudo buscan representaciones sensoriales externas como fuentes de inspiración y simultáneamente utilizan imágenes mentales internas para formar resoluciones de diseño y adquirir experiencia en diseño [9]. Los estudiosos han afirmado que los estímulos abstractos son beneficiosos para generar ideas creativas y superar la fijación del diseño [10,11]. Sin embargo, Goldschmidt y Smolkov [12] sugirieron que la influencia de los estímulos visuales en el desempeño del diseñador depende principalmente del tipo de problema de diseño. Estudios neurocognitivos previos han indicado que la corteza prefrontal juega un papel clave en la percepción estética [13,14] y que la activación cerebral generalmente aumenta a lo largo de un gradiente de regiones visuales ventrales posteriores (nivel inferior) a anterior (nivel superior) con aumento del objeto. resolución [15,16], lo que implica que diferentes tipos de representaciones pictóricas ejercen distintos efectos sobre la estimulación estética. Sin embargo, investigaciones anteriores que investigan este tema han sacado conclusiones inconsistentes. Por ejemplo, Fairhall e Ishai [15] observaron una activación más fuerte en las regiones visuales de nivel superior y la unión temporoparietal cuando los participantes recibieron estímulos realistas que cuando recibieron estímulos abstractos o surrealistas, mientras que Silveira y sus colegas [14] indicaron que ver pinturas realistas provoca activación significativamente mayor en la corteza visual y en el precuneus.

Con respecto a la asociación visual, Andreasen [17] observó activaciones en V1, las circunvoluciones frontales media e inferior bilaterales, las circunvoluciones fusiformes bilaterales y las circunvoluciones angulares izquierda y derecha cuando los participantes, en particular los individuos creativos, generaban asociaciones visuales. La asociación visual está relacionada con la recuperación visual y depende de mecanismos mnemotécnicos en la corteza temporal [18,19]. Además, la red de modo predeterminado (DMN) está activa cuando las personas se involucran en tareas enfocadas internamente, como asociación visual, imaginaciones futuras y simulaciones mentales [20, 21]. Además, la corteza temporal medial almacena recuerdos y asociaciones de experiencias anteriores, y la corteza prefrontal medial facilita la construcción de la simulación mental [20]. Dicha simulación dirigida por objetivos requiere la participación de la DMN, la corteza prefrontal dorsolateral ejecutiva y la red distribuida, incluida la corteza prefrontal medial, las regiones temporal medial y parietal [22]. En particular, los correlatos neurales de las simulaciones de eventos futuros pueden observarse en las cortezas prefrontal medial, cingulada posterior, temporoparietal y temporal medial [23].

Con respecto a la creatividad visual, investigaciones anteriores han proporcionado evidencia consistente que respalda los rangos de baja frecuencia. Por ejemplo, se ha observado una fuerte coherencia delta en las regiones occipitotemporales de los individuos con HC [24, 25]. Se ha demostrado un patrón similar en la banda theta de los participantes con HC [25, 26]. Se ha encontrado que la coherencia alfa baja se activa en las regiones parietales frontales y medias bilaterales de los individuos creativos [26, 27]. Se ha encontrado una sincronización alfa sustancial en las regiones parietales posteriores derechas durante la generación de alternativas y tareas de improvisación [28]. Además, Sviderskaya [29] informó de un mayor aumento en la coherencia de las ondas cerebrales en las regiones frontal y occipital derecha de los artistas que en las de los novatos. Gruzelier [30] indicó que la mediación entre conexiones distales y ampliamente distribuidas sustenta los atributos integradores del entrenamiento alfa y ndashtheta en la mejora del desempeño creativo, la conectividad funcional a larga distancia y la integración psicológica. Además, cuando se entrenó sistemáticamente el neurofeedback alfa y ndashtheta, el compromiso, la confianza, la expresión emocional y el disfrute de los músicos, bailarines y actores mejoraron durante sus actuaciones [31].

Métodos

Participantes

En este estudio, se invitó a 21 diseñadores de producción saludables a participar en un experimento de EEG. Los participantes debían cumplir con los siguientes criterios de inclusión: (i) más de 10 años de experiencia laboral en la industria del diseño de producción, (ii) recepción de premios en concursos internacionales de diseño de producción, y (iii) disponibilidad durante julio y agosto 2016. Entre los participantes, 7 eran mujeres y 14 eran hombres, y el rango de edad era de 37 a 48 años. Los participantes fueron guiados para completar un cuestionario de escala de personalidad creativa [32] antes de que comenzara el experimento. El cuestionario CPS contiene 18 ítems positivos y 12 negativos. Se agregó un punto por seleccionar un elemento positivo y se restó 1 punto por seleccionar un elemento negativo. Debido a que los puntajes totales más altos de CPS indican una mayor creatividad, el tercio superior y el tercio inferior de los participantes (7 para cada uno) se dividieron en grupos de HC y LC para análisis de comparación neuronal.

Los estímulos visuales utilizados en este estudio fueron obras de Jean-Fran & ccedilois Millet (que representan el realismo) y Pablo Picasso (que representan la abstracción). Además de representar distintos movimientos artísticos, la mayoría de estas obras de arte han pasado al dominio público en la mayoría de los países porque fueron publicadas antes de 1930. Los investigadores primero nominaron 10 piezas representativas de cada artista y obra de rsquos individualmente y luego compararon las selecciones para asegurarse de que el mismo trabajo no apareció dos veces. Las obras de arte también se compararon sobre la base de sus características como claridad, composición, repetición y contraste de figura y fondo. Después de varias rondas de comparación y discusión, los investigadores acordaron una lista de seis obras de arte de cada artista, seleccionando así un total de 12 pinturas para su uso como estímulo visual. Las seis obras de arte de cada artista se presentaron al azar a los participantes durante el experimento.

En este experimento se utilizó un auricular inalámbrico BR32S con casquillo EEG de 32 canales, desarrollado por Brain Rhythm Inc., Taiwán. Este sistema portátil tiene cuantificación de 16 bits y una frecuencia de muestreo de 250 Hz. Los marcadores del cuero cabelludo se colocan de acuerdo con el sistema internacional 10-20 con estructuras cerebrales subyacentes. Este auricular cuenta con electrodos secos con resorte y una tapa blanda, que lo hace preciso y conveniente. Los sensores secos son resistentes y se pueden usar repetidamente en lugares con vello sin gel conductor. Los datos de EEG se reciben de forma inalámbrica a través de Bluetooth sin dispositivos externos.Los datos recopilados de los experimentos se exportaron en formato ASCII (.txt) para su análisis.

protocolo experimental

Después de que los participantes firmaron los formularios de consentimiento, los investigadores registraron sus respuestas cerebrales durante los períodos de descanso para proporcionar una línea de base. Se pidió a los participantes que describieran verbalmente un proyecto de diseño en curso o un proyecto de diseño que habían completado en los últimos 6 meses. Esta descripción tomó aproximadamente 120 segundos y se registró la información narrada con respecto al problema de diseño, el propósito y los resultados imaginados. Luego, cada una de las 12 pinturas se mostró aleatoriamente durante 60 segundos, durante los cuales se pidió a los participantes que respondieran en silencio a la pregunta: "¿Qué aspecto de esta pintura se puede asociar con el proyecto que acabamos de mencionar?". Posteriormente, los participantes verbalizaron sus respuestas durante 120 segundos. Las señales de EEG se registraron durante las sesiones de silencio de 60 segundos. Las sesiones de verbalización de 120 segundos se grabaron para ayudar a los investigadores a comprender las asociaciones de los participantes. Las sesiones también se trataron como intervalos entre ensayos para evitar registrar respuestas cerebrales superpuestas. En total, el experimento duró aproximadamente 45 minutos, incluido el tiempo de la descripción del proyecto y la prueba de los auriculares EEG. El proceso fue idéntico para todos los participantes para garantizar la coherencia de la investigación.

Análisis de datos

Los datos de EEG se dividieron inicialmente en señales de 1,6 segundos. Se aplicó un filtro de paso bajo con una frecuencia de corte de 50 Hz y un filtro de paso alto con una frecuencia de corte de 1 Hz a todas las señales de EEG de 1,6 segundos basadas en filtros FIR para eliminar el ruido de línea y la deriva de la corriente continua. Los canales que presentaban formas de onda anormales se eliminaron manualmente y se reemplazaron por datos promediados. Las señales de EEG filtradas se descompusieron luego mediante análisis de componentes independientes (ICA) empleando EEGLAB [33]. En ICA, todos los componentes se agruparon en varios grupos de acuerdo con la similitud de los resultados mediante el método de agrupamiento de k-medias. En este estudio, la topografía del cuero cabelludo de cada componente independiente se utilizó para trazar la ubicación tridimensional (3D) de un dipolo equivalente a través de la función DIPFIT. Aparte de un grupo de valores atípicos, los datos de dominio de tiempo se transformaron en datos de dominio de frecuencia mediante el uso de la función de transformada rápida de Fourier. Además, se aplicó una prueba de rango con signo de Wilcoxon de muestras pareadas para probar las diferencias en los espectros de actividad cerebral de los diseñadores de HC y LC, así como entre el arte realista y las estimulaciones del arte abstracto.

Según investigaciones anteriores [34-36], los espectros de las señales de EEG se separaron en cinco bandas de frecuencia, a saber, delta (0,5-3,5 Hz), theta (3,5-8 Hz), alfa (rango 8-13 Hz bajo, 8- 9 Hz medio, 9-11 Hz alto, 11-13 Hz), beta (rango 13-30 Hz bajo, 13-16 Hz medio, 16 y ndash20 Hz alto, 20-30 Hz) y gamma (rango 30 y ndash100 Hz bajo, 30 -60 Hz típico, 40 Hz alto y gt60 Hz). En el presente estudio solo se investigaron las bandas gamma bajas que oscilan entre 30 y 50 Hz porque las bandas gamma altas rara vez aparecen en los resultados de EEG.

Resultados

En esta sección, se describe primero la topografía del cuero cabelludo del grupo de raíces, seguida de las topografías de los grupos de componentes principales y sus parcelas de dipolos. Los colores de las topografías del cuero cabelludo indican actividad cerebral, con colores cálidos que significan más activación y colores fríos que significan menos activación. Mediante el uso de los resultados de la prueba de rango con signo de Wilcoxon, aclaramos las diferencias en el poder espectral entre los diseñadores de HC y LC y entre el arte realista y los estímulos del arte abstracto. Los niveles de significancia de la hipótesis nula a diferentes frecuencias se muestran como puntos rojos en las gráficas de los espectros.

Según el mapa del cuero cabelludo para el grupo de raíces, tanto los diseñadores de HC como LC tenían activaciones cerebrales relativamente altas en las cortezas frontoparietales prefrontal y media derecha cuando se dedicaron a la tarea de asociación visual con obras de arte realistas de Millet & rsquos (Figura 1a). Los mapas de cuero cabelludo y los gráficos de dipolos 3D que se muestran en Figuras 1b& ndash1e revelan que estas activaciones cerebrales podrían dividirse en cuatro grupos de componentes principales, a saber, las cortezas prefrontal derecha, frontotemporal derecha, frontoparietal izquierda y frontoparietal media. En particular, las áreas que se muestran en Figuras 1c& ndash1e son regiones críticas que forman la corteza cingulada anterior (ACC). Las gráficas de dipolos 3D indican las ubicaciones de fuentes de dipolos equivalentes con medias y sus proyecciones en imágenes cerebrales promedio.

Figura 1: Mapas de cuero cabelludo y gráficos de dipolo 3D para la tarea de estimulación de arte realista (1a: mapa de cuero cabelludo para el grupo de raíces (1b & ndash1e): mapas de cuero cabelludo para los grupos de componentes y sus ubicaciones de origen de dipolo 3D).

Los resultados también indican que el poder espectral de los diseñadores de HC fue menor que el de los diseñadores de LC. En el grupo prefrontal derecho, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas alfa, beta y gamma (Figura 2a). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 33 Hz y 43 Hz (p = 0,013252). En el grupo frontotemporal derecho, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas delta, theta, beta y gamma baja (Figura 2b). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 32 Hz y 35 Hz (p = 0,001757). Además, en el grupo frontoparietal izquierdo, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas distribuidas delta, theta, alfa, beta y gamma baja (Figura 2c). Las mayores diferencias aparecieron en la banda beta alta a 24 Hz (p = 0,000794) y la banda theta a 5 Hz (p = 0,001268). Finalmente, en el grupo frontoparietal medio, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas alfa, beta y gamma baja (Figura 2d). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 46 Hz (p = 0,001744) y 47 Hz (p = 0,002169).

Figura 2: Prueba de potencia espectral y rango con signo de Wilcoxon para la tarea de estimulación del arte realista.

Tanto los diseñadores de HC como LC tenían altas activaciones cerebrales en las cortezas prefrontal y frontoparietal derecha cuando se dedicaron a la tarea de asociación visual con obras de arte abstractas de Picasso y rsquos (Figura 3a). Los mapas del cuero cabelludo y los diagramas de dipolos 3D representados en Figuras 3b& ndash3e revelan que estas activaciones cerebrales podrían separarse en cuatro grupos de componentes principales: las cortezas prefrontal derecha, parietal derecha, frontoparietal izquierda y occipital izquierda. Las regiones mostradas en las Figuras 3c y 3d están marcadamente asociadas con el DMN.

Figura 3: Mapas de cuero cabelludo y gráficos de dipolos en 3D para los resultados de la estimulación del arte abstracto.

Además del grupo parietal derecho, nuestros resultados revelaron que el poder espectral de los diseñadores de HC era generalmente más bajo que el de los diseñadores de LC. Como se muestra en Figura 4a (el grupo prefrontal derecho), solo se observó una diferencia de potencia significativa en la banda beta a 20 Hz (p = 0,03203). En el grupo parietal derecho (Figura 4b), no se observó una diferencia de potencia significativa. En el grupo frontoparietal izquierdo, se observaron dos diferencias de potencia significativas en las bandas beta y gamma (Figura 4c). Aparecieron en la banda beta alta a 20 Hz (p = 0,007257) y en la banda gamma baja a 32 Hz (p = 0,041738). Finalmente, en el cúmulo occipital izquierdo, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas beta y gamma baja (Figura 4d). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 36 Hz (p = 0,000356), 32 Hz (p = 0,00049) y 41 Hz (p = 0,001643).

Figura 4: Pruebas de potencia espectral y rango con signo de Wilcoxon para la estimulación del arte abstracto.

Los diseñadores de HC tenían altas activaciones cerebrales en las cortezas prefrontal y frontoparietal derecha cuando se dedicaban a la tarea de asociación visual (Figura 5a). Los mapas de cuero cabelludo y los gráficos de dipolos 3D que se muestran en Figuras 5b& ndash5e revelan que estas activaciones cerebrales podrían separarse en cuatro grupos de componentes principales: las cortezas prefrontal derecha, frontotemporal izquierda, parietal media y temporal derecha. La DMN y la corteza cingulada posterior se encuentran en la región parietal media.

Figura 5: Mapas de cuero cabelludo y diagramas de dipolos 3D para el grupo HC.

Además del grupo parietal derecho, nuestros resultados revelaron que el poder espectral tras la estimulación con arte abstracto era generalmente mayor que el de la estimulación con arte realista. En el grupo prefrontal derecho (Figura 6a), solo se observó una diferencia de potencia significativa en la banda theta a 7 Hz (p = 0,045541). En el grupo frontotemporal izquierdo, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas distribuidas delta, theta, alfa, beta y gamma (Figura 6b). Las mayores diferencias aparecieron en la banda alfa a 10 Hz (p = 0,002079) y la banda theta a 4 Hz (p = 0,004345) y 5 Hz (p = 0,0054). En el grupo parietal medio (Figuras 6c), solo se observó una diferencia de potencia significativa en la banda beta alta a 29 Hz (p = 0,012434). Finalmente, en el grupo temporal derecho, se identificaron diferencias de potencia significativas en las bandas delta, alfa y beta (Figuras 6d). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 2 Hz (p = 0,008463), 1 Hz (p = 0,018479) y 11 Hz (p = 0,021911).

Figura 6: Pruebas de potencia espectral y rango con signo de Wilcoxon para el grupo HC.

Los diseñadores de LC tenían altas activaciones cerebrales en las cortezas prefrontal y frontoparietal media cuando se dedicaban a la tarea de asociación visual (Figura 7a). Los mapas de cuero cabelludo y los gráficos de dipolos 3D presentados en Figuras 7b& ndash7e revelan que estas activaciones cerebrales podrían dividirse en cuatro grupos de componentes principales, a saber, las cortezas prefrontal derecha, frontotemporal izquierda, parietal derecha y occipital.

Figura 7: Mapas de cuero cabelludo y gráficos de dipolos 3D para el grupo LC.

Nuestros resultados revelaron que el poder espectral sobre la estimulación del arte realista era generalmente más alto que el de la estimulación del arte abstracto. En la corteza prefrontal derecha, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas alfa, beta y gamma (Figuras 8a). Las mayores diferencias aparecieron en la banda gamma baja a 43 Hz (p = 0,002471) y 44 Hz (p = 0,008243). En el grupo frontotemporal izquierdo, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas delta, theta y beta (Figuras 8b). Las mayores diferencias aparecieron en la banda delta a 2 Hz (p = 0,012161) y 3 Hz (p = 0,033865). En el grupo parietal derecho, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas distribuidas delta, theta, alfa, beta y gamma (Figuras 8c). Las mayores diferencias aparecieron en la banda alfa a 9 Hz (p = 0,000274), la banda gamma baja a 34 Hz ​​(p = 0,002751) y la banda theta a 7 Hz (p = 0,003707). Finalmente, en el grupo occipital, se observaron diferencias de potencia significativas en las bandas theta, beta y gamma (Figuras 8d). Las mayores diferencias aparecieron en la banda theta a 5 Hz (p = 0,004795), la banda beta a 17 Hz (p = 0,007592) y la banda gamma baja a 34 Hz ​​(p = 0,007592).

Figura 8: Pruebas de potencia espectral y rango con signo de Wilcoxon para el grupo LC.

Discusión

En este estudio, las activaciones cerebrales de los diseñadores de producción aumentaron notablemente en las regiones prefrontal y parietal durante la tarea de asociación visual. El poder espectral de la mayoría de los diseñadores de HC fue menor que el de los diseñadores de LC, independientemente de si se proporcionó estimulación de arte realista o abstracto. Las diferencias entre los diseñadores de HC y LC en las activaciones cerebrales resultantes de la estimulación del arte realista fueron generalmente mayores que las de las activaciones cerebrales resultantes de la estimulación del arte abstracto. En los diseñadores de HC, las activaciones cerebrales resultantes de la estimulación del arte abstracto fueron más fuertes que las resultantes de la estimulación del arte realista, mientras que en los diseñadores de LC se observó una tendencia opuesta.

Activaciones cerebrales a partir de la estimulación del arte realista

Nuestros resultados indican que la corteza prefrontal derecha y el ACC de los diseñadores de producción se activaron fuertemente cuando participaron en la tarea de asociación visual que involucraba la estimulación del arte realista y que las activaciones cerebrales de los diseñadores de LC fueron más fuertes que las de los diseñadores de HC. La corteza prefrontal derecha está fundamentalmente implicada en la empatía [37,38], mientras que el ACC controla los mecanismos que detectan los conflictos y los resuelve mediante el seguimiento de la familiaridad diferencial [18]. Estos hallazgos son consistentes con investigaciones anteriores [15, 16]. Indican que los estímulos visuales con una mayor resolución del objeto evocaron una fuerte activación en las regiones ventrales anteriores (de nivel superior) de los diseñadores de producción cuando participaron en la tarea de asociación visual.

Los resultados también indican diferencias significativas en la potencia espectral entre los diseñadores de HC y LC en todos los grupos de componentes. En particular, las diferencias en las cortezas frontotemporal derecha, frontoparietal izquierda y frontoparietal media fueron mayores que las de la corteza prefrontal derecha, particularmente en las bandas beta y gamma. Los aumentos en las bandas beta y gamma típicamente significan individuos en estados de conciencia despierta, actividad mental alerta, procesos de pensamiento activo y luminosidad máxima en el campo visual [39]. El movimiento del arte del realismo busca representar escenas repletas de objetos familiares (por ejemplo, personas, animales y paisajes) con veracidad y precisión [40], y las obras de arte realistas suelen ser fácilmente comprensibles para todas las clases sociales. Por lo tanto, inferimos que los diseñadores de LC podrían enfocarse y asociar los estímulos realistas con su vida diaria más fácilmente que los diseñadores de HC debido a su familiaridad visual. Nuestros hallazgos implican que los diseñadores de LC pueden beneficiarse de la estimulación de los objetos de representación, lo que facilita la expresión emocional al incitarlos a ver los problemas de diseño desde un punto de vista empático.

Activaciones cerebrales a partir de la estimulación del arte abstracto

Los resultados del EEG indican que las cortezas prefrontal derecha, parietal derecha, frontoparietal izquierda y occipital izquierda de los diseñadores de producción eran relativamente activas cuando se dedicaban a la tarea de asociación visual con el arte abstracto de Picasso y rsquos y que las activaciones cerebrales de los diseñadores de LC eran ligeramente más fuertes que los de los diseñadores de HC. Las cortezas parietal derecha y frontoparietal izquierda están asociadas con la DMN. La activación de las cortezas parietales inferior y superior está asociada con la cognición dirigida internamente y la de la DMN está relacionada con un alto nivel de pensamiento autogenerado [6,19,41]. Además, la corteza occipital participa fundamentalmente en el procesamiento visual, y el hemisferio izquierdo es particularmente crucial para el análisis de cadenas de letras [42]. Los resultados del presente estudio coinciden con los de estudios anteriores [15, 16]. Indican que los estímulos visuales con resolución de objeto reducida evocan una fuerte asociación visual en las regiones ventrales posteriores (nivel inferior) de los diseñadores de producción.

Además de mostrar diferencias no significativas en la corteza parietal derecha (Figura 4b), los resultados demuestran que se observaron diferencias de potencia en la corteza prefrontal derecha y frontoparietal izquierda en la banda beta a 20 Hz (Figuras 4a y 4c). Las oscilaciones a 20 Hz aparecen predominantemente durante la ejecución correcta de una tarea de discriminación visual [43]. Las representaciones abstractas se ven de manera diferente a las representaciones convencionales y trascienden las experiencias sensoriales accesibles en la vida cotidiana [44]. Este hallazgo implica que la tarea de asociación visual que involucra la estimulación del arte abstracto podría ser percibida como un proceso de discriminación visual por los diseñadores de LC debido a la falta de familiaridad visual. Además, la mayoría de las diferencias de potencia en la corteza occipital izquierda aparecieron en bandas con frecuencias superiores a 25 Hz (bandas beta alta y bandas gamma bajas) (Figura 4d). La investigación previa que discute el papel de la corteza occipital izquierda en la asociación visual es limitada, por lo tanto, este tema merece una mayor investigación. Sin embargo, numerosos estudiosos han indicado que los estímulos abstractos, sin una forma definida para restringir la imaginación de los diseñadores, son beneficiosos para generar ideas originales [10,11]. Los diseñadores de LC pueden beneficiarse de la exposición a estímulos no figurativos, que facilitan el pensamiento inusual al incitarlos a ver los problemas de diseño desde una perspectiva novedosa y a construir relaciones entre dominios distintos.

Activaciones cerebrales en los diseñadores de HC

Nuestros resultados indican que las cortezas prefrontal derecha, frontotemporal izquierda, parietal media y temporal derecha de los diseñadores de HC se activaron fuertemente cuando participaron en la asociación visual, y que las activaciones cerebrales resultantes de la estimulación del arte abstracto fueron más fuertes que las resultantes de las técnicas realistas. estimulación del arte. La flexibilidad cognitiva y la conectividad funcional frontotemporal izquierda durante la recuperación contribuyen al rendimiento de la memoria episódica [45]. La activación de la DMN (en la corteza parietal media) está asociada con el pensamiento autogenerado [41]. La corteza temporal derecha es responsable de la memoria y la comunicación no verbal y es parte de una red más grande de regiones funcionalmente cooperativas necesarias para procesar información abstracta [46, 47]. Los hallazgos del presente estudio son consistentes con estudios previos [6, 19, 20, 21]. Indican que la conectividad funcional entre estas cortezas podría ser el atributo más crítico para distinguir entre diseñadores de HC y LC.

Los resultados también revelan que en la corteza prefrontal derecha de los diseñadores de HC, el espectro de poder en la banda theta resultante de la estimulación del arte abstracto era más fuerte que el resultante de la estimulación del arte realista. Este hallazgo es consistente con investigaciones anteriores [26, 48] e indica que la activación de la banda theta prefrontal derecha puede beneficiar a las asociaciones creativas. Además, las diferencias de poder en la corteza frontotemporal izquierda fueron sustanciales en las bandas theta y alfa. Este hallazgo es consistente con investigaciones previas [25, 45, 49] e indica que la asociación visual de los diseñadores de HC resultante de la estimulación del arte abstracto podría estar involucrada en la reducción de la memoria de trabajo, así como en la codificación y recuperación episódica, particularmente cuando la coherencia theta & ndashalpha fue activado.

Además, las diferencias de potencia en la corteza parietal media aparecieron solo en la banda de beta alta a 29 Hz. Este hallazgo es consistente con investigaciones previas [3,41] e indica que la estimulación visual facilita los pensamientos autogenerados cuando los diseñadores de HC se involucran en asociaciones visuales. Finalmente, las diferencias de potencia en la corteza temporal derecha aparecieron principalmente en bandas con frecuencias inferiores a 20 Hz. Este hallazgo coincide con estudios previos [47,48] e indica que la asociación visual resultante de la estimulación del arte de Picasso & rsquos está controlada por la red de procesamiento de información abstracta, particularmente cuando se activa la potencia espectral de baja frecuencia. Este hallazgo también implica que los diseñadores de LC pueden beneficiarse de un amplio acceso, recuperación y aplicación de representaciones no verbales para mejorar la creatividad del diseño.

Según nuestros resultados, la asociación visual de los diseñadores de HC puede beneficiarse de los estímulos de representación abstracta, que suelen ser distintos de las referencias visuales en el mundo real, sin una forma particularmente definida para restringir la exploración de los diseñadores. Además, las sincronizaciones relacionadas con eventos theta y alfa se consideran marcadores de rendimiento creativo, integración psicológica y conectividad funcional a larga distancia [30,31]. Los hallazgos antes mencionados sugieren que un entrenamiento extensivo de theta & ndashalpha puede mejorar la asociación visual y beneficiar el desarrollo del talento de los diseñadores de élite.

Activaciones cerebrales en los diseñadores de LC

Los resultados del EEG indican que las cortezas prefrontal derecha, frontotemporal izquierda, parietal derecha y occipital de los diseñadores de LC eran comparativamente activas cuando participaban en la asociación visual y que las activaciones cerebrales resultantes de la estimulación del arte realista eran más fuertes que las resultantes del arte abstracto. estímulo. Como se indicó anteriormente, la corteza prefrontal derecha está involucrada en la empatía, mientras que la corteza frontotemporal está conectada a la recuperación de la memoria episódica. La corteza parietal derecha está asociada con la DMN, que está relacionada con el pensamiento autogenerado. La activación parietal derecha también refleja procesos que están más involucrados en decisiones conceptuales sobre números que nombres de objetos [50]. La corteza occipital es un centro de procesamiento visual que contiene la mayor parte de la corteza visual. Estos hallazgos indican que la conectividad funcional entre estas cortezas resalta el patrón de asociación visual de los diseñadores de LC.

Nuestros resultados revelan que el poder espectral de los diseñadores de LC en la corteza prefrontal derecha resultante de la estimulación del arte realista fue más fuerte que el de la estimulación del arte abstracto, particularmente en las bandas beta y gamma. Además de proporcionar evidencia consistente con respecto al papel facilitador de la corteza prefrontal derecha en las asociaciones creativas [48], los resultados del estudio indican que la estimulación del arte realista evocó una fuerte activación en la asociación visual de los diseñadores de LC, pero esta estimulación, que representa escenas llenas de objetos familiares , puede provocar la fijación del diseño [51]. Además, las diferencias de potencia en la corteza frontotemporal izquierda aparecieron principalmente en bandas con frecuencias inferiores a 20 Hz. Este hallazgo es consistente con investigaciones previas [25,45,49] porque indica que la asociación visual en los diseñadores de LC resultante de la estimulación del arte realista podría estar involucrada en la codificación y recuperación episódica, particularmente cuando se activa la coherencia theta & ndashdelta.

Además, las diferencias de potencia en la corteza parietal derecha aparecieron en la mayoría de las frecuencias, particularmente en la banda alfa. Este hallazgo experimental se explica por la noción de que un aumento del poder alfa en la corteza parietal derecha es un indicador de la profundidad o complejidad de un proceso continuo de imaginación mental [52]. Este hallazgo también puede implicar que la estimulación del arte realista facilitó pensamientos autogenerados cuando los diseñadores de LC participaron en la asociación visual. Finalmente, las diferencias de poder en la corteza occipital también aparecieron en la mayoría de las frecuencias. El aumento de la conectividad de la corteza parietal derecha con las cortezas occipitales sugiere un mecanismo activo de arriba hacia abajo para proteger los procesos internos en curso de la estimulación sensorial potencialmente distractora [41], lo que aparentemente explica el proceso de asociación visual de los diseñadores de LC. Este hallazgo también implica que la estimulación sensorial inapropiada y redundante puede dificultar la asociación visual de los diseñadores de LC.

Limitaciones de la investigación

Los estudios de neurociencia pueden proporcionar evidencia sólida que vincule la cognición del diseñador y las prácticas de diseño, ofreciendo una base científica y concreta para desarrollar aún más la investigación y las estrategias educativas. Sin embargo, toda la investigación tiene limitaciones. Primero, los estudios de neurociencia han investigado típicamente procesos cognitivos simples y repetibles; sin embargo, el diseño es un proceso complejo que requiere un pensamiento y una competencia sofisticados. En segundo lugar, el presente estudio se limitó al número y la experiencia de los diseñadores participantes. Aunque los diseñadores que participaron en este estudio fueron representativos, 21 participantes pueden considerarse un número pequeño para un estudio experimental. En tercer lugar, los estímulos experimentales utilizados en este estudio se limitaron a las pinturas de dos artistas. Se podrían explorar más representaciones visuales adicionales y otras formas de estímulos (es decir, texto, sonido y tacto). Cuarto, el EEG mide el agregado de millones de neuronas que están sincronizadas y, por lo tanto, amplifican los potenciales. Identificar la ubicación exacta de la actividad en el cerebro a través de EEG es difícil porque la resolución espacial es baja. Por último, el auricular EEG inalámbrico utilizado en este estudio no era un dispositivo maduro y tiene un margen considerable de mejora tanto en el hardware como en el software.

Reflexiones de investigación

A pesar de las limitaciones de este estudio, creemos que proporciona información sobre las complejidades de la asociación de diseñadores, de las cuales se pueden extraer dos conclusiones notables. Primero, las activaciones cerebrales de los diseñadores de producción aumentaron notablemente en las regiones prefrontal y parietal cuando participaron en la tarea de asociación visual. En segundo lugar, el poder espectral de la mayoría de los diseñadores de HC fue menor que el de los diseñadores de LC, independientemente de si se proporcionó estimulación de arte abstracto o realista. En tercer lugar, la estimulación del arte realista provocó una fuerte activación en las regiones ventrales anteriores, mientras que la estimulación del arte abstracto afectó principalmente a las regiones posteriores. En cuarto lugar, las diferencias en las activaciones cerebrales de los diseñadores de HC y LC, como resultado de la estimulación del arte realista, fueron generalmente más fuertes que las que resultaron de la estimulación del arte abstracto. Finalmente, las activaciones cerebrales de los diseñadores de HC en la estimulación del arte abstracto fueron más fuertes que las de la estimulación del arte realista, mientras que se observó una tendencia opuesta en los diseñadores de LC.

Conclusión

Hasta la fecha, poca investigación neuronal ha explorado empíricamente las relaciones entre la asociación visual en los diseñadores, los tipos de estímulos visuales y las diferencias en los niveles de creatividad. Comprender estas relaciones puede facilitar el desarrollo del talento en los diseñadores creativos. Mejorar el desempeño creativo de los diseñadores debería ser uno de los principales objetivos de la industria del diseño y la educación. Este estudio aclara un enfoque novedoso para examinar las activaciones de regiones cerebrales específicas durante la asociación visual, así como para identificar las diferencias provocadas por distintos tipos de estímulos en los procesos de asociación visual entre diseñadores con diferentes niveles de creatividad. Nuestro estudio proporciona más apoyo para las teorías neuronales integradas de asociación, estimulación visual y creatividad del diseñador. Debería servir como puerta de entrada para una mayor investigación sobre el papel de la asociación visual en el desempeño creativo. Por lo tanto, somos optimistas de que el enfoque descrito en nuestro estudio constituye al menos el primer paso hacia una comprensión amplia de la base neuronal del pensamiento y el comportamiento del diseño.

Agradecimientos

El estudio actual es parte del proyecto de investigación (MOST 104-2511-S-002-008-MY2) apoyado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwan & rsquos. Los autores desean extender su gratitud a las interesantes sugerencias de los revisores anónimos de Journal of Neurology & amp Neuroscience y de Brain Rhythm Incorporation.


Estudio actual

Diseñamos el Estudio de Mentes Saludables y Activas de Iowa (IHAMS) para superar las cinco limitaciones de ACTIVE. IHAMS es un ECA de cuatro grupos (NCT01165463). El primer grupo recibió una dosis estándar (10 h) de entrenamiento de velocidad de procesamiento visual computarizado en nuestro laboratorio. El segundo grupo también recibió una dosis estándar de entrenamiento de velocidad de procesamiento visual computarizado en nuestro laboratorio, pero fueron invitados de regreso al laboratorio para 4 h de entrenamiento de refuerzo posterior independientemente de su adherencia a su entrenamiento. El tercer grupo (control de atención) recibió una dosis estándar de entrenamiento usando crucigramas computarizados en nuestro laboratorio. El último grupo se llevó a casa el software de entrenamiento de velocidad de procesamiento visual computarizado para usarlo en su computadora personal (PC) por al menos una dosis estándar. El resultado primario es la velocidad de procesamiento visual, que se evaluó en la asignación al azar y después de completar el entrenamiento (a las 6 a 8 semanas posteriores a la asignación al azar), y se evaluará nuevamente al año posterior a la asignación al azar. Se evaluaron cinco resultados secundarios de la velocidad del procesamiento cognitivo en la asignación al azar y se evaluarán nuevamente al año siguiente.

Especificamos siete hipótesis a priori (Hn) que esperamos sean respaldadas por análisis separados en cada estrato de edad. El primero aborda los cambios en el resultado primario entre la asignación al azar y las pruebas posteriores. Debido a que en este momento no se produjo ningún entrenamiento de refuerzo estándar, y debido a que el entrenamiento suplementario más allá de las 10 h en el grupo en el hogar debería haber sido mínimo, planteamos la hipótesis (H1) de que los participantes asignados al azar a Tour por carretera El entrenamiento (Grupos 1, 2 y 4) debería tener mejoras significativamente mayores en la velocidad de procesamiento visual inmediatamente después del entrenamiento que el grupo de control de la atención (Grupo 3).

Las seis hipótesis restantes abordan las expectativas sobre los cambios en los seis resultados primarios y secundarios entre la asignación al azar y un año después de la asignación al azar. H2 replica ACTIVE (es decir, entrega en el sitio) y plantea la hipótesis de que los efectos básicos y de refuerzo de la velocidad visual de procesamiento (Grupo 2) serán significativamente mayores que los observados para el grupo de control de la atención (Grupo 3). Para separar el efecto básico (Grupo 1) del efecto básico más refuerzo (Grupo 2), planteamos además la hipótesis (H3) de que el Grupo 1 también mejorará significativamente más que el Grupo 3 (control de la atención), pero que (H4) el Grupo 2 lo hará mejorar significativamente más que el Grupo 1. H5 examina el efecto de la entrega en el hogar de la velocidad visual del entrenamiento de procesamiento (Grupo 4) versus el efecto del entrenamiento de control de la atención (Grupo 3) aquí esperamos una mejora significativamente mayor para el Grupo 4 que el Grupo 3. H6 y H7 evalúan los diferentes modos de implementar la intervención visual de velocidad de procesamiento. Presumimos (H6) que, dado el potencial de dosificación individual y mantenimiento en el Grupo 4 (entrenamiento en casa), tendrá una mejora significativamente mayor que el Grupo 1 (entrenamiento en el lugar sin refuerzos). H7 evalúa el potencial para la dosificación individual y el mantenimiento frente al entrenamiento de refuerzo estándar. Aquí planteamos la hipótesis de que las mejoras para el Grupo 4 (dosificación ilimitada en el hogar) superarán las del Grupo 2 (en el que las dosis de entrenamiento estándar y de refuerzo son fijas).


Busco asesoramiento sobre pruebas cognitivas repetibles.

Actualmente estoy tratando de rastrear una serie de síntomas neurológicos para ayudarme a desarrollar estrategias de adaptación y dispositivos de asistencia.

Necesito poder medir la capacidad cognitiva varias veces al día.

Mi seguro no pagará por esto.

Puedo permitirme pagar por mí mismo algunas pruebas, pero no se acerca a la cantidad que necesitamos.

Estoy tratando de explorar usando pruebas que puedo realizar en casa, grabadas en video y luego calificadas por alguien calificado. También es posible que utilice entrevistas diarias por Skype con alguien calificado.

Hasta ahora, la respuesta pupilar ha sonado favorable, porque puedo tener la cabeza en reposo, realizar una tarea determinada y grabar en video mi respuesta pupilar para interpretarla más tarde. Pensamos que podemos hacer esto con un teléfono inteligente.

También necesito encontrar una medida para mi desempeño sin / con mi medicación. Sabemos que sin mi adderall mi discurso, concentración y acceso / formación a la memoria son mucho peores, pero queremos saber en qué medida. Probablemente esto suceda a través de mi patólogo del habla, ya que hizo cosas relacionadas anteriormente.

Estoy trabajando con un par de estudiantes de posgrado en Neuropsicología, un neuropsicólogo y algunos especialistas, pero la mayor parte de lo que estamos haciendo se paga de mi bolsillo, por lo que tengo un tiempo muy limitado con estas personas.

Los estudiantes de posgrado lo hacen todo gratis, pero ya están abrumados con cosas relacionadas con esto, y no tienen tiempo para ayudarme a investigar todo esto.

¿Alguien tiene alguna idea de lo que podría funcionar para esto?

No importa lo que intente, habrá algunos efectos de práctica, por lo que debe priorizar la conveniencia y el precio (evitando los peores efectos de práctica).

Probablemente se trate de tareas de memoria de trabajo y velocidad de procesamiento. Afortunadamente, hay muchos de los disponibles que se generan aleatoriamente por computadora y, por lo tanto, se pueden entregar una y otra vez.

Su mejor opción si está dispuesto a pagar un poco es probablemente un juego de entrenamiento mental o un sitio web. Proporcionan medidas decentes de memoria de trabajo y velocidad de procesamiento. CogniFit no es malo: sus afirmaciones sobre la mejora de la cognición son exageradas, pero cuando se trata de medir la función, son razonables. No estoy seguro de haber comprado ninguno de estos sitios y afirmaciones sobre su posición en comparación con la población, pero probablemente sean bastante válidas en cuanto a si está mejorando o empeorando.

Una prueba n-back es una medida de memoria de trabajo muy desafiante.

Para la prueba de memoria de trabajo más simple, simplemente genere una lista de dígitos aleatorios. Pídale a alguien que se las lea a una velocidad de 1 por segundo y que las repita. Comience con listas de 3 dígitos, luego 4, luego 5, y así sucesivamente hasta que no pueda hacerlo. También puede intentar decirlas al revés o en orden de cantidad.

Cambridge brain sciences es lo que está buscando. Grandes pruebas allí

Además, es gratis y cambia las pruebas todos los días. Dirigido por investigadores de neurociencia y utilizado por nbc, the bbc entre otros

Estoy confundido. ¿Por qué necesita autoadministrarse pruebas varias veces al día? ¿Cual es el punto de esto?

¿Por qué sigues cambiando entre & quot yo & quot y & quot nosotros? & Quot

¿Por qué necesita autoadministrarse las pruebas varias veces al día?

Porque necesitamos los datos y no puedo permitirme quedarme en un centro de rehabilitación durante un mes para obtener esos datos.

No me di cuenta de que lo estaba, pero lo atribuiría al daño cerebral.

Yo tampoco lo entiendo. Si el afiche quiere saber sobre su desempeño cognitivo con o sin medicamentos, entonces probablemente solo necesitarían dos conjuntos de pruebas. Siento que me estoy perdiendo algo.

¿Ha investigado las subvenciones federales o estatales? Sé que en mi estado los pacientes con TBI son elegibles para un programa de sobrevivientes de TB que básicamente les otorga sesiones de tratamiento básicamente ilimitadas, pero probablemente sea diferente según la disciplina / estado / nivel de función.

No conozco muchas autoevaluaciones funcionales en neurorehab, en gran parte porque la mayoría de las personas que tienen un tbi también tienen una falta de percepción / autoconciencia. Puede realizar "pruebas cronometradas", pero debido a la naturaleza de tbi, evitaría esto. Esto se debe a la impulsividad, por lo que, dependiendo de la naturaleza de su condición, sería específico del cliente. Tenga en cuenta también que, como profesionales de rehabilitación, estamos capacitados para administrar evaluaciones específicas y anotar el progreso en consecuencia. También buscamos signos menos prominentes. Por ejemplo, en la pantalla de cancelación de 8, estoy observando la dirección de escaneo / patrones, organización / planificación motora, comprensión / calificación de trazos de lápiz, distractores ambientales, etc. Entonces, si bien alguien puede obtener el 80% de 8 en menos tiempo que cuando Obtuve el 60% en más tiempo considero todos estos factores en el desarrollo de una intervención / notando avances.

Buscaría una clínica para pacientes ambulatorios bajo las nuevas leyes de atención médica, ya no hay un límite en los servicios médicos para pacientes ambulatorios (1980 para OT, 1980 para PT / SLP). Hay un gran impulso en los pacientes ambulatorios para el reentrenamiento cognitivo y la mayoría de los seguros como mínimo siguen esta guía. Por supuesto, esto depende de su área y del acceso a la atención médica.


Conclusión

Nuestros resultados muestran que la actividad, la audacia y la exploración eran repetibles en ratones de cosecha eurasiáticos juveniles y adultos. Además, estos comportamientos se expresaron de manera consistente independientemente de la edad, la maduración y la experiencia sexual individual. Nuestros hallazgos muestran que los comportamientos en los ratones recolectados cumplen con dos supuestos esenciales en la investigación de la personalidad animal: diferencias repetibles y consistentes entre individuos (Réale et al. 2007). Además, probamos el reconocimiento espacial basado en señales de objetos en un laberinto en Y. Este rasgo fue repetible en ratones adultos, pero no en juveniles, y mostró poca evidencia de consistencia a lo largo de las fases de la historia de vida. Se necesitan más investigaciones para comprender mejor la repetibilidad y la consistencia de los rasgos cognitivos, ya que esto sería un requisito previo para estudios adicionales sobre síndromes cognitivos (Sih y Del Giudice 2012).


Ver el vídeo: Ciencia Cognitiva (Agosto 2022).